La Zambra

La Zambra, tres propuestas gastronómicas de altura en la Costa del Sol
La Zambra
La Zambra
9 Junio, 2023
Arantxa López

Málaga es una de las provincias mas señeras de España en cuanto a calidad y diversidad gastronómica. Fiel reflejo de esto son los restaurantes que se abren cada temporada con estilo, buen gusto y cartas trabajadas para ofrecer conceptos gastronómicos muy bien definidos. Este es el caso del hotel La Zambra, el antiguo hotel Byblos, que abrió sus puertas el año pasado entre Mijas y Marbella y que ha desplegado una suculenta oferta gastronómica con Iker González como chef ejecutivo y Juanjo Solano cono subchef ejecutivo. Ambos van de la mano de un equipo joven, solvente y muy profesional que tiene como objetivo ensalzar el producto fresco y de cercanía con mucho trabajo técnico y muy buenas presentaciones y emplatados.

La Zambra tiene tres restaurantes con una personalidad muy marcada y diferenciada. Todo un reto profesional para quienes los trabajan y un gusto para quienes los visitan. Aquí le han dado un papel protagonista a la gastronomía, y eso se refleja en cada uno de los restaurantes, donde todo está medido y trabajado al detalle. Nada de cocina a volumen ni a escala como ocurre en muchas cadenas hoteleras. En La Zambra la variedad culinaria de cada restaurante está más que pensada según la hora del día y el tipo de cliente al que quieren llegar. La decoración de cada espacio va en consonancia con cada una de las propuestas gastronómicas: espacios elegantes, abiertos y de techos altos donde los colores cálidos invitan a relajarse y, sobre todo, a disfrutar mucho.

Su apuesta más fuerte es Picador, su restaurante de cocina andaluza con platos que enmarcan ese espíritu alegre del sur. Aquí lo que se lleva es compartir, divertirse y disfrutar de un servicio muy profesional. Platos al centro que dan cabida a pedir de forma variada. Se trata de comer lo que has visto en carta, compuesta por platos típicos de la zona, pero con un giro más, un toque que sorprende y que reinventa los bocados tradicionales.

En Picador no te puedes perder las croquetas líquidas de chipirón, acompañadas de puntillitas fritas con ali oli de tinta de calamar y chimichurri de tomate seco. Es el plato más pedido, y no es de extrañar porque, además de ser originales, tienen un punto de sabor con gran potencia.

arroz

También es de mención el arroz con chivo lechal malagueño, elaborado con caldo de manitas de cerdo. Un arroz muy meloso que sale acompañado de un lingote de chivo desmigado, glaseado con jugo de su propia carne y presentado a modo de lingote. Lo terminan en el horno y lo presentan acompañado de unos puntos de naranja amarga que rebaja la intensidad del plato.

postre

Para el postre, mejor que sean dos. La tarta de queso preparada con una receta tradicional, cuajada con huevo y horneada a baja temperatura o la torrija del Picador con helado de pistacho. Ambos te van a gustar si eres goloso.

Palmito es otra de las apuestas de La Zambra. Un restaurante que basa su propuesta en la cocina mediterránea, con los productos de cercanía como grandes protagonistas. Aquí hay una buena selección de arroces y de carnes a la brasa. Platos frescos, pescados, carnes, pasta, crudos, postres ligeros y otras propuestas dentro de lo que es el restaurante más internacional del complejo hotelero, donde hay un guiño relevante al aceite de oliva virgen extra.

alcachofas

Destacan sus alcachofas confitadas con toque de brasa, ajo negro y yema curada, su lubina asada con puré de coliflor, pisto y jugo de carne y otros platos como el steak tartar cortado a cuchillo con virutas de foie o el chuletón de lomo alto de vaca rubia gallega. La carta es muy amplia, variada y apta para todos los gustos.

Además, todos los domingos tienen El Brunch de La Zambra, donde instalan distintas estaciones con sus propuestas gastronómicas y platos a la carta. Elaboraciones saludables como tartar de remolacha o una barra de ensaladas, charcutería selecta con cortador de jamón, tortillas, huevos escalfados o revueltos y pargo a la brasa con puré de coliflor o carrillera de vaca en su jugo son solo algunas de las opciones que se pueden degustar. Todo ello acompañado de música en vivo, con acceso al Kids Club para los más pequeños y servicio de parking incluido en los 70 euros que vale la experiencia.

Bamboleo es el restaurante más desenfadado de La Zambra. Su nombre es en honor a Julio Iglesias, y es que este hotel alojó antaño a lo más granado de la jet set. Su apuesta pasa por una carta internacional compuesta por bocados divertidos y frescos con las que tomar un cóctel. Es el restaurante que da servicio a la piscina de adultos del hotel, por eso ofrece también propuestas como pizzas y cocas elaboradas en horno de leña por maestros pizzeros italianos.

No te puedes perder el lobster roll de bogavante con salsa tártara y wasabi, ni tampoco alguna de sus pizzas de masa fina. Para cerrar, uno de sus postres, frescos y bien presentados, como la tarta de limón con merengue. Si eres goloso, te va a encantar.

lobster

Toda esta oferta gastronómica se complementa con La Bartola, el chiringuito de la piscina, en el que tienen una carta tipo snack con sándwiches, hamburguesas y cocina tex mex para saciar el apetito un día de sol en temporada de verano.

Av. de Louison Bobet, 9
Málaga Málaga
España

Coordenadas

/ Otros Andalusí.

/ Te gustarán.