Casa Roja

Casa Roja, un clásico de la gastronomía de Lanzarote
Filete de viejas
22 Enero, 2024
Laura Docampo

Marina Rubicón, ubicado en la espectacular isla de Lanzarote, es conocido por sus hipnóticas vistas al mar y su vibrante escena gastronómica. Entre la multitud de restaurantes que adornan el puerto, uno destaca por su encanto y autenticidad culinaria: Casa Roja. Se trata de todo un clásico del sur de la isla, que ofrece una experiencia culinaria única, un verdadero festín para los sentidos. 

Situado en Playa Blanca, localidad célebre por su singular playa de Papagayo, de cristalinas aguas turquesas, y su gran paseo marítimo, Casa Roja lleva 18 años abierto al público. El restaurante funciona en una casa de estilo canario que destaca del resto de edificios por su color rojo, rindiendo homenaje a la cochinilla, de la que se extrae el colorante más ecológico.  

Interior

El restaurante se enorgullece de ser embajador de los productos canarios. Su compromiso con la frescura y calidad de los ingredientes se traduce en una carta extensa que busca atender las preferencias de los británicos, franceses, suizos, alemanes y españoles de toda la geografía nacional, a los que ofrecen una fusión de cocinas Atlántica y Mediterránea de corte clásico con toques creativos. 

Los platos más representativos son los de pescados y mariscos atlánticos. Entre los entrantes, probamos el salpicón de mariscos con ensalada de lentejas de Lanzarote, que recomendamos que no te pierdas. Sabroso y muy refrescante tiene, además, legumbres locales, de las que se cultivan muy poquita cantidad en la isla. Su prestigio es tal que, la próxima vez que vayas al supermercado, podrás comprobar que muchas marcas incluyen la leyenda “lentejas tipo Lanzarote” en sus envases como reclamo.  

Entre los pescados locales que reciben a diario destacan la lubina, el mero, el cherne -también conocido como mero de roca- y las viejas, tan emblemáticas de Canarias. Uno de los platos que probamos fue el filete de vieja con salsa de ave, bien ejecutado a nivel técnico y con un punto extra de potencia y umami gracias a la salsa.    

Los amantes de la carne encontrarán, fuera del menú, la oportunidad de probar otro de los sabores autóctonos: el cochino canario. Este baluarte gourmet de la cocina isleña lo elaboran confitado a baja temperatura para concentrar su sabor y obtener una textura que se deshace en boca.  

Con cochino canario también preparan unas mini hamburguesas maceradas con especias japonesas y servidas con pan bao. Para cerrar el menú, el broche perfecto es la crema de maracuyá con gelatina de mango y frutos rojos.  

Mini hamburguesas

El empresario Salvador Llorca es el capitán de este barco gastronómico. Durante dos décadas ha sabido mantener el rumbo, sin temor a virar para incorporar recetas, platos o ingredientes innovadores.   

Lanzarote tiene algo diferente que va más allá de lo que se puede encontrar en cualquier destino de sol y playa. Su naturaleza volcánica, el arte, la gastronomía… Desde que el Salvador abrió la Casa Roja, la isla ha crecido mucho y también muchos de sus clientes se han vuelto asiduos.  

“Tengo un equipo excelente que me acompaña desde el principio y los clientes confían mucho en nosotros. Algunos llevan 18 años viniendo y ya somos amigos. Tan cercana es la relación que, cuando salgo de vacaciones, se ofenden si no voy a visitarlos”, asegura Llorca.  

No miente sobre el equipo: los camareros tienen una gran experiencia, lo que hace que el servicio de sala sea fluido y acogedor. Algunos platos los terminan a la vista de los comensales, como el steak tartar.  

En resumen, si buscas un restaurante con vistas idílicas y un bonito interiorismo, que celebre la autenticidad del Archipiélago con mucho sabor a mar y sea adecuado para una comida de amigos, familia o una cena romántica, la Casa Roja es el lugar perfecto para ti. 

Puerto Deportivo Marina Rubicón, Av. Marítima, s/n
35580 Playa Blanca Las Palmas
España

928 51 96 44
Lunes y martes, 13 a 23h; Miércoles a domingo, 11 a 23h
Coordenadas

/ Otros Mediterránea.

/ Te gustarán.