Puig de Santa Magdalena

El Puig de Santa Magdalena, tradición y carnes premium con vistas panorámicas
Puig de Santa Magdalena
Puig de Santa Magdalena
10 Noviembre, 2023
Anna Carrascal
El paisaje de la Sierra de Tramuntana y de la bahía de Alcudia son el marco de este restaurante que deleita el paladar con una cocina de recetas tradicionales mallorquinas, arroces y carnes maduradas premium

Hace cuatro años, Toni, Pilar, Sebastián y Nico se encargaron de que el Puig de Santa Magdalena, un restaurante con 55 años de antigüedad, no clausurara sus puertas. Esta familia de padres e hijos, hosteleros de toda la vida, decidió aventurarse escogiendo una de las ubicaciones más imponentes de la isla.

Sin abandonar el concepto culinario de los anteriores dueños, la carta presenta recetas tradicionales mallorquinas, arroces y paellas, y como novedad, carnes premium maduradas que exhiben en la nevera a la llegada, para los sibaritas del buen producto. Rubia gallega, buey Limiano, Black Angus, Bandeira con 100 días de maduración o Cachena son carnes que podemos probar a la brasa, con todo su sabor.

Sierra de la Tramuntana

El entorno es sencillamente inestimable. La Sierra de la Tramuntana enmarca la zona central de la isla; Inca, Selva, Moscari o Búger son algunos de los pueblos que se avistan, incluso la bahía de Alcudia. Además, es bien sabido que en 1240 ya existía una capilla en lo más alto del monte, siendo los inicios de la ermita que actualmente se puede visitar.

Puig de Santa Magdalena

Al restaurante lo acoge una antigua casa de piedra con una terraza, excelente para disfrutar durante la temporada de verano. El interior impresiona nada más entrar: la zona de sofás frente a la inmensa chimenea (nos aseguran que la encienden a diario en los días de invierno) acoge a ciclistas y gente de paso, mientras las mesas se van llenando poco a poco a la hora de comer y cenar. “Los clientes, al ver la casa desde fuera, esperan un interior pequeño con una decoración rústica y no tiene nada que ver”, nos cuenta Pili. La decoración de colores claros y materiales naturales crean un ambiente cálido que te hace sentir como en casa. 

Entrantes

La cocina de Puig de Santa Magdalena está meditada y es que Toni, el chef, ha pensado en entrantes como carpaccios, tablas de embutidos, ensaladas frescas, pero también platos calientes como mejillones al vino y a la marinera, pimientos de Padrón, calamares a la andaluza o los infaltables mallorquines fritos de cordero o de cerdo o caracoles. También los pans amb oli donde destaca el Es Puig, un variado pensado para dos personas, con jamón ibérico, queso mahonés, solomillo de ternera, sepia a la plancha y verduras de temporada. Para los amantes del allioli de las islas (aquí lo preparan con leche en lugar de con huevo), el pan de ajo lo aderezan de un modo distinto: pan moreno tostado y allioli gratinado al horno y una suavísima persillade, que hacen que el primer bocado sea perfecto. 

Para continuar, pastas como los macarrones a la mallorquina que preparan con sobrasada, huevo duro y queso mahonés, o los frutti di mare, entre otros. Para los más “arroceros”, las paellas: mixta, de verduras, marisco, ciega, negra y de bogavante, y, por supuesto, el arroz brut o de pescado y marisco.

Si lo que se antoja son pescados, en la carta hay distintas opciones cocinados a la plancha. El bacalao lo preparan con recetas donde se degusta la tradición: con trampó, con allioli gratinado, a la mallorquina con una salsa de tomate o bien en un rico empanado, acompañado por una ligera salsa de puerros y verduritas.

Carnes

Después llega el protagonismo para las carnes, a la brasa: entrecot, solomillo, chuletón, black angus, picaña, secreto ibérico, costillas de cordero, confit de pato... además de los cortes madurados premium. Queda lugar para las largas cocciones, preparadas a baja temperatura, como la paletilla de cordero, que marinan con especias de chimichurri, donde se percibe el ají molido al instante y que junto al jugo de la propia cocción forma un plato exquisito, el cabrito al horno o la lechona mallorquina. No faltan las opciones para los más pequeños, y es que, además, es un estupendo restaurante para visitar en familia.

Postres

Por último, llega el turno de los postres: crema catalana, tarta de plátano, helados o un brownie con helado y nata. El modo perfecto para poner punto y final a una grata experiencia en un lugar precioso, un entorno idílico del que nos vamos con ganas de volver y probar mucho más.

Puig de Santa Magdalena
Carretera de Santa Magdalena
07300 Inca Balears
España

Coordenadas

/ Otros Mediterránea.

/ Te gustarán.