¿TIENES MÁS DE 18 AÑOS?
Google+

La Fundación Alícia es un centro pionero en el mundo que trabaja para que comamos mejor. Gastronosfera entrevista a su director, Toni Massanés.

Es verano, vamos a preparar ensaladas. Toca comer tomates con aceite virgen sabroso y cuatro olivas de Aragón. También con queso feta u otro de nuestro gusto, y orégano o albahaca de hoja gorda, o un poco de tomillo acabado de recoger... y un punto de pimienta negra molida. Pongamos pepino.

La Asociación Española de Enfermos de Glucogenosis y la Fundación Alícia han colaborado para proveer a las familias de afectados por esta enfermedad un amplio arsenal de recetas especialmente pensadas para adecuarse a sus necesidades dietéticas específicas.

Recientemente hemos tenido ocasión de conocer la publicación de la Guía para la reducción del derroche alimentario en la hostelería promovida por la Fundació Alicia y la Oficina de Medi Ambient de la Universitat Autònoma de Barcelona.

La primera vez que visitas el complejo del Món Sant Benet tienes la impresión de que te has estado perdiendo alguna cosa. ¿Por qué nadie te lo había recomendado hasta ahora? Esta gente de El Món ha hecho un gran trabajo en este rincón del Bages y ahora tienen una completísima oferta cultura, gastronómica y de ocio.

Perú regaló al mundo la patata. La crisis ha hecho incrementar su ingesta porque lo tiene todo. Barata, sufrida, fácil de cocinar y combinar, dispuesta a acompañar cualquier plato... ¿Acaso conocéis a alguien a quien no le guste?

Mariano Gonzalvo formó parte del mítico colectivo de Jóvenes Amantes de la Cocina que, hace más de veinte años, ya reivindicó la creatividad gastronómica en Cataluña, e incluso exploró el diálogo con otras disciplinas estéticas.

Cuando todavía no nos habíamos alejado de donde se hacen las cosas, su ciclo condicionaba nuestra manera de vivir.

Haced el experimento con alguien de confianza, por si os ganáis una colleja. Mientras habláis de cualquier cosa, acercaos poco a poco. Llegará un momento en el que la situación se volverá incómoda y vuestro interlocutor se apartará aunque sea inconscientemente. Esa distancia de intimidad representa el escudo protector que nos garantiza un ámbito inmediato libre de interferencias. Solo lo cruzamos en situaciones concretas...–para saludar, celebrar o consolar– o entre seres queridos, que por eso solemos llamar cercanos. La intimidad no es solo individual.

Un hecho tan habitual como salir a comer fuera no tiene que convertirse en una odisea para una persona que sufre de celiaquía (intolerancia crónica al gluten).

Suscribirse a Fundació Alicia