¿TIENES MÁS DE 18 AÑOS?
Google+

Buscador de Restaurantes

Italiana.  Ottilia Ristobar.
C/ del Padre Claret, 3, Madrid.

Ottilia Ristobar: las pizzas por bandera

Carlos Maribona 20/06/2022

El cuarto restaurante del grupo Ottica está especializado en cocina italiana, con una carta en la que destacan los platos más tradicionales del país trasalpino.

Sigue creciendo en Madrid el grupo Ottica. A los tres restaurantes que ya tenía abiertos, Ottica, Ochiali y La Lupa, acaba de agregar un cuarto, centrado en la cocina italiana, que responde al nombre de Ottilia Ristobar. Aunque su especialidad es la cocina trasalpina, especialmente las pizzas, esta nueva casa responde a la misma filosofía de los restantes establecimientos del grupo: sitios donde se puede comer bien a precios razonables (algo fundamental en los tiempos que corren) y que cuentan con una fiel clientela que, principalmente, está formada por vecinos del barrio o gente que trabaja en las oficinas de los alrededores. 

Ottilia está en la calle Padre Claret, a muy pocos metros de la casa madre, Ottica. Al igual que esta cuenta con una atractiva y amplia terraza y como en aquella hay servicio de desayunos y meriendas y, de lunes a viernes al mediodía, un correcto menú del día, en el caso de Ottilia por 13,90 euros, que incluye un primero y un segundo a elegir entre tres opciones, pan, una bebida, postre y café. Además de la terraza, el local de este nuevo restaurante está dividido en tres ambientes, con un gran salón central y una barra revestida con azulejos que lo separa de la zona donde se encuentra el horno para las pizzas, más informal. Atendido todo por un equipo de sala en el que se alternan buenos profesionales con otros que acusan la inexperiencia. 

terraza

La apuesta principal de Ottilia se centra en las pizzas, que elabora un pizzaiolo italiano. En la carta hay once diferentes, desde la tradicional Margarita hasta la Diavola, con un toque picante, o la de cinco quesos y pera. Todas se elaboran al estilo napolitano, con bordes gruesos y base fina, a base de masas de larga fermentación (unas 72 horas) y alta hidratación. Están ricas las que probamos, con buen sabor, aunque les falta un punto de crujiente. La mejor es la que denominan A’soretta, con tomate, fior di latte, guindilla y gorgonzola, a la que se añaden, al sacarla de horno, carpaccio de solomillo y lascas de parmesano. Interesante la opción de los dos arroces que se ofrecen en la carta, uno a los cuatro quesos, con arroz del tipo arborio, y otro con frutos de mar y ragú de setas para el que se emplea la variedad de arroz venere. 

burrata

En las entradas, casi todos los clásicos de los restaurantes italianos en España: burrata, vitello tonnato o carpaccio de solomillo. Pruebo otros dos bien tradicionales: los arancini, esas croquetas de arroz que aquí se rellenan con boletus y mozzarella y que están francamente buenos, y la parmesana de berenjena, muy rica de sabor aunque con la pega de que alguna zona llega algo quemada por el horno. En las pastas, tagliatelle a la boloñesa, ñoquis a la amatriciana o al horno con bechamel de vieiras, y lasaña de verduras. Elijo los raviolis, de higos y gorgonzola, con un medallón de conejo, a modo de pastel, y un sabroso caldo también de conejo. Buen plato, como todo lo que es tradicional en la carta. Falla sin embargo el cocinero cuando apuesta por la creatividad. Un carpaccio de buena gamba roja se echa a perder cuando se le añade, al lado, una innecesaria espuma de limón y patata, y se ponen, encima de las láminas de gamba, dos potentes pestos que anulan por completo el sabor del crustáceo.

tagliatele

El tono medio se recupera con los postres, y de nuevo con los más clásicos, especialmente un logrado tiramisú, la zuppa inglesa y la masa de pizza frita rellena de crema de pistacho o Nutella. Se completa la oferta italiana con la tarta de chocolate que procede de “La mejor tarta de chocolate del mundo”, y que está también presente en los demás restaurantes del grupo Ottica. 

Galeria

Galeria

Otras sugerencias

Añadir nuevo comentario

Texto sin formato

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de correos electrónicos y páginas web se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.