cocina coreana

La vuelta al mundo en 10 desayunos

Autor
La vuelta al mundo en 10 desayunos
La vuelta al mundo en 10 desayunos
Food Trucks
Desactivado

Si salís de viaje fuera al extranjero pronto os daréis cuenta de las grandes diferencias gastronómicas. Nada más levantaros, bajáis a desayunar al hotel y os encontráis con una gran cantidad de manjares con los que haréis los primeros bocados del día.

En el caso de que no os sea posible viajar y queréis teletransportaros culinariamente a otras zonas inexploradas por vuestro paladar, os presentamos 10 desayunos muy distintos entre sí, desde magníficas combinaciones que nos llegan del lejano oriente hasta otras exquisitas y tradicionales comidas de nuestros vecinos franceses, que os descubrirán fantásticas maneras de empezar la jornada con sabor y energía.

El coreano

Desayuno coreano

La primera comida del día a Corea se presenta como contrapunto al copioso desayuno inglés. Allí es muy típico comer unas tortillas, parecidas a las españolas, con verduras variadas. Una comida saludable y colorida que os ayudará a empezar el día con vitalidad.

El costarricense

Gallo Pinto

El Gallo Pinto es el plato más popular que se come en Costa Rica de desayuno. Frijoles negros, huevo, queso fresco, plátano maduro, tortillas de maíz y natilla (crema agria) son los ingredientes que lo componen. A menudo los costarricenses también tienen a mano un poco de aguacate o carne fría.

El ruso

Desayuno ruso Kasha

Kasha i syrniki son dos comidas muy tradicionales en Rusia para desayunar. La primera es un puré hecho de cereales, especialmente de avena, mientras que la segunda son distintas crepes de queso que se suelen acompañar con miel, mermelada de frutas y manzana.

El indonesio

Nasi Goreng

Nasi goreng es una receta con diferentes variantes de arroz frito, huevo y a veces también pollo. Es la comida preferida para degustar después de levantarse en Indonesia. Por su pasado colonialista, en los Países Bajos también se ha hecho muy popular.

El francés

Desayuno francés

Café y bollería (un buen croissant o napolitana) forman el tradicional desayuno francés. Una opción ideal para empezar el día. También son clásicas las tostadas con mermelada, jamón cocido, miel o crema de chocolate.

El inglés

Tradicional desayuno inglés

Los huevos fritos, el bacon, las salchichas, las judías, los champiñones, las tostadas y los tomates a la plancha hacen que el desayuno inglés sea uno de los más completos, pero a la vez también uno de los más calóricos. Todo un sabroso chute de energía para empezar el día.

El turco

Desayuno turco

Muchos pequeños platos llenan la mesa en la primera comida del día en Turquía: queso feta, tomate, pepino, pan de pita, algo de carne con especias, aceitunas, tostadas y frutas. Variedad y exotismo para degustar desde primera hora de la mañana.

El japonés

Desayuno japonés

El desayuno para los japoneses es una de las comidas más importantes de todo el día. Arroz blanco, sopa de miso, verduras hervidas e incluso pescado al grill. ¡Todo eso nada más levantarse!

El australiano

Desayuno australiano

Un desayuno más ligero es el que toman los australianos. Normalmente comen unas tostadas con vegemite, una curiosa pasta de untar elaborada con extracto de levadura que proviene de las sobras de la industria cervecera. La particular tostada, de un sabor entre amargo y salado, se suele acompañar de té.

El español

Desayuno español

Café, chocolate con churros y tostadas untadas con tomate (pà amb tomàquet) con deliciosos embutidos son algunas de nuestras especialidades para empezar bien el día. El desayuno mediterráneo, además, incorpora a menudo productos de otras cocinas, ¡enriqueciéndolo aún más!

5 recetas con fideos asiáticos que no te dejarán indiferente

5 recetas con fideos asiáticos que no te dejarán indiferente
5 recetas con fideos asiáticos que no te dejarán indiferente
Food Trucks
Desactivado

La moda de los fideos asiáticos llegó desde otros países como China, Japón o Corea para convertirse en una de nuestras opciones take away preferidas. Y no es para menos. ¿Quién se puede resistir a unos fideos acompañados de unas exquisitas y crujientes verduras? 

Tallarines de arroz con gambas, fideos Soba con tofu, fideos Udon con verduras... Los fideos asiáticos nos gustan de todas las formas y de todas las maneras. Para ir abriendo boca, te proponemos 5 recetas tradicionales del continente asiático donde los fideos son el ingrediente principal. Desde un Yakisoba japonés, hasta un Japchae coreano o un delicioso Pad Thai tailandés, aquí encontrarás propuestas fáciles de elaborar que harán las delicias de los paladares más exigentes. ¿Suenan bien, verdad? Pues aún saben mejor. 

Fideos soba con tofu (Asia)

Fideos soba con tofu

Ingredientes para 2 personas: 315 g de fideos soba hervidos, 75 g de ajos tiernos en trozos, 185 g de tofu en trozos, 40 ml de aceite de sésamo, 40 ml de salsa de soja, 1 cucharada de vinagre de arroz, 1 cucharada de jengibre rallado y semillas de sésamo tostado.

Preparación: A fuego medio, calentar 10 ml de aceite de sésamo y cocinar los ajos tiernos durante 5 minutos, hasta que estén tiernos y caramelizados. Añadir el tofu, la salsa de soja y el vinagre de arroz. Saltear todo. Retirar la mezcla. Incorporar los 30 ml de aceite de sésamo restantes, los fideos soba y el jengibre. Mezclar todo. Decorar con las semillas de sésamo tostado.

Yakisoba de pollo (Japón)

Yakisoba de pollo

Ingredientes para 2 personas: 315 g de fideos ramen hervidos, 40 g de zanahoria en juliana, 90 g de col verde en tiras, 340 g de muslos de pollo deshuesados y sin piel, 3 cebolletas en tiras, 3 cucharadas de aceite de cacahuete, 6 ml de salsa japonesa, 2 cucharadas de ketchup, 60 ml de salsa Worcestershire, sal y pimienta blanca.

Preparación: En un bol, mezclar las salsas y el ketchup. A fuego vivo, dorar el pollo en 1 cucharada de aceite de cacahuete durante 5 minutos. Remover y reservar. Saltear la zanahoria y la col en el aceite restante durante 2 minutos. Añadir los fideos ramen, la mezcla de salsas y el pollo. Saltear hasta que todo esté bien integrado. Fuera del fuego, incorporar las cebolletas, salpimentar y mezclar. 

Pad Thai de gambas (Tailandia)

Pad Thai (Tailandia)

Ingredientes para 2 personas: 350 g de tallarines de arroz hervidas, 150 g de brócoli, 225 g de gambas peladas, 1/2 cebolla pequeña picada, 2 huevos batidos, 2 cucharadas de pasta tamarindo, 4 cucharadas de aceite vegetal, 3 cucharadas de salsa agridulce y 4 cucharadas de azúcar extrafino.

Preparación: En un bol, mezclar la pasta de tamarindo, el azúcar, la salsa agridulce y 60 ml de agua. A fuego vivo, dorar las gambas en 2 cucharadas de aceite vegetal durante 4 minutos. Remover. Añadir la cebolla y el brócoli. Cocinar durante 5 minutos y reservar. Preparar los huevos revueltos en el aceite vegetal restante. Incorporar los tallarines de arroz y la preparación de tamarindo. Mezclar y añadir las gambas y las verduras. Saltear todo.

Japchae con setas (Corea) 

Japchae con setas

Ingredientes para 2 personas: 340 g de fideos de boniato hervidos, 75 g de zanahoria en juliana, 65 g de cebolla laminada, 45 g de setas shiitake laminadas, 75 g de pimiento rojo en tiras, 100 g de espinacas picadas, 3 cucharadas de salsa de soja dulce con sésamo, 1 cucharada de aceite de sésamo, 3 cucharadas de aceite vegetal y 2 cucharadas de azúcar extrafino.

