legumbres

Cinco recetas para cocinar legumbres en olla de cocción lenta o slow cooker

Cinco recetas para cocinar legumbres en olla de cocción lenta o slow cooker
Cinco recetas para cocinar legumbres en olla de cocción lenta o slow cooker
Food Trucks
Desactivado

La olla lenta o slow cooker es un invento moderno para cocinar como se ha hecho toda la vida. Una forma limpia, práctica y segura de cocinar al chup-chup teniendo las máximas facilidades y casi ningún inconveniente. En cierta manera, la olla de cocción lenta es una revolución que llegó a nuestras cocinas para que todo siguiera como había sido hasta entonces, pero mejor.

¿Por qué una olla lenta o slow cooker?

Las ventajas de estas ollas eléctricas son muchas, por mencionar algunas de las más importantes tenemos que son ingenios limpios (la cazuela interior vitrificada se limpia muy fácil y se pueden utilizar directamente como sopera o fuente para llevar a la mesa). Son prácticas, porque permiten cocinar durante horas sin estar pendiente de un fuego tanto para que no se apague -si cocinamos con gas- como para regular la intensidad del mismo. También cocinan muy sano, la cocción que realizan no requiere apenas grasas y por tanto podemos obtener platos nutritivos y dietéticamente equilibrados. Y como bola extra, los caldos resultantes de las cocciones durante horas suelen ser de una potencia y sabor descomunales.

Ventajas de la olla de cocción lenta para cocinar legumbres

Las legumbres cocinadas en olla lenta tienen un resultado imbatible. Con la olla de cocción lenta el proceso se alarga aún más que con la cocción tradicional y el resultado final es de una mantecosidad y finura inigualable. Al no remover la legumbre dentro de la slow cook, la piel de la mismas se mantiene entera e inalterada, con lo que aumenta el placer tanto a la vista como en el paladar. 

Vamos pues a ver algunos ejemplos de cómo sacar gran partido a la olla lenta cuando queremos disfrutar con las legumbres en combinación con verduras, pescados y carnes.

Alubias con ternera en olla de cocción lenta

Alubias con ternera en olla de cocción lenta

Precaución con las alubias rojas: contienen una sustancia llamada fitohemaglutinina que se elimina al llegar a los 100ºC. Conviene hervir durante 10 minutos las alubias antes de la cocción en olla lenta. 

Tiempo de cocción: 8h (6h alta, 2h baja).

Ingredientes

350 g de alubias en remojo de víspera
300 g de carne de ternera picada (puede ser sin picar)
1 hueso de ternera para caldo
1 cebolla grande
1 zanahoria
1/2 ramita de apio
1 pimiento rojo
1/2 cucharadita de pimentón
1 hoja de laurel
1/2 copa de brandy
1 diente de ajo picado
Sal y pimienta
Aceite de oliva virgen extra
Agua mineral

Elaboración

Escurrimos las alubias y las ponemos en la olla de cocción lenta junto con el hueso, la cebolla, la zanahoria, el apio, el ajo y el pimiento picados. Añadimos el laurel y el pimentón y cubrimos con agua y un centímetro más. Ponemos a cocinar durante 6h a baja.

Cuando han pasado las seis horas, en una sartén con un chorro de aceite salteamos la carne picada de ternera para que coja color y sabor. No la movemos demasiado, queremos que coja dorado y quede jugosa, no totalmente cocinada. Cuando ya está dorada por la parte de abajo, añadimos el brandy y dejamos evaporar el alcohol.

Lo ponemos en la olla lenta y cocinamos 2 horas más a baja para que la carne termine la cocción. Si nos gustan cremosas, podemos triturar una parte de las verduras con el caldo y volverlo a añadir al guiso final.

Garbanzos vegetarianos en olla de cocción lenta

Garbanzos vegetarianos con olla de cocción lenta

Tiempo de cocción: 10h en alta.

Ingredientes

400 g de garbanzos en remojo de víspera
1 cebolleta
La parte verde de las hojas de cebolleta para añadir al final
2 zanahorias
1 rama de apio
1 nabo
1 puñado de champiñones
3 cucharadas de tomate concentrado
1 cucharadita de pimentón ahumado de la Vera
1 cucharadita de ras-el-hanout
1 pizca de cayena
Sal y pimienta
Aceite de oliva virgen extra
Agua mineral

Elaboración

Escurrimos los garbanzos y los añadimos a la olla de cocción lenta. Picamos todas las verduras menudas para que tengan un tamaño más pequeño que el de los garbanzos y las añadimos a la olla junto con las especias. Cubrimos con agua mineral hasta dejar el nivel un centímetro por encima del contenido. Añadimos el tomate concentrado y las especias. Cocinamos 10h en alta. Una vez comprobamos que los garbanzos están cocinados, rectificamos de sal y pimienta. Trituramos un poco de las verduras con el caldo para darle mayor cremosidad y justo antes de servir añadimos las hojas de cebolleta cortadas en rodajas finas.

Lentejas con chorizo en olla de cocción lenta

Lentejas con chorizo en olla de cocción lenta

Tiempo de cocción: 7h en baja

Ingredientes

400 g de lentejas pardinas remojadas de víspera (el remojo es opcional)
200 g de chorizos oreados
1 cebolla grande cortada en dos
2 hojas verdes de puerro
2 zanahorias picadas
100 g de panceta curada
1 hueso de jamón
1 hoja de laurel
1 pizca de comino
1 chorrito de vinagre suave
Sal y pimienta 
Agua mineral

Elaboración

Escurrimos las lentejas y las ponemos en la olla de cocción lenta, junto con la cebolla a mitades, la zanahoria picada y las hojas de puerro que al final retiraremos. Ponemos también el hueso, el chorizo, el laurel y el comino. Cubrimos con agua mineral y damos 1 cm más de margen al agua. Cocinamos 7h a baja para que se hagan lentamente. En ese momento rectificamos de pimienta (probablemente no haga falta sal por el hueso de jamón) y justo antes de servir le añadimos un chorrito de vinagre suave que le da un punto fenomenal. Si queremos darle una textura más cremosa, trituramos la cebolla con un poco del caldo y lo volvemos a añadir al conjunto final.

Fabada asturiana en olla de cocción lenta

Fabada asturiana en olla de cocción lenta

Tiempo de cocción: 7h

Ingredientes

500 g de fabes asturianas de calidad, remojadas de víspera
2 chorizos
2 morcillas
200 g de panceta curada
180 g huesos de jamón
Azafrán
Sal y pimienta
1 chorro de aceite de oliva virgen extra
Agua mineral

Elaboración

Escalda durante dos minutos en agua hirviendo los chorizos para que pierdan parte de su grasa.

Escurre las fabes y ponlas en la olla de cocción lenta junto con una cucharada de aceite y el azafrán. Añade los chorizos, morcillas y panceta. Cubre con agua hasta 1 cm por encima del conjunto y cocina en modo baja durante unas 7h.

Rectifica de sal y pimienta y comprueba que las fabes están en su punto justo de cocción. Es interesante que pasen unas dos horas para asentar tras la cocción. Mantén en la posición de plato caliente hasta servir.

Habas con panceta y menta (a la catalana) en olla de cocción lenta

Habas con panceta y menta (a la catalana) en olla de cocción lenta

Tiempo de cocción: 3h en alta

Ingredientes

500 g de habitas medianas ya peladas
200 g de panceta curada con pimienta cortada en dados de ½ cm. 
1 botifarra negra o 1 morcilla si no tenemos botifarra negra
1 cebolla cortada en juliana
3 dientes de ajo pelados
1 cucharada de concentrado de tomate
½ vaso de vino rancio
1 hoja de laurel
1 o 2 ramitas de menta
Aceite de oliva virgen extra
Sal

Elaboración

En una sartén hacemos sudar la panceta a fuego medio hasta que pierda un poco de grasa, añadiendo algo de aceite para ayudar a que no se queme y amargue el resultado. Cuando ha sudado, la retiramos y sobre la grasa cocinamos la cebolla picada y los ajos hasta dorar ligeramente. Añadimos el vino rancio y evaporamos el alcohol.

Ponemos en la olla lenta este sofrito ligero, la panceta, el tomate concentrado, las habas y el laurel.  Salpimentamos y cocinamos en alta durante unas 2,5 horas. En ese momento añadimos la botifarra negra cortada en rodajas y la menta picada. Dejamos cocinar unos 30 minutos más hasta que la botifarra está cocinada.
 

Untables de legumbres, más allá del hummus

Untables de legumbres, más allá del hummus
Untables de legumbres, más allá del hummus
Food Trucks
Desactivado

Las legumbres, semillas secas de plantas leguminosas, constituyen una pieza fundamental de la denominada dieta mediterránea, es decir, de aquello que los países bañados por este mar hemos consumido tradicionalmente.

Judías, garbanzos, habas, soja, guisantes o lentejas constituyen un alimento de bajo precio y grandes cualidades nutricionales, ya que en general son bajos en grasas y agua y suponen un notable aporte de energía, hidratos de carbono, proteínas, fibra, vitaminas y minerales.

Sin embargo, en nuestro país, hasta hace pocos años las legumbres se asociaban a platos de cuchara, contundentes, más propios de la época invernal, pero la popularización del hummus oriental ha cambiado esta percepción de las legumbres y ha demostrado que pueden consumirse de forma más informal y divertida también en épocas de calor, con las recetas más coloridas.

Pero el hummus de garbanzos no es el único untable que podemos preparar con legumbres, cualquier otra nos sirve para preparar cremas para comer con tostadas, picos o regañás, o con unos buenos bastoncitos de zanahoria, apio, pimiento rojo, pepino o calabacín para convertirlos en unos platos todavía más saludable.

El secreto no es otro que utilizar buenas legumbres, ya sean cocidas en casa, compradas cocidas o de conserva, aprovechando que en nuestro país tienen precios realmente asequibles. Las trituramos con algo de su propio jugo, frutos secos, aceite, ajo, especies, hierbas aromáticas o limón y servimos en un bol con los acompañamientos citados, y regando por encima con un buen aceite de oliva, pimentón rojo, guindilla molida, hierbas o especies tipo sumac. Un sinfín de posibilidades de las que os presentamos unas cuantas con diferentes legumbres.

Paté de guisantes

Paté de guisantes

Ingredientes:

  • 250 g de guisantes frescos o congelados
  • 1/2 aguacate
  • 2 cucharadas de aceite de oliva
  • Zumo de limón, pimienta negra y sal
  • Opcional: menta o hierbabuena

Preparación:

- Hervimos los guisantes durante 3 o 4 minutos, si son frescos. Si son congelados, no hace falta.

- Ponemos los guisantes en el vaso de la batidora con el aguacate cortado a dados, el aceite y pimienta negra, sal y zumo de limón al gusto. Trituramos.

- Servimos en un bol espolvoreado con ralladura de limón o semillas de sésamo.

- Podemos añadir al vaso de la batidora unas hojas de menta o hierbabuena.

- También podemos preparar este paté con guisantes secos, que deberemos hervir previamente.

Paté de garbanzos a las hierbas

Paté de garbanzos

Ingredientes:

  • 400 g de garbanzos cocidos
  • 1 limón
  • Perejil, albahaca, cebollino, hierbabuena, tomillo
  • Sal i aceite

Preparación:

- Trituramos los garbanzos en la batidora con el zumo de limón y las hierbas frescas (una cucharada de cada, media de tomillo).

- Rectificamos de sal, mezclamos bien y servimos con un chorro de aceite por encima y pimentón o u otra especie espolvoreada por encima.

Paté de lentejas y nueces

Paté de lentejas y nueces

Ingredientes:

  • 400 g de lentejas
  • 1 puñado de nueces
  • 1 cucharada sopera de tahini
  • 1 diente de ajo
  • 1 cucharadita de comino
  • ½ limón
  • Aceite de oliva

Preparación:

- Ponemos todos los ingredientes en el vaso de la batidora y trituramos hasta conseguir una pasta fina.

- Servimos en un bol con un chorro de aceite de oliva y hojitas de menta o albahaca por encima.

Hummus de edamame

Hummus de edamame

Ingredientes:

  • 400 g de edamame (soja verde)
  • 1 limón
  • 2 cucharadas de tahini (pasta de sésamo
  • 4 cucharadas de aceite de oliva
  • 1 cucharadita de comino
  • Sal y pimienta
  • Aceite, pimentón dulce y perejil

Preparación:

- Cocemos las vainas de edamame, que podemos encontrar congeladas, en agua con sal. Escurrimos, sacamos las semillas y reservamos.

- En el vaso de la batidora, agregamos la soja, el aceite, el zumo del limón, la pasta de sésamo y sal y pimienta al gusto.

- Procesamos, rectificamos de sal y pimienta y servimos en un bol con aceite, pimentón, perejil picado o ralladura de limón por encima.

Paté de judías y cacahuetes

Paté monjetes

Ingredientes:

  • 400 g de judías blancas cocidas
  • 80 g de mantequilla de cacahuete (solo cacahuete triturado)
  • 1 diente de ajo
  • 2 cucharadas de zumo limón
  • 2 cucharadas de aceite OVE
  • 2 cucharadas de líquido de cocer las judías, agua o caldo vegetal
  • 1 cucharadita de comino en polvo
  • Sal i guindilla en polvo (opcional)

Preparación:

- Compramos una mantequilla de cacahuete que tenga como único ingrediente cacahuetes triturados, sin aditivos.

- Ponemos en el vaso de la batidora las judías blancas, la mantequilla de cacahuete, el ajo, el zumo del limón, el comino y la sal y la guindilla al gusto. Añadimos el líquido de cocer las judías y el aceite y trituramos bien, añadiendo más líquido si la mezcla queda muy espesa, o más judías si queda un paté demasiado claro.

Fabada, la joya de la gastronomía asturiana: historia, tradición y sabor

Fabada, la joya de la gastronomía asturiana: historia, tradición y sabor
Fabada, la joya de la gastronomía asturiana: historia, tradición y sabor
Food Trucks
Desactivado

La historia de la fabada se inicia en el siglo XVI. Y es que no podía ser de otra manera: la legumbre asturiana por excelencia y uno de los platos más icónicos de la cocina española debía tener una gran historia con un largo camino hacia su nueva tierra, y es que vinieron desde América, encontrando en la región Astur una tierra perfecta para su cultivo.

Compango y fabas son los dos indispensables de este gran plato para que sea una fabada asturiana de verdad, que desde el siglo XVIII se comienza a instaurar en nuestro territorio, pero es en el año 1884, para tradición asturiana, el año en el que aparece escrita por vez primera la palabra fabada. Ya hay indicios de este plato en 1783, cuando Manuel Rubin de Celis la menciona en uno de sus textos, llamándolas fabiquinas con tocín. También Gaspar Melchor de Jovellanos, en 1811, hace alusión a ellas.

Paciencia y calidad de materia prima. Es lo único necesario para elaborar este icónico plato, la fabada asturiana al más puro estilo tradicional. Os invitamos, ya que es fundamental, a que os hagáis con unas fabas de máxima calidad y certificadas, con IGP, eso significará que estaréis utilizando auténticas fabas asturianas, sometidas a estrictos controles de calidad, al igual que su gran acompañante: el compango (tocino, chorizo y morcilla), que también debe presentar su marca de calidad y certificar su autenticidad. Tanto en la Faba Asturiana IGP, como en el compango asturiano marca de garantía, busca sus sellos de autenticidad y así sabrás que cuentas con el mejor producto para poder elaborar la fabada asturiana perfecta. Es muy importante saber que la Faba Asturiana IGP certificada nunca se vende a granel.

faba-asturias

Ambos alimentos pertenecen a la marca Alimentos del Paraíso Natural, que acoge a todos los alimentos y productos asturianos que cuentan con DOP, IGP y Marca de Garantía.

Este popular plato de Asturias es ideal para los días fríos de otoño e invierno. Primero nos reconforta con las fabas bien calentitas, apetecibles, y después disfrutamos con el compango, es decir, toda la carne de la fabada, que se separa en una fuente para que cada uno se vaya sirviendo de lo que más le guste. En su elaboración es muy importante el tiempo: la fabada asturiana necesita tiempo. Una mañana libre de domingo, por ejemplo, es perfecta para preparar esta receta con legumbres.

¿Prefieres sabores más marineros? Pues no te pierdas las fabas con almejas, mucho más ligeras.

fabada-pescado

La fabada asturiana por méritos propios, historia y tradición, es una de las mejores recetas de la cocina asturiana, junto con el menos conocido pote asturiano y por supuesto, uno de los grandes platos de la cocina española. En la web de Faba Asturiana IGP y Verdina de Asturias Marca de Garantía encontraréis varias recetas más. 

Conocida popularmente como la hermana pequeña de la faba, también queremos hablaros de las excepcional y exclusiva Verdina de Asturias Marca de Garantía. Al igual que su pariente, la Faba Asturiana IGP, has de buscar su contraetiquetado para confirmar que estás adquiriendo auténticas Verdinas de Asturias y al igual que la Faba Asturiana IGP, nunca se venden a granel. Su producción es exclusiva de Asturias y es muy reducida, por lo que es una legumbre muy exclusiva.

fabada-verdina

Se trata de una variedad de judías que se recolectan de forma temprana y de ahí su color verde ya que su momento de recolección es cuando la clorofila está aún muy presente. Lo complicado de su cultivo y producción es su secado en la oscuridad, ya que si les da la luz del sol pierden la clorofila, su color y propiedades. Esta característica le confiere unas propiedades muy particulares. Una joya, de tamaño más pequeño que la Faba Asturiana IGP y de un color verde esmeralda precioso, que la hace única. Dentro de la cocina, suelen ir acompañadas de pescados, mariscos y caza.

Por último, si decidís pasar unos días en Asturias y queréis probar la increíble y verdadera fabada asturiana, no dejéis de visitar Tierra Astur, un mítico de la cocina asturiana con locales en Oviedo, Colloto, Gijón y Avilés. Además podréis disfrutar de una de la cartas más extensas de la gastronomía asturiana. Otros locales que os recomendamos para disfrutar de sus fabadas tradicionales o innovadoras son La Madreña en Avilés, La Cuchara de Mario y Bímbala, en Gijón. Podríamos daros tantos nombres que el listado sería infinito, pero tened muy claro que si visitáis Asturias y decidís comer en un chigre, un restaurante tradicional, una casa de guisandera o restaurante de autor, en todos ellos, disfrutaréis de una fabada asturiana de 10. En Asturias la fabada sentencia y es religión.

10 recetas imaginativas hechas con legumbres para combatir el frío

10 recetas imaginativas hechas con legumbres para combatir el frío
10 recetas imaginativas hechas con legumbres para combatir el frío
Food Trucks
Desactivado

Todos sabemos que las legumbres son sanas, y que las comemos demasiado poco en general. Cuando llega el frío tendemos a acordarnos un poco más de ellas, porque se adaptan de maravilla al plato de cuchara que tanto nos apetece para calentar el cuerpo y el paladar. A continuación te proponemos algunas recetas de legumbres con toque original, formuladas para utilizar legumbres ya cocidas aunque desde luego también puedes cocer las tuyas en casa y probablemente eso incluso las mejore. No hay nada como la comida casera para enamorarnos al masticar. 

En general las legumbres como la alubia y el garbanzo son bastante intercambiables, así que no tengas miedo en probar e investigar. Las lentejas son algo más peculiares pero también suelen funcionar en las combinaciones que te proponemos a continuación porque en realidad todas las legumbres tienen ese matiz terroso y cálido que nos conecta con una cocina tradicional y familiar. 

Garbanzos con alga kombu y chorizo

garbanzos

Ingredientes: 
500 g de garbanzos cocidos 
80 g de alga kombu  
Un trozo de calabaza 
Unos 200 g de chorizo  
1 cebolla grande 
2 dientes de ajo picados 
1 tomate rallado 
Un poco de pimentón dulce 
Un poco de comino en polvo 
300 ml de caldo (puede ser vegetal o de ave) 
Aceite de oliva virgen extra, pimienta y sal 
 
Elaboración: 
- En una cazuela, pon un chorro de aceite y añade la cebolla picada.

- Cocina a fuego lento durante unos 15 minutos hasta que empiece a dorar, y añade en ese momento el chorizo picado, el tomate, el ajo y la calabaza picada en dados menudos.

- Condimenta con sal y pimienta y continúa cocinando hasta que la calabaza empiece a estar blanda. Añade las especias y el alga kombu picada. Dale unas vueltas y añade los garbanzos y el caldo.

- Rectifica de sal, con cuidado porque el alga aporta mucha sazón al guiso y cocina durante unos minutos para que se integren los sabores y se evapore un poco el caldo.  

Boniato al horno relleno de garbanzos y col rizada (receta vegana)

boniato

Ingredientes: 
1 boniato por persona 
100 g de garbanzos cocidos por persona 
Un poco de col rizada 
Unas cucharadas de tomate concentrado o de sofrito 
Una pizca de cúrcuma 
Aceite de oliva virgen extra, pimienta y sal 
 
Elaboración: 
- Lava los boniatos y córtalos por la mitad. Ponlos en una bandeja con un buen chorro de aceite, sal y pimienta y hornea durante unos 40 minutos hasta que estén cocinados y empiecen a caramelizar. Puedes usar también la freidora de aire, ahorras algo de tiempo y ensucias mucho menos, la verdad.

- Mientras tanto, corta la col rizada y saltéala en un wok o sartén con aceite, pimienta y sal. 

- Saca la pulpa del boniato con una cuchara y mézclala con los garbanzos y la col rizada. Sazona con cúrcuma al gusto, u otra especia que tengas.

- Termina añadiendo un poco de sofrito, rectifica de sal y vuelve a rellenar los boniatos para darles un gratinado final. 

Guiso tejano de frijoles con carne picada y pimiento choricero

guiso tejano

Ingredientes: 
600 g de frijoles cocidos 
250 g de carne picada de cerdo 
250 g de carne picada de ternera 
100 de beicon en tiras 
1 o 2 pimientos choriceros 
2 cebollas 
2 dientes de ajo 
1 o 2 guindillas (opcional) 
Unas cucharadas de tomate concentrado o de sofrito 
Un poco de caldo de pollo o de caldo vegetal 
Un poco de tomillo 
Un poco de orégano 
Aceite de oliva virgen extra, sal y pimienta 
Perejil o cilantro fresco 
 
Elaboración: 
- Pon los pimientos choriceros a remojar.

- Pica la cebolla y los ajos, sofríelos en una cazuela con un chorro de aceite hasta que estén translúcidos. Incorpora el beicon y dóralo para que suelte sus sabores al aceite.

- Añade la pulpa de los choriceros, que puedes retirar con una cuchara, y a continuación la carne picada. Si quieres que pique, es también el momento de añadir las guindillas picadas.

- Sube el fuego y dora removiendo de vez en cuando hasta que adquiera un poco de color.

- Añade el sofrito y el resto de hierbas aromáticas. Dale unas vueltas y añade los frijoles, cubre con un poco de caldo, rectifica de sal y cocina unos minutos para que se integren los sabores.

- Sirve con perejil o cilantro fresco picados por encima para refrescar. 

Garbanzos estofados con ternera y menta

garbanzos estofados

Ingredientes: 
600 g de garbanzos cocidos 
300 g de carne de ternera para estofar 
Un ramillete de menta fresca 
1 cebolla 
2 dientes de ajo 
Unas cucharadas de sofrito de tomate 
Un chorro de vino blanco 
Un poco de caldo de pollo 
Aceite de oliva virgen extra, sal y pimienta 
 
Elaboración: 
- Pica la cebolla y los ajos, ponlos en una cazuela con un chorro de aceite y fuego suave. Cuando estén translúcidos (también puedes dorarlos más si te gusta añadir un toque más caramelizado y tostado al resultado final) añade la carne de ternera en trozos.

- Dóralos a fuego fuerte para que cojan color por fuera y aprovecha para sazonar con sal y pimienta. 

- Incorpora el vino y deja evaporar el alcohol, a continuación el sofrito de tomate y un poco de agua o caldo si ves que falta humedad.

- Cocina tapado unos 15 minutos antes de incorporar los garbanzos y la mayor parte de la menta picada. Sigue cocinando hasta que la carne esté blanda y tierna. Sirve con unas hojitas de menta fresca en el centro del plato.

Sopa rápida de tres alubias con verduras (receta vegana)

sopa

Ingredientes: 
Alubias pintas 
Alubias blancas 
Frijoles negros 
El agua de cocción de las alubias (aquafaba) 
Acelgas 
Zanahorias 
Cebolleta 
Pimiento rojo carnoso 
Caldo de verduras 
Aceite de oliva virgen extra, sal y pimienta 
 
Elaboración: 
- Pica la cebolleta y añádela a una cazuela con un chorro de aceite a baja temperatura. Mientras se sofríe un poco, pica el resto de verduras en trocitos que te resulten agradables al paladar.

- Añádelos a la cazuela y sofríe un poco a fuego medio para dorar ligeramente las verduras.

- Tras tres o cuatro minutos, añade el agua de cocción de las legumbres (aquafaba) que tiene un sabor intenso y agradable, vale la pena aprovecharla. Tras unos minutos, que dependerán del tamaño de los cortes que hayamos realizados, las verduras ya estarán blandas pero aún enteras.

- Añade las tres alubias y termina la cocción, de esta manera al no ponerlas desde el principio no se romperán. Rectifica de sal y pimienta y sirve con un poco de perejil picado por encima. 

Alubias o pochas con chistorra al cava

alubias

Ingredientes: 
500 g de alubias cocidas 
250 de txistorra de calidad 
1 vasito de cava 
1 cucharada de carne de ñora o pimiento choricero 
1 zanahoria pequeña 
1 cebolla 
Un poco del agua de cocción de las alubias 
 
Elaboración: 
- Prepara un sofrito con la cebolla picada y la zanahoria cortada en daditos, a fuego lento y en una cazuela o sartén con un chorrito de aceite.

- Cuando la cebolla está translúcida, añade la txistorra cortada en trozos generosos de bocado y dórala por el exterior.

- Añade el cava y deja evaporar el alcohol, tras lo que añades la pulpa de ñora o de pimiento choricero.

- Incorpora las alubias o las pochas, rectifica de sal y pimienta y añade un poquito del agua de la cocción. El conjunto ha de quedar más bien seco pero con un poquito de salsa en el fondo. Sirve con perejil picado por encima. 

Pochas con almejas y txacolí 

pochas

Ingredientes: 
500 g de pochas cocidas 
400 g de almejas limpias de arena 
Un puñado de langostinos 
1 cebolleta 
2 dientes de ajo 
Un poco de guindilla (opcional) 
½ pimiento rojo 
1 tomate 
1 vasito de txacolí 
Aceite de oliva virgen extra, sal 
 
Elaboración: 
- Pica la cebolleta y los ajos, ponlos a dorar en una cazuela con un chorro de aceite. Antes de que cojan color, añade el pimiento y sazona con sal. Tras unos cinco minutos más, añade el tomate picado sin las semillas y cocina un poco más.  

- Abre las almejas en una cazuelita aparte con el txacolí. En cuanto abran, retira del fuego y reserva. 

- Cuela el caldito de abrir las almejas para asegurar que no tenga arenilla y añádelo al sofrito. Tritúralo antes de volver a incorporarlo a la cazuela.

- Añade las pochas y cuece muy suavemente unos minutos para integrar los sabores. Sirve con las almejas y unos langostinos a la plancha acompañando el plato.

Alubias con costillas en orza

alubias

Ingredientes: 
500 g de alubias cocidas 
1 tarro de costillas adobadas en orza 
Un trozo de chorizo 
1 hoja de laurel 
1 cebolla 
½ pimiento rojo 
1 cucharadita de pimentón dulce 
El aceite o grasa de la conserva de costillas, sal, unos granos de pimienta negra 
 
Elaboración: 
- Vamos a aprovechar la grasa de la conserva como base conductora de los sabores. Picamos la cebolla junto con un poco de pimiento rojo y la pochamos en un poco de esta grasa que ya está bien sabrosa por sí misma.

- Añadimos una hoja de laurel para potenciar aromas y una cucharadita de pimentón dulce. Cuando la cebolla caramelice, añadimos las alubias cocidas junto con las costillas. Si queremos un poco de caldo, podemos agregar el de cocer las alubias o bien un poco de caldo vegetal o de pollo.

- Cocinamos brevemente para que cojan sabor pero que no se deshagan. Rectificamos de sal y servimos con un poco de caldo.

Guiso de lentejas con pato en confit y mostaza

guiso

Ingredientes: 
300 g de lentejas 
2 muslos de pato en confit 
Un chorrito de vino rancio o de Jerez 
1 cebolla 
2 zanahorias 
1 patata 
1,5 l de agua o caldo de pollo 
Sal y pimienta 
Una cucharada de mostaza a la antigua  
 
Elaboración: 
- En una cazuela, dora los muslos en un poco de su propia grasa hasta que cojan color. Retíralos y añade a esa grasa las verduras picadas.

- Sofríe a fuego fuerte tres o cuatro minutos y añade el vino rancio o vino de Jerez. Evapora el alcohol y añade las lentejas.

- Cubre con caldo o agua y cocina durante unos 35 o 40 minutos. Cuando lleves 20 minutos de cocinado, añade las patatas cortadas en dados.

- Cuando las lentejas estén tiernas, añade los muslos deshuesados y una cucharada de mostaza a la antigua.

Pastel de lentejas con puré de patatas (receta vegana)

pastel

Ingredientes: 
400 g de lentejas cocidas 
800 g de patatas 
2 puerros 
Unas hojas de albahaca fresca 
1 pimiento rojo escalibado 
1 diente de ajo 
Un poco de pimentón 
3 cucharadas de tomate concentrado o de sofrito 
Aceite de oliva virgen extra, sal y pimienta 
 
Elaboración: 
- Pelamos las patatas y las cortamos en trozos para cocerlas en agua abundante con sal. Cuando están cocidas las sacamos y las chafamos o las pasamos por un pasapurés. Sazonamos con sal, pimienta y añadimos un buen chorro de aceite para darle brillo y sabor al puré. 

- Picamos los puerros y el ajo y los ponemos en una sartén grande a sofreír en un chorro de aceite y a fuego lento. Queremos que doren ligeramente pero no mucho, porque el puerro se quema enseguida.

- Cuando está pochado añadimos la albahaca fresca, un poco de pimentón,  el pimiento asado cortado en trozos, el concentrado de tomate y las lentejas. Rectificamos de sal y ya tenemos la base del pastel lista. 

- En una bandeja apta para el horno ponemos una base con las lentejas y cubrimos con la patata. Añadimos un poco de aceite de oliva por encima y gratinamos hasta que la patata esté dorada.

- Servir con una lluvia de perejil fresco picado por encima (o de albahaca fresca picada si nos gusta su aroma intenso y ligeramente anisado).

 

Cacahuetes, mucho más que un entretenimiento para picar

Cacahuetes, mucho más que un entretenimiento para picar
Cacahuetes, mucho más que un entretenimiento para picar
Food Trucks
Desactivado

El cacahuete no es un fruto seco, sino una legumbre muy nutritiva, rica en proteínas, vitaminas y minerales, aunque mucha gente lo consuma solo para picar entre horas o cuando nos lo ponen acompañando una bebida. Por el contrario, es un ingrediente muy valorado en muchos países, sobre todo en Asia y América, y que da mucho juego en la cocina.

Utilizado con mesura, porque es un alimento muy calórico (cerca de 600 calorías por 100 gramos), te traemos unas cuantas recetas, hoy que es el día internacional del cacahuete, cacahuate o maní, como lo llaman en América Latina.

Buenos para el corazón

Como ya hemos dicho, los cacahuetes son muy nutritivos, aportan a nuestro organismo proteínas, minerales y vitaminas B o E, un poderoso antioxidante, y sus grasas son mayoritariamente monoinsaturadas y poliinsaturadas, que ayudan a equilibrar el colesterol en el organismo y a prevenir enfermedades cardíacas. Además, contienen elementos anticancerígenos y comer cacahuetes es bueno tanto para la memoria como para el sistema muscular (previenen rampas y espasmos y aportan energía) e incluso para mejorar el estado de ánimo, ya que son ricos en triptófano, aminoácido esencial en la producción de la llamada hormona del humor, la serotonina.

cacahuetes

También hay estudios que afirman que, a pesar de la creencia popular de que los cacahuetes engordan mucho y a pesar de su alto porcentaje de grasas, no solo engordan menos que otros productos con proporción similar de grasas, sino que pueden ayudar a reducir el peso, ya que proporcionan sensación de saciedad y pueden hacer que comamos menos. O si sustituimos productos de bollería industrial o similares a la hora de la merienda, por ejemplo, por un puñado de cacahuetes.

Aceites, harinas...

En nuestro país normalmente solo encontramos el fruto, pero en otros países también se vende en forma de harina, a la que se extrae parte de la grasa, y sobre todo aceite, muy utilizado especialmente en Asia. Y es que, a pesar de ser un producto originario de Centroamérica, los principales productores son hoy China e India, Nigeria y Estados Unidos.

En nuestra casa, podemos encontrar los cacahuetes en crudo o tostados, y también fritos, con o sin sal. Evidentemente, lo más recomendable es consumirlos que no sean fritos ni con sal u otros aditivos.

En la cocina

Si pensamos en recetas con cacahuetes, quizá lo primero que nos vendrá a la cabeza serán aquellos sándwiches de mantequilla de cacahuete que a menudo dan a los niños para merendar en las películas americanas. Una mantequilla que podemos preparar en casa, por cierto, sin aditivos innecesarios y que no debe ser necesariamente un producto desaconsejable para la salud.

Pero hay muchas más maneras de utilizar esta legumbre con apariencia de frutos secos en nuestra cocina, tanto a la hora de preparar platos dulces como salados, y le explicamos algunos.

Crema de cacahuete

crema de cacahuetes

Para preparar una crema de cacahuetes casera solo necesitaremos esto, cacahuetes tostados sin sal, y evitaremos todos los aditivos de las cremas industriales.

Preparación:

- Pelamos los cacahuetes y los ponemos en el recipiente de la picadora, no hace falta que sea un robot sofisticado, con las picadoras que acompañan a las batidoras domésticas es suficiente. Trituramos a máxima potencia y veremos que en un par de minutos, los cacahuetes quedan primero picados pequeños y después, debido a la grasa que contienen, se va formando una pasta. Seguiremos triturando durante dos o tres minutos hasta conseguir una pasta homogénea fácil de untar.

- Si queremos que tenga una consistencia más fluida, podemos añadir un chorrito de aceite de cacahuete, de girasol o de coco, y, en función del uso que le queramos dar, también podemos añadir un poco de sal o azúcar, aproximadamente una cucharada por cada 200 gramos de cacahuetes. La guardamos en un bote tapado en la nevera.

- Podemos utilizar esta crema simplemente para untar sobre una rebanada de pan, sola o con mermelada, a la hora del desayuno o merienda, pero también para añadir a algunos platos salados (hummus, crema de verdura, pollo, pasta) o dulces, para hacer pasteles, barritas energéticas o galletas.

Galletas de mantequilla de cacahuete

galletas

Ingredientes:

130 g de mantequilla de cacahuete

125 g de mantequilla

80 g de azúcar

60 g de harina

1 huevo

Preparación:

- Mezclamos la mantequilla, que habremos dejado una hora antes a temperatura ambiente, con el azúcar, hasta que se integre bien. Batimos el huevo y lo añadimos a la mantequilla, mezclamos bien y añadimos la harina tamizada con un colador fino, integramos y finalmente añadimos la mantequilla de cacahuete.

- Precalentamos el horno a 190 ºC y cubrimos una bandeja de horno con papel sulfurizado. Hacemos bolitas con la mezcla, las aplastamos, dándoles forma de galleta, y las ponemos en la bandeja, dejando espacio entre ellas. También podemos extender la masa con un rodillo y cortarla con moldes para las galletas, si tenemos.

- Dejamos cocer en el horno unos 10 minutos, hasta que las galletas estén doradas.

Ensalada de espinacas

Ingredientes:

250 g de hojas de espinacas tiernas

100 g de beicon

50 g de cacahuetes tostados

100 g de escamas de parmesano

Aceite OVE, vinagre

Preparación:

- Freímos el beicon en tiras y preparamos una vinagreta con tres partes de aceite y una de vinagre más los cacahuetes picados groseramente.

- Servimos las espinacas con el beicon, las escamas de parmesano y la vinagreta.

Pollo kung pao (China)

kung pao

Ingredientes:

Para el macerado:

500 g de pechuga de pollo

20 ml de salsa de soja

1 cucharada de vinagre de arroz

1 cucharada de maicena

Para el resto:

2 cebolletas con la parte verde incluida

1/4 de pimiento rojo

3 dientes de ajo

2 cm de jengibre fresco

1 cucharadita de pimienta de Sichuan

1 cucharadita de guindilla en polvo

1 vasito de caldo de pollo

2 cucharaditas de azúcar

2 cucharadas de aceite de sésamo

Salsa de soja

Aceite OVE, pimienta y sal

Preparación:

- Cortamos el pollo en dados tamaño mordida. Mezclamos en un cuenco un buen chorro de salsa de soja, el vinagre de arroz y una cucharada de maicena y añadimos el pollo. Mezclamos bien y dejamos marinar durante media hora en la nevera.

- Pelamos las cebollas y las cortamos en juliana, laminamos los ajos y el jengibre fresco; cortamos el pimiento en dados medios.

- Secamos el pollo y lo freimos en un wok con aceite caliente, sin que se acabe de cocer; reservamos y, en el mismo aceite, a fuego medio, añadimos la pimienta y la guindilla trituradas en el mortero. Salteamos unos minutos la cebolla, el ajo, el pimiento y el jengibre, añadimos el pollo, el aceite de sésamo, un chorro de salsa de soja y el caldo de pollo o agua y dejamos acabar de cocer con el fuego fuerte para que reduzca el caldo. Antes de que esté bien reducido, añadiremos los cacahuetes.

Brochetas con salsa Satay (Tailandia)

satay

La salsa Satay o salsa de cacahuete es típica de Tailandia y muy utilizada en toda Asia, ideal para acompañar carnes a la plancha o a la brasa, como unas brochetas, pero también se puede utilizar para marinar las carnes antes de cocinarlas, o para añadir a unos fideos con verduras salteadas al wok.

Ingredientes:

600 g de solomillo de cerdo cortado en dados de unos 2-3 cm de lado

3 cucharadas de mantequilla de cacahuetes

1 vaso de leche de coco

2 cucharadas de salsa de soja

1 cucharada de pasta de curry

1 diente de ajo

1 cucharadita de jengibre picado

1 cucharadita de guindilla roja en polvo

1 cucharadita de lemongrass

1 cucharada de azúcar o miel

Sal y pimienta

Preparación:

- Ponemos una cazuela al fuego con la leche de coco y añadimos la pasta de curry mientras removemos para que se vaya deshaciendo, añadimos la mantequilla de cacahuete y seguimos integrando la mezcla sin parar de remover. Añadimos la soja y el ajo bien picado, bajamos el fuego sin parar de remover y añadimos la guindilla en polvo.

- Dejamos diez minutos en el fuego, removiendo para que no se pegue y añadiendo leche de coco si queda demasiado espeso.

- Enfilamos los dados de solomillo con unas brochetas, los salpimentamos y cocemos a la plancha o a la brasa. Las servimos con la salsa Satay para mojar la carne.

Hummus con cacahuetes

Ingredientes:

400 g de garbanzos cocidos

100 g de crema de cacahuete

2 cucharadas de aceite de oliva

2 cucharadas de zumo de limón

1 cucharadita de comino en polvo

1 diente de ajo

Un puñado de cacahuetes tostados

Sal y pimentón

Preparación:

- Este hummus, que algunos llaman americano, sustituye la pasta de sésamo por la de cacahuetes, que le da un sabor muy original.

- Ponemos en el vaso de la batidora los garbanzos con un chorro del zumo de su cocción o de la conserva, si son de bote. Añadimos la crema de cacahuete, el ajo, el zumo de limón, el aceite y el comino. Trituramos hasta conseguir una crema más o menos fina, según nuestro gusto.

- Rectificamos de sal si es necesario y servimos con pimentón, un chorro de aceite y unos cuantos cacahuetes por encima.

Legumbres para el invierno: 6 recetas

Legumbres para el invierno: 6 recetas
Legumbres para el invierno: 6 recetas
Food Trucks
Desactivado

Cansancio, malestar y frío se acumulan en los meses de invierno, haciendo de cocinar una tarea más pesada y de la comida, también, un placer particularmente reconstituyente. Con estas ideas de recetas con legumbres, harás más sencilla la primera y más apetecible la segunda. 

Pastel de pastor con lentejas 

Pastel de pastor

Ingredientes:  

  • 400 g de lentejas cocidas  
  • 800 g de patatas  
  • 2 puerros  
  • 1 pimiento rojo (asado) 
  • 1 diente de ajo  
  • Albahaca fresca 
  • Pimentón 
  • 3 cucharadas de sofrito de tomate 
  • Aceite 
  • Sal y pimienta al gusto 

Elaboración:  

Pelamos, cortamos y cocemos las patatas hasta que queden lo suficientemente blandas como para chafarlas manualmente o pasarlas por el pasapurés. Sazonamos con sal y pimienta e incorporamos un chorro de aceite de oliva. 

Picamos los puerros y el ajo y los sofreímos a fuego lento en una sartén grande, hasta que doren ligeramente. Cortamos el pimiento escalivado y lo añadimos junto a la albahaca, el pimentón, el sofrito de tomate y las lentejas.  

Extendemos en una bandeja de horno la base de lentejas y la cubrimos con las patatas. Rociamos con más aceite de oliva y horneamos a 180ªC, hasta que la cobertura de patata quede gratinada. 

Garbanzos estofados 

Garbanzos estofados

Ingredientes:  

  • 600 g de garbanzos cocidos  
  • 300 g de ternera en dados 
  • 1 cebolla  
  • 2 dientes de ajo  
  • Vino blanco 
  • Caldo de pollo 
  • Aceite 
  • Sal y pimienta al gusto 

Elaboración:  

Picamos el ajo y la cebolla y rehogamos en una paella grande a fuego suave con un chorro de aceite. Una vez alcancen el punto de dorado que busquemos, incorporamos los dados de ternera. Sazonamos con sal y pimienta, dejamos que cocine un poco e incorporamos un chorrito de vino. Cuando se haya evaporado el alcohol, añadimos el sofrito de tomate y un poco de caldo para rehidratar, si fuera necesario. 

Tapamos la paella, dejamos cocinar otros 15 minutos e incorporamos los garbanzos. Cocinamos hasta que la carne quede tierna y melosa. 

Alubias con huevos al horno 

Alubias con huevos al horno

Ingredientes:

  • 1 bote de alubias 
  • 3 huevos 
  • Tacos de jamón 
  • 1 cebolla 
  • ½ pimiento 
  • 3 cucharadas de sofrito de tomate 
  • Aceite 
  • Sal 

Elaboración:  

Calentamos un poco de aceite en una sartén grande y freímos ligeramente los tacos de jamón, la cebolla y el pimiento, hasta que los primeros queden crujientes y el resto se doren. Entonces, añadimos las alubias y las pasamos durante un par de minutos. Retiramos del fuego y mezclamos con el sofrito de tomate. 

Extendemos la mezcla en una bandeja de horno y cascamos los huevos sobre ella, rociándolos con un poco de aceite y sazonando con sal. Horneamos hasta que los huevos se hagan, controlando que la yema no se cuaje del todo y podamos romperla sobre las alubias.  

Bacalao y crema de lentejas

Bacalao y crema de lentejas

Ingredientes:

  • 1 bote de lentejas cocidas 
  • Nata líquida 
  • Bacalao desalado 
  • 1 diente de ajo 
  • Aceite 
  • Sal 
  • Especias al gusto (comino, curry, pimentón, etc.)

Elaboración:

Cortamos el ajo a láminas y lo doramos en una sartén con un chorro de aceite. Especiamos y dejamos templar. 

Escurrimos las lentejas y las trituramos con un poco de agua, un chorro de nata y un pellizco de las especias que hayamos incorporado al ajo. 

Servimos la crema caliente, con bacalao desmigado por encima y unas láminas de ajo. 

Bolitas de garbanzos 

Bolitas de garbanzos

Ingredientes:

  • 500 g de garbanzos cocido 
  • 1 cebolla 
  • 50 g de queso tipo Philadelphia 
  • 1 huevo 
  • 1 cucharada de harina 
  • 100 g de pan rallado 
  • Avellanas picadas 
  • Sésamo tostado 
  • Sal 
  • Aceite de oliva 

Elaboración:

Trituramos los garbanzos hasta que quede una masa homogénea. Sofreímos la cebolla a fuego lento y mezclamos con la masa, el sésamo y las avellanas picadas.  

Formamos bolitas del tamaño mediano, y las rebozamos primero en harina, luego huevo y, por último, en pan rallado. 

Freímos en aceite abundante a fuego alto hasta que se doren.  

Alubias guisadas con sepia 

Alubias guisadas con sepia

Ingredientes:  

  • 1 bote de alubias cocidas 
  • 1 sepia 
  • 1 cebolla 
  • 1 diente de ajo 
  • 2 tomates 

Elaboración: 

Cortamos la sepia en anillos y la doramos en una sartén con un chorrito de aceite. Picamos la cebolla y el ajo, los incorporamos y la dejamos cocer a fuego bajo. Rallamos los tomates y los añadimos también. Mantenemos a fuego suave hasta se sofría todo. 

Retiramos del fuego, escurrimos las alubias cocidas y las mezclamos.