bocadillo

Cinco bocadillos del mundo para salir de la rutina

Cinco bocadillos del mundo para salir de la rutina
Cinco bocadillos del mundo para salir de la rutina
Food Trucks
Desactivado

La variedad de bocadillos que se comen en el mundo es infinita, empezando por el tipo de pan, siguiendo por si los preparamos fríos o calientes, y terminando por si untamos el pan con tomate, con aceite, con mantequilla o con alguna salsa y por el relleno que elegimos.

Cada lugar tiene su forma de prepararlos: En España, por ejemplo, hay bocadillos que todo el mundo conoce, desde el clásico de jamón, de tortilla, de queso o de chorizo (con pan con tomate o no) al bocata de calamares o el bikini. Además, cada vez encontramos más locales dedicados a los bocadillos de autor que ofrecen especialidades únicas.

Pero hay bocadillos que han traspasado sus fronteras, se han extendido por todo el mundo y se han convertido en clásicos internacionales. Algo tendrán para gustar a tanta gente, por eso hoy te traemos una muestra para que los puedas preparar en casa.

Blanco, verde y rojo

Como si representaran la bandera italiana, los bocadillos de muchos países combinan los colores blanco del pan, verde de lechugas y verduras y el rojo de las carnes y embutidos, ingredientes muy habituales en todo el planeta, preparados de las formas más variadas y con las salsas más diversas.

Sandwich club

Imagen eliminada.

Cuentan que este sándwich se preparó hace más de cien años en el estado de Nueva York, en el Saratoga-Club House, que es el que le dio el nombre, y se convirtió en un clásico que se servía en las mejores cafeterías acompañado de patatas rubias, y que contenía generalmente jamón, beicon, pollo, lechuga, queso y otros ingredientes, y una salsa mayonesa a la que cada cocinero añadía mostaza, curry u otros ingredientes para darle su toque. En los años 70 y 80 del siglo pasado se hizo bastante popular en algunas cafeterías españolas como alternativa al bikini.

Ingredientes:

  • 4 rebanadas de pan de molde
  • 3 tiras de beicon
  • 2 lonchas de jamón dulce
  • 2 filetes de pechuga de pollo
  • 1 loncha de queso emmental o similar
  • Lechuga
  • Tomate
  • Mayonesa
  • Mantequilla

Preparación:

- En una sartén con un poco de mantequilla doramos las cuatro rebanadas de pan de molde por ambos lados.

- En la misma sartén, pasamos el jamón dulce, tostamos las tiras de beicon y cocinamos la pechuga de pollo.

- Empezamos a montar el bocadillo poniendo sobre la primera rebanada el beicon y la pechuga de pollo. Cubrimos con una rebanada de pan y la untamos con mayonesa. Ponemos un par de hojas de lechuga y unas rodajas de tomate cortadas finas, cubrimos con la tercera rebanada de pan, ponemos el jamón dulