¿TIENES MÁS DE 18 AÑOS?
Google+
De Tapas.  La Mari Ollero.
Calle Calabria, 5, Barcelona.

La Mari Ollero: una vermutería con aire cordobés

Silvia Alberich 09/06/2021

Este coqueto restaurante ofrece tapas y platillos de estilo andaluz y catalán, además de una selección de conservas y productos propios

Varias macetas con coloridos geranios y una vistosa puerta de color rojo dan la bienvenida a La Mari Ollero, una vermutería del barrio de Sant Antoni de Barcelona que sirve tapas y platillos con sabor andaluz y catalán. Raúl Ferrera Ollero es copropietario del coqueto local, junto con su pareja, Sandra Blánquez.

Raúl quiso homenajear a su fallecida madre, una cordobesa llamada Mari Ollero, y a su exquisita cocina, bautizando así a la vermutería. "Es un homenaje a mi madre y a la mujer andaluza, que siempre tiene la nevera llena y cocina bien", explica Ferrera. "Mi idea era montar una tasquita del sur, con esencia cordobesa y catalana. Quería que fuera un local muy orgánico: piedra, madera y hierro", añade el artífice de la vermutería, que ofrece una tapita gratis con cada cerveza. Una costumbre muy andaluza.

Combo Mari Ollero

Tapas y platillos al horno

Con esa filosofía, el 9 junio del 2019, La Mari Ollero abrió sus puertas para ofrecer una propuesta gastronómica que fusiona la cocina andaluza y catalana, pero de una forma más sana, sin frituras. Preparan tapas y platillos al horno, una opción mucho más saludable que mantiene la esencia y el sabor original.

Como buena vermutería, no faltan las olivas, las patatas, un buen fino y una manzanilla, así como conservas de Cambados (Galicia) con sello propio. Un packaging muy original y colorido envuelve las latas de berberechos, almejas, pulpo, navajas y mejillones, que asoman en las estanterías del local y comparten espacio con botellas de vino y una amplia variedad de vermuts. También tienen el suyo propio, que se elabora en una pequeña bodega de Valls (Tarragona) y está impregnado de la esencia del restaurante. Pronto ampliarán su propuesta de productos propios, con patatas chips, olivas y quizás jamón con el ADN de La Mari Ollero.

A estas tradicionales propuestas vermuteras se suman otras tan apetecibles como los embutidos del valle de Los Pedroches (Córdoba). El jamón 100% de bellota, acompañado de picos, y el surtido de tres quesos, que incluye reserva, gran reserva y semicurado, son un buen acompañamiento para el vermut. Otras opciones de esta taberna con encanto son la berenjena con miel de caña, aderezada con un poco de cítricos, el famoso flamenquín de Córdoba (relleno de jamón con queso y carne magra de cerdo, acompañado de cebolla caramelizada y elaborado al horno), el salmorejo cordobés, con virutas de jamón y medio huevo hervido por encima, o el rabo de toro con base de parmentier de patata. "También se cocina al horno y a baja temperatura, y es uno de los platillos estrella", precisa Ferrera. Cochinillo encebollado, morro y ajoblanco son otras especialidades andaluzas que se pueden disfrutar en la vermutería.

Flamenquín de Córdova

Por otro lado, el trinxat de la Cerdanya y la berenjena con romesco, entre otros, aportan el toque catalán a la cocina de La Mari Ollero, que cada semana incorpora nuevas sugerencias, como los espárragos trigueros con sal Maldon, los chips de berenjena o el canelón de rabo de toro con bechamel. "Volveremos a poner mojama de Barbate y banderillas de mojama", adelanta el propietario.

También ofrecen combos, que pueden incluir distintas opciones (latas y uno o dos vermuts, tabla de jamón de bellota con anchoas o un mix de conservas), y cata de vermuts. Esta última se puede reservar online o pedirla directamente en el local e incluye tres vermuts con tapitas por solo 5 euros.

Tres locales más

Además de la taberna de Sant Antoni, La Mari Ollero cuenta con tres locales más, uno en Barcelona y, los otros, dentro de la provincia. En el barrio de El Putxet tienen una vermutería, que abrieron el 1 de marzo del año pasado, dos semanas antes del estado de alarma. El restaurante está dentro de un centro deportivo y, además de vermut, ofrece un menú de mediodía saludable.

El tercer local de La Mari Ollero se abrió el verano pasado en Arenys de Munt y está ubicado en un pádel, como ocurre con el cuarto establecimiento, situado en Cerdanyola del Vallés e inaugurado hace un par de meses. Ambos tienen una carta de bocadillos y tapas, menú de fin de semana y vermuteo, siempre.
 

FOTOS: Marta Becerra

Galeria

Galeria

Añadir nuevo comentario

Texto sin formato

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de correos electrónicos y páginas web se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.