Allegra

Allegra, sofisticación italiana en la zona alta de Madrid
Allegra
Allegra
22 Diciembre, 2023
Carlos Maribona

Abierto en pleno barrio madrileño de Salamanca, a un paso de El Retiro, Allegra encaja con ese modelo de restaurantes de moda que buscan un público de gente guapa y extranjeros de alto poder adquisitivo, más preocupados de que el sitio sea bonito y de ver y ser vistos que de lo que les sirven en el plato. 

Desde luego, el espacio es espectacular, evocando al clásico Café de la Ópera, con un llamativo estilo art decó. Un piano de cola, que suena por las noches con música en vivo, preside un comedor que, a partir de medianoche, se transforma en discoteca. Allegra incorpora todos los ingredientes, por tanto, de ese tipo de establecimientos que a los que escribimos de gastronomía nos generan un cierto rechazo, porque, casi siempre, la cocina ocupa un lugar secundario y suele ser muy floja.  

Allegra

Sin embargo, en Allegra eso no ocurre. Ha sido una sorpresa encontrar una notable cocina italiana que merece la pena conocer. Por si fuera poco, las mesas están impecablemente vestidas con manteles, algo muy poco habitual en los restaurantes modernos. Eso sí, esas mesas están demasiado apretadas, e incluso en algunas zonas, con el comedor lleno, resulta casi imposible el paso. 

Allegra pertenece al grupo barcelonés Isabellas, especializado en cocina mediterránea, con distintos restaurantes en la Ciudad Condal, Madrid y Oporto. En este caso, la apuesta por la cocina tradicional italiana es el eje de su oferta. La carta no puede ser más clásica, especialmente centrada en la cocina de las trattorias de Roma. Pero lo importante es que el nivel de cocina, como decía, está por encima de la media, gracias al buen trabajo del cocinero Luca Mazzini, responsable de que esos platos tengan tanto nivel. Utiliza producto italiano y la pasta (¡buena pasta!) se hace en el restaurante.  

Entrantes

Para empezar, podemos optar por una mortadela de calidad, cortada bien fina, una tabla de embutidos italianos o un carpaccio tradicional. Resulta muy atractiva la versión del vitello tonnato, que, como se dice en la carta, se hace al estilo del bar Lombo de Barcelona, abierto hace un año por Eugeni de Diego, que fuera jefe de cocina de El Bulli. Se utiliza redondo de ternera cortado en láminas bastante gruesas, casi crudo, con la clásica salsa de atún y alcaparras. Muy bueno, con la carne especialmente tierna y todo el sabor del plato tradicional. Baja el listón la berenjena a la parmesana, algo insípida. Para acompañar todo, una buena focaccia con muchas similitudes con el pan de cristal. 

Macarrones

El capítulo más destacado de la carta es el de las pastas, caseras y perfectas de punto, o lo que es lo mismo, al dente. Alguna poco habitual, como los spicy rigatoni vodka, que se preparan para dos personas. Desde los sencillos y muy ortodoxos macheroncini cacio e pepe, tan populares en la capital italiana, simplemente con queso pecorino y pimienta, hasta los papardelle a la boloñesa o los ravioli de espinacas, mantequilla y parmesano. Un problema en la cocina con la freidora el día de mi visita impidió que probara la milanesa clásica, protagonista del apartado de segundos platos en la carta. Si está al nivel de los entrantes y las pastas, valdrá la pena. Disponen también de otra versión de la milanesa, más sofisticada, de solomillo con huevo frito y trufa, y, como la alternativa, la tagliata de solomillo.

Tiramisú

La misma ortodoxia de propuestas encontramos en los postres, en los que destaca un tiramisú clásico muy notable. No faltan la tradicional panna cotta, en este caso con un ‘innovador’ toque de jalea de higo, ni la inevitable tarta de queso, en este caso de parmesano. Los híper golosos se podrán contentar con las crepes de Nutella con helado de dulce de leche. Se completa todo con un equipo de sala amable, una correcta carta de vinos y buena coctelería. 

C. de Velázquez, 11, Salamanca
28001 Madrid Madrid
España

Coordenadas

/ Otros Italiana.

/ Te gustarán.