¿TIENES MÁS DE 18 AÑOS?
Google+

Buscador de Restaurantes

Asador.  El Bou Lomoteca.
Carrer d'Olesa, 4, Barcelona.

El Bou Lomoteca: el paraíso de la carne con acento argentino

Núria Bonet Icart 04/02/2022

El Bou Lomoteca es mucho más que un restaurante argentino. Por sus carnes expuestas en espectaculares piezas que nos hacen la boca agua, por sus platillos gourmet internacionales y por el cariño y dedicación de Héctor y Layla, la pareja que regenta este maravilloso rincón en el barrio de Sant Andreu, en Barcelona.

Huyen de los tópicos, pero la verdad es que en cuanto traspasamos la puerta de este acogedor local de Sant Andreu, en Barcelona, nos damos cuenta que aquí hay un pedacito de Argentina. Concretamente de Mendoza, de dónde han importado la idea de la lomoteca. Hablamos del restaurante argentino El Bou Lomoteca, que abrió sus puertas en febrero de 2020, justo antes de que la pandemia lo invadiera todo. 

Layla Torre y Héctor Sortino, ambos con experiencia en la hostelería, decidieron abrir este gran local de dos pisos y grandes comedores, sin abandonar su premisa: gastronomía de calidad en un restaurante familiar. ¿Y qué es una lomoteca? Pues un local en el que se sirven los famosos lomitos, la traslación del pepito de aquí y de la hamburguesa americana. Suculentos bocadillos en los que la carne es la reina pero aderezados con todo tipo de complementos: huevo, bacon, lechuga, queso, jamón york... Todo cabe en los lomitos, solo hay que ver cuál nos apetece más. 

Lomoteca

Un must del local, como no podía ser de otra manera, es el Lomito mendocino, tal y como se cocina en la tierra de origen de esta joven pareja: lomo de ternera, queso, york, tomate, lechuga y huevo. Otras opciones de la carta son el Lomito Red Hot Chilli Peppers, en pan de cristal con jalapeños y habaneros; el Lomito de Ropa Vieja, con carne de ternera guisada y desmenuzada acompañada de cebolla morada y lechuga, patatas deluxe y salsa tártara; o la apetitosa versión vegana, un bocadillo de pan de cristal con ensalada, seitán y tofu. 

Lomoteca

Las carnes expuestas en una espectacular nevera impresionan y, para los carnívoros, sin duda abren el apetito. Aquí podemos escoger entre un chuletón a la brasa de 600 gramos, el afamado asado argentino o el costillar a la llama. Vacío, entraña... todo se cocina a la brasa. Incluido uno de los platos que asombra a los comensales: el magnífico tomahawk, lomo alto premium de ternera con hueso posterior de la costilla, infiltración de grasa lo que cocido a la brasa, le confiere aún más sabor y suavidad. 

Deliciosos son también los platos con reminiscencia francesa: el onglet, corte francés de ternera acompañado de patatas rosti y demi-glace; y el solomillo con foie. En un restaurante donde se cuida tanto la carne, no podía faltar el steak tartar, sencillamente espectacular con un toque picante en su punto justo.

Steak tartar

La carta contiene delicias para compartir como pueden ser las tradicionales empanadas (de pollo, Matambrito o caseras de cualquier ingeniosa receta de Héctor) y los bombones de foie, imperdible bocado, sabroso y refinado. 

Cuando uno piensa que ya no puede más, descubre que todos los postres son caseros y no puede renunciar a ellos. El contundente alfajor mendocino, con galleta de coco, frutos rojos, dulce de leche, merengue flambeado y helado de malbec; el cremoso de dulce de leche, combinación muy acertada con galletas Oreo; o la sorprendente tarta de queso brie, pequeña, tibia, y servida con frutos rojos. 

Postre Lomoteca

El Bou Lomoteca seduce tanto por su gastronomía como por el espacio, acogedor y cuidado al detalle, donde podemos encontrar fotos familiares combinadas con antigüedades e instrumentos, además de un rincón con bodega donde elegir y adquirir botellas de vino de las DO catalanas y también importados de Argentina. Un lujo que en este restaurante dejan al alcance de cualquier bolsillo. 

Pocos restaurantes mantienen este espíritu de casa de comidas familiar, donde una sobremesa puede prolongarse lo indecible. En El Bou Lomoteca todo acompaña para dejarse llevar y disfrutar comiendo y compartiendo una buena mesa. 

Fotos: Flaminia Pelazzi. 

Galeria

Galeria

Otras sugerencias

Añadir nuevo comentario

Texto sin formato

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de correos electrónicos y páginas web se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.