VICIO

VICIO: hamburguesas que enganchan
VICIO
VICIO
29 Junio, 2022
Òscar Gómez
VICIO abrió hace año y medio y ha revolucionado el sector de las hamburguesas con presencia en Madrid y Barcelona apostando por un perfil a la vez desenfadado y gourmet.

Son las siete de la tarde y las comandas no paran de llegar al local que VICIO tiene en la Vía Augusta de Barcelona. Falta todavía algo de tiempo para que sea la hora punta del paladar y sin embargo el local bulle de una actividad sin pausa: clientes que llegan, hamburguesas que se van, repartidores en cola ordenada, pantallas de colores, neones Blade Runner, una mesa enorme para comer in situ si te apetece, impresoras que escupen comandas y el agradable sonido frizzante de la carne en la plancha mezclado con la música de unos altavoces que animan el cotarro sin llegar a molestar.  
 
VICIO ha reventado el estándar de la venta de hamburguesas online con un éxito arrollador, espectacular. Su fórmula se basa en un buen producto, una comunicación desenfadada y atención extrema a los detalles. Todo está pensado, todo tiene su lugar.  

propietario

Aleix Puig, uno de los dos fundadores del proyecto, nos cuenta algunas de las claves detrás del  éxito descomunal: “trabajamos con carnes de calidad, ternera de Girona, con la fórmula de hamburguesa smash.  Pero le damos nuestro toque vicioso, porque con el smash el disco de carne se aplasta cuando está en la plancha, es bastante delgado y puede quedar algo seco en el interior. Nosotros nos aseguramos de que sea dorado y crujiente, pero que el centro sea muy jugoso, hacemos un smash particular”.

Y no es el único detalle, porque a lo largo de la conversación mientras nos empujamos tres hamburguesas (tres hamburguesas, tres, a VICIO hemos venido a disfrutar) Aleix nos da también otras pistas valiosas. “Para las patatas hacemos un corte clásico de 9mm, pero lo principal es que son de la variedad Agria, la que tiene menos humedad y por tanto la ideal para freír. Tenemos unas simplemente fritas y otras con salsa que incluye parmesano, una salsa para enviciar”, sus postres son también hechos en casa, cada día preparan cientos de cheesecakes de Nutella y tiramisús de Oreo. Hecho algunas cuentas y empiezo a entender la razón de tanta actividad. Son muchos postres, son muchas hamburguesas. Es mucho cocinar. 

patatas

La primera que llega a la mesa es una espectacular hamburguesa trufada que incluye un huevo frito en su interior. No a la plancha, huevo frito de verdad. “Queríamos que tuviera puntilla, y la yema líquida para que forme parte de la salsa del conjunto”, nos cuenta Aleix. Y encima de todo van y le añaden el punzante aroma gaseoso de la trufa, para rematar. El conjunto es extraordinariamente goloso, explosivo en la boca, a cada mordisco te estalla el paladar. Cuando cortas, la yema resbala cremosamente y forma un pequeño charco dorado al final. En ese charco servidor termina mojando las papas, y todo hace clack en el paladar. Cumple con creces ser fiel a lo que promete la marca, es un vicio bastante intenso, la verdad.  
 
“Queríamos llegar a un público muy amplio, tanto al que quiere una hamburguesa de perfil selecto como a los chavales que vuelven de juerga de madrugada y quieren pedir algo muy especial para desayunar. Esto nos ha ayudado, tener claro todo esto y transmitirlo no solo con las hamburguesas, también con el packaging, con la forma de hacer el pedido, con todo. Ha de ser fácil y agradable todo el proceso”. El secreto está en los detalles, creo que lo voy pillando ya. 

hamburguesa

Llega luego la cheeseburger con beicon, también en pan dorado de tono ligeramente oscuro, de superficie mate y sin semillas. Una nube tierna de miga ultra suave al masticar. Y sin embargo aguanta muy bien el traqueteo inevitable del ir y venir de la mesa hasta el paladar. “Le pusimos mucho mimo a nuestro pan” nos cuenta Aleix, “queríamos un bollo que forme una unidad con la carne de manera que la envuelva bien y no termine resbalando fuera, que es algo que me molesta mucho. Además, tiene que ser muy agradable pero aguantar bien, ser resistente, para no andar sufriendo conforme vas dando bocados, charlas, la dejas un momento en la caja, bebes y en definitiva estás disfrutando de tu hamburguesa, que es lo que importa al final”. Los sabores vuelven a ser golosísimos, una ola de umami arrasando el paladar.  
 
Le pregunto por los cortes que utilizan en sus carnes y nos cuenta que son partes del cuello y del costillar porque son ricas en grasa infiltrada que da una gran jugosidad al final. 

Probando su opción vegana, me gusta que utilicen aguacate como salsa, aporta textura untuosa y le da un toque original. 

oreo

Atención a los postres porque son de alto octanaje, dulzor extremo y una textura ultra cremosa en las dos opciones que nos papeamos, que surgió la sonrisa a cada cucharada. No lo pudimos evitar. El primero es una tarta de queso tipo cheesecake, pero con añadido de Nutella lo que le da un toque avellanado interesante sin robar el protagonismo al queso. Cada cucharada es un desparrame en el paladar. También espectacular el tiramisú de Oreo, donde cada capa de galleta se moja ligeramente con café y el queso mascarpone se trabaja hasta formar una crema fundente y golosa. Me doy cuenta de que la palabra goloso sale muchas veces en esta crónica, pero es que resulta casi inevitable. VICIO es pura golosidad

Aunque tienen este local en Vía Augusta con el espacio para comer in situ, presidido por una mesa enorme, el más habitual es que reciban la comanda para recoger o llevar a casa vía app. También está disponible en Madrid

Fotos: Andreu Gilaberte

Via Augusta, 21
Barcelona Barcelona
España

Coordenadas

/ Otros Internacional.

/ Te gustarán.