¿TIENES MÁS DE 18 AÑOS?
Google+
La Lianta, Castelldefels, un restaurante de fantasía
De Autor.  La Lianta.
Passeig Marítim 246, Castelldefels.(Barcelona)

La Lianta, una taberna que es pura fantasía

Laia Antúnez 05/08/2020

Buen rollo, una carta con mucho humor e ironía y recetas perfectamente elaboradas que convierten cada plato o tapa en una pequeña puesta en escena. La Lianta se ha instalado en Castelldefels (Barcelona) para deleitarnos con raciones muy generosas y hacer de su cocina un espectáculo sabroso y cargado de diversión.

Hay lugares que transmiten buen rollo, y ese es el caso de La Lianta, una taberna con mucha personalidad que acaba de abrir sus puertas en el paseo marítimo de Castelldefels (Barcelona). Detrás del proyecto está Mery Mellado, que aprendió el oficio tras los fogones del restaurante familiar, y que hace cinco años puso en marcha su primer proyecto personal, La Canija, otra atractiva propuesta y situada en la misma zona. Ahora apuesta fuerte con La Lianta, a la que define, siempre con su toque de humor, como “la taberna pija de la canija”. “Mis amigos siempre me han llamado “la canija”, y dicen que soy una lianta. De ahí el nombre”, bromea.

Y es que el carácter de Mery se respira por todos los poros del restaurante, tanto en la propuesta gastronómica como en el interiorismo, que también es creación suya. Una agradable terraza en tonalidades verdes y rosas que evocan feminidad, unos salones interiores que combinan diferentes estilos de mobiliario, dos acuarios hipnóticos y una cocina abierta para establecer cercanía entre los comensales y el equipo de cocina, son algunos de los elementos que ha elegido para darle al local una personalidad estilosa pero, a la vez, muy desenfadada.

“Me gusta que las cosas sean divertidas, y la cocina tiene que ser espectáculo. Queremos que el comensal se lo pase bien, sabiendo que todo lo que comerá estará bueno. Y siempre intentando que los precios sean asequibles, que no haga falta una ocasión especial para venir a visitarnos”, afirma. Toda una declaración de intenciones que se traduce en una carta larga y bien completa, con tapas y platos pensados para compartir, basados en recetas súper reconocibles a las que aporta un toque de creatividad y un punto escénico.

La Lianta, Castelldefels

Vamos, al lío…

Para calentar motores, nada mejor que un hummus de mejillones en escabeche; unas anchoas “de las buenas” con bolitas de mozzarella; o unos torreznos “de los de verdad”, tal y como anuncian en la carta. También hay fritanga, pero “algo más pija de lo habitual”: buñuelos de bacalao contundentes, palomitas de pollo crunch con mayonesa picante, o los imprescindibles chips de berenjena con crema de queso suave, jamón de bellota, foie y lluvia de miel. Un plato que seduce al primer bocado.

Toda la carta respira humor e ironía e invita a liarse con propuestas tan inesperadas como los Filipinos de foie mi cuit y chocolate blanco. “Me encanta mezclar sabores, dulces y salados”, dice Mery. O con La Rusa que nació en el sur, una excepcional ensaladilla rusa que conquista por su textura y su equilibrio de sabores. “Muchos de los platos tienen un toque andaluz porque mi madre es de allí y las raíces me tiran mucho”, añade. En La Lianta, el juego es constante y, por eso, la ensaladilla se sirve dentro de una matrioska gigante con aspecto de flamenca.

A lo grande

Para conseguir esta peculiar, y muy teatral, pieza de vajilla ha recurrido a la creatividad desbordada de Jose Manuel Piñero que, en su taller de Alcoy (Alicante), produce vajillas artesanales que son pura fantasía. Piñero ha trabajado para grandes chefs como los hermanos Adrià, José Andrés o Paco Pérez, entre otros, diseñando vajillas que añaden carácter a la personalidad del restaurante y ayudan a acabar de definir el plato.

Es el caso de la matrioska flamenca pero también de la cabeza de simio que han elegido para servir el steak tartar con migajas de foie. Escenografía en la mesa que sorprende igual que la ración de foie. Lo que en La Lianta consideran “migajas”, en muchos otros restaurantes lo sirven como tapa. “Soy incapaz de hacer raciones pequeñas”, reconoce Mery. Y eso se aprecia también en sus propuestas de carnes y pescados: el lomo bajo a la piedra, las costillitas de cabrito rebozadas con mahonesa de anchoas, el tataki de atún rojo con chutney de manzana o la gran pata de pulpo, que preparan como si hicieran chicharrones.

La Lianta, Castelldefels

Los postres son artesanos y merecen especial atención por su puesta en escena. El Cheese te lo haces tú es un cheesecake deconstruído, que se sirve con ingredientes como el crumble de galleta o la salsa de frutos rojos por separado, para que el comensal se lo prepare al gusto. Mientras que el Volcán de chocolate en erupción tiene como base un coulant al que se le clava un mini helado para hacerlo explotar. Mery no esconde que es amante del dulce y, por eso, no ha puesto límites a la imaginación, ni a las calorías, al incorporar otras propuestas curiosas como el bocata de Kinder helado con pan de macaron o el traga bolas de gofre con Nutella. Teatralidad, fantasía y platos perfectamente elaborados para divertirnos y hacernos disfrutar de una buena mesa.

Fotos: Marta Becerra

Galeria

Añadir nuevo comentario

Texto sin formato

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de correos electrónicos y páginas web se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.