Preparación: En un bol, mezclar la salsa de soja dulce con sésamo, el azúcar y el aceite de sésamo. Reservar. Calentar el aceite vegetal y añadir la zanahoria en juliana y la cebolla. Cocinar durante 5 minutos hasta que las verduras estén tiernas. Reservar. Cocinar las setas shiitake y el pimiento rojo durante 4 minutos. Incorporar las espinacas y dejar en el fuego hasta que estas reduzcan. Reservar. Saltear los fideos de boniato durante 1 minuto. Añadir de nuevo las verduras y bañar todo con la salsa. 

Fideos udon con verduras (China) 

Fideos udon con verduras

Ingredientes para 2 personas: 425 g de fideos Udon hervidos, 200 g de col verde en tiras, 100 g de gírgolas, 3 dientes de ajo picados, 4 cebolletas cortadas en trozos, 2 cucharadas de aceite vegetal, 3 cucharadas de salsa de ostras y una cucharada de salsa para salteados (100 ml de salsa de soja oscura, 60 ml de salsa soja suave, 30 ml de vino chino para cocinar y 1 cucharadita de pimienta blanca molida).

Preparación: En un bol, mezclar las salsas. Calentar 1 cucharada de aceite vegetal y añadir el ajo y la col. Dejar que se cocine durante 3 minutos, hasta que se caramelicen. Reservar. Verter el aceite restante y saltear las gírgolas. Incorporar la col, el ajo y los fideos. A continuación, añadir la mezcla de salsa y las cebolletas. Saltear hasta que todo se integre bien. 

¿Quieres cocinar más platos del continente asiático? Aprende a preparar riquísimas recetas de cocina tailandesa que te permitirán vivir una aventura culinaria incomparable. ¡Anímate! 

© Las recetas son cortesía del libro Delicias al wok, Caroline Hwang y Julia Stotz. (Lunwerg Editores).

Ssam y los Ssambap, la “fingerfood” de la cocina coreana

Ssam y los Ssambap, la “fingerfood” de la cocina coreana
Ssam y los Ssambap, la “fingerfood” de la cocina coreana
Food Trucks
Desactivado

La riqueza de la cocina coreana esta presente también en su forma de degustar la comida. La elegancia, la sencillez y la importancia de una cocina sana y nutritiva se combinan en los ssam, que se traduce literalmente como “envuelto o enrollado” o lo que los anglófonos llaman wrap.

La línea de restaurantes Momufuku de Nueva York, del célebre chef David Chang cuenta con su propio Ssam bar que hace las delicias de los comensales más sibaritas. Desde su inauguración en 2006, el Ssam bar ha sido considerado uno de los 50 mejores restaurantes del mundo en la lista S.Pellegrino. El restaurante SaAm de París, regentado por la coreana Yoonsun Kim y que también sirve este tipo de bocados deliciosos ha sido galardonado año tras año por los premios Le Guide Food's Best Street Food Award.

Según el libro de costumbres, Dongguk Sesigi, el ssam era consumido por las mujeres de la era de Goryeo (918–1392) que habían sido llevadas como doncellas o damas de la corte a la dinastía Yuan de los mongoles, y al final de la era de Joseon (1897) el ssam se había convertido en un plato de temporada tradicional. En el día del Dæboreum, el ssam que se comía en esa fiesta se llamaba bokssam (복쌈, ssam de la buena fortuna).

Existen diferentes tipos de ssam, entre los que podemos encontrar:

Baechu ssam (배추쌈), envuelto con hoja de col china

Chwi ssam (취쌈), envuelto con chwinamul

Eossam (어쌈), envuelto con un fino filete de pescado

Gimssam (김쌈), envuelto con gim, algas

Gotgam ssam (곶감쌈), envuelto con caqui seco

Hobakip ssam (호박잎쌈), envuelto con hoja de calaba

Jeonbok ssam (전복쌈), envuelto con abulón seco en rodajas y remojado

Kimchi ssam (김치쌈), envuelto con kimchi

Kkaenip ssam (깻잎쌈), envuelto con hoja de perilla

Milssam (밀쌈), envuelto con una crepe fina hecha de harina de trigo

Muneo ssam (문어쌈), envuelto en rodajas de pulpo

Po'ssam (포쌈), envuelto con carne de res cruda sazonada

Sangchu ssam (상추쌈), envuelto con lechuga

¡Comer con los dedos!

Cuento con la ayuda de una anfitriona de honor para que nos explique este plato tradicional de Corea. Usun Yoon, coreana, actriz, reportera y gran amante de la cocina, nos detalla todas las peculiaridades de los ssam. El concepto es ideal para una reunión con amigos o en familia. Cada uno elabora en la mesa sus propios bocados eligiendo diferentes ingredientes, convirtiéndose en una experiencia divertida y original.

Consiste en envolver carne de ternera, de cerdo, marisco o pescado, hervida o a la barbacoa en hojas de lechuga, de sésamo, alga, sisho (una planta aromática), repollo o col china. Cuando se les añade arroz se les denomina ssambap (bap es arroz en coreano).

Usun corta simétricamente las verduras: “la armonía, la belleza y el tamaño son muy importantes en nuestra cocina, cada detalle cuenta, además es importante no sobrepasar el tiempo de cocinado con las verduras para que tengan un punto crujiente y conserven todos los nutrientes”.

Enrollar los ssam

Es un placer ver como Usun rellena cada hoja con suma delicadeza. Primero escoge una gran hoja de lechuga, la coloca en su mano y con la ayuda de unos palillos añade un poco de arroz salvaje que ha cocinado previamente. A continuación, elige verduras y carne en un equilibrio perfecto para no desbordar ese bocado elaborado con tanto mimo. Por último, lo condimenta con salsa y lo enrolla firmemente y listo para ser saboreado. Todos los ingredientes tienen que estar bien mezclados con los palillos, ya que es lo que les proporciona a estos pequeños paquetitos un sabor único. Lo mejor para no ensuciarnos las manos con el contenido es hacer pequeños envoltorios y comerlos de un bocado. Uno se puede sentir un poco ridículo con los carrillos llenos, intentando digerir todo a la vez, pero hay que pensar en que todos estarán comiendo lo mismo y que forma parte de la diversión.

A Usun se le da especialmente bien cocinar el Bulgogi, finas tiras de carne de ternera marinadas en una mezcla de salsa de soja, azúcar, aceite de sésamo, ajo y otros ingredientes, siendo una opción excelente para rellenar los ssam.

Las salsas, estrellas de la fiesta

Los coreanos son unos rivales indiscutibles en cuanto a picante se refiere. El gochugaru, pimiento rojo es un polvo de guindillas que añaden a muchas de sus recetas.

Con él se elabora la pasta, Gochujang compuesta por pimientos secos, sal, agua, semillas de soja fermentadas y polvo de arroz dulce que junto al Doenjang, (salsa de soja al estilo coreano) forma la guinda del pastel en los ssam. Si no controlamos el picante coreano es mejor servirse solo un toque y no abusar. Estas pastas se diluyen en aceite de sésamo o salsa de soja para no resultar tan fuertes.

Además de las salsas en las comidas compuestas por ssam se colocan un montón de platillos (banchan) con verduras fermentadas como el kimchi, con cebolla finamente picada, cebolletas, el jengibre, el aceite de sésamo, semillas de sésamo. Los más atrevidos siempre añadirán dientes enteros de ajo crudo a sus ssam.

Lo que más adoro de este plato es que, al no abusar de los carbohidratos, se pueden probar muchos rellenos diferentes y experimentar antes de saciarse por completo. Por otro lado, es la mejor forma de conocer una cultura tan apasionante como la coreana, puesto que la gastronomía es uno de los factores más distintivos de cada pueblo y de sus gentes. ¡Muchas gracias, Usun, por acercarnos a una cocina tan especial!