mibarra

mibarra: platos actualizados e inspirados en la huerta murciana
mibarra
mibarra
24 Abril, 2023
Joaquin Reyes
En “mibarra”, así todo junto y con minúscula, nos invitan a conocer el acervo cultural de Murcia, a través de las fotografías expuestas en su local y los platos de su carta, basados en la tradición y las raíces murcianas, contempladas desde un punto de vista actualizado y moderno.

En el centro de Murcia, a las espaldas de El Corte Inglés y muy cerca del Conjunto Arqueológico de San Esteban, se encuentra este elegante restaurante que lleva ya unos cuantos años ofreciendo “su barra” como punto imprescindible para un buen aperitivo o comida en el centro de la ciudad.

Se trata de un negocio familiar que ha ido creando su propio estilo con el paso del tiempo. Basándose en la pasión por la comida, el buen gusto y la constancia, mibarra ha ido formando su personalidad como restaurante de producto con toques modernos y creativos basados en la cocina tradicional murciana.

interior

El local, acogedor y elegante, está decorado con grandes fotos hechas por los propietarios, pero que representan a la perfección la idiosincrasia de la región de Murcia. En sus dos salones interiores encontramos tres fotografías de gran formato que describen al pueblo murciano y un arco de flores que evoca la eterna primavera que se disfruta en la Región de Murcia. Junto a la cava acristalada, una fotografía que captura los pies de unos nazarenos, vestidos con las alpargatas de esparto tradicionales, representan la pasión, la cultura y las tradiciones de los murcianos. Otra fotografía, esta vez presidiendo el comedor principal, en la que aparecen dos pescadores en el Mar Menor, con el agua hasta las rodillas, representa a esos productores locales que trabajan duramente por mantener nuestro territorio y nuestras raíces. Y, por último, una foto aérea con cientos de limoneros y naranjos que crean un gran manto verde, representan a esa huerta murciana que tan famosa ha hecho a esta comunidad, a la que se conoce como la Huerta de Europa.

Pedimos que nos recomienden algunos de sus platos y nos comentan que no hay que perderse sus fuera de carta, las paletillas de cabrito, los pescados al horno, el crujiente de alcachofa confitada con huevo, lascas de foie y jamón, el steak tartar, que hacen por encargo, o los guisos del día, más contundentes en invierno, como el gazpacho manchego, el cocido murciano, los callos de cerdo o el rabo de toro guisado, y más ligeros en verano, como el gazpacho andaluz o alguna de sus ensaladas.

crujiente-de-alcachofa

En los días señalados ofrecen algunos de los platos típicos que tomaban los murcianos tradicionalmente en las barracas, las antiguas casas donde vivían los huertanos, como los paparajotes (el famoso postre de hoja de limonero, rebozada como un buñuelo y bañado en azúcar), el zarangollo (un revuelto de huevo, patatas, cebolla y calabacín), el pisto de verduras murciano o los michirones (guiso de habas secas con jamón), todos ellos presentados con un toque moderno de barraca de lujo.

Pero la protagonista es la que da nombre al restaurante, la barra, que tiene dos zonas señaladas. La de interior, con sus taburetes altos y sus vitrinas repletas de productos frescos, y la de exterior, con unas mesas altas que miran hacia la terraza ajardinada del restaurante. En la barra encontramos todo tipo de mariscos frescos, caballitos (un pincho de gamba rebozada típico murciano), marineras (rosquillas de pan con ensaladilla rusa y anchoas), algunos platos como los huevos trufados con setas de temporada, sus croquetas de jamón súper jugosas o los huevos rotos mibarra con lascas de jamón ibérico, patatas trufadas y pimientos de Padrón. En la barra también podemos pedir alguno de sus platos con toque oriental como el tartar de atún rojo con aceite de trufa y mahonesa de wasabi, el tartar de salmón o el tataki de atún rojo. Están incorporando en barra algunos montaditos como el de calamares con pan de tinta de calamar, calamares a la andaluza y mahonesa cítrica. Un bombazo de montadito.

montadito-de-calamares

Partiendo de la base de que la cocina murciana se basa en sus verduras y en su recetario hay muchos platos veganos de forma natural, en mibarra tienen varias opciones de platos vegetarianos para completar la oferta de los que no comen carne. Tienen en su carta platos como el tataki de alcachofa con cebolla caramelizada, una lasaña de calabacín, el wok de verdura con no pollo y la mini hamburguesa veggie.

Pero uno de los platos que ha hecho conocido a este restaurante son los arroces, muy solicitados por sus clientes. Entre su oferta encontramos el arroz a banda, el arroz y conejo con serranas (caracoles), el arroz Huertano con bacalao y alioli de azafrán, el arroz negro con sepionet, el arroz meloso con gamba y rape o el arroz con pluma ibérica y setas de temporada, que gusta mucho entre sus comensales.

Gracias a la cercanía con el mar, la oferta de pescados y mariscos en mibarra también es amplia y variada. Disponen de una vitrina de pescados donde podemos elegir el que más nos guste para que lo cocinen para nosotros. Podemos encontrar algunos platos de pescado clásicos como la lubina a la bilbaína con crema de patatas, la merluza en salsa verde con almejas, el lomo de dorada con una selección de verduras murcianas, el rodaballo a la murciana, y otros más actualizados como el bogavante con huevos fritos y patatas fritas, que está gustando mucho entre sus clientes. En cuanto a mariscos no faltan las quisquillas, las almejas de carril o las gambas, roja y blanca, para hacer a la plancha, al igual que las cigalas.

En cuanto a carnes nunca falla, como comentábamos al principio, la paletilla de cabrito al horno, un plato tradicional entre el público murciano. Pero hay más oferta de carnes como la pluma de cerdo ibérico de bellota con patatas, el solomillo a la brasa, el lomo alto de Angus o el rabo de toro mibarra.

paletilla-de-cabrito

Una cosa que no debemos olvidar es que este restaurante es muy sensible con el tema del gluten. Además de por su gran profesionalidad, tienen muy en cuenta este tema porque uno de los propietarios es celíaco, por lo que ponen más interés, si cabe, en tener una gran oferta de productos sin gluten. Ofrecen productos gluten free como el pan, las rosquillas o los rebozados, como los calamares fritos sin gluten o las patatas fritas (que cocinan en una freidora utilizada exclusivamente para los productos sin gluten evitando la contaminación cruzada).

Y para terminar la experiencia en mibarra atacamos su carta de postres. Comenzando con su tarta de queso horneada, que sale con un toque semilíquido que le da mucha jugosidad, pasando por el eclair de crema y pistacho, que aquí se conoce como palo catalán, que se compone de una pasta choux rellena de crema pastelera recubierta por una capa de chocolate, la tarta Sacher, la tarta de manzana, los sorbetes de limón al cava y de mango, y terminando con el postre estrella, el arroz con leche con bola de helado de leche merengada, terminado con azúcar tostado al momento.

eclair

Este restaurante nos ofrece la oportunidad de viajar a través de la cultura y la gastronomía murciana, de descubrir sus sabores y sus olores, disfrutando de una buena cocina y sin salir del centro de la ciudad.

C. Entrejardines, 4
Murcia Murcia
España

Coordenadas

/ Otros Mediterránea.

/ Te gustarán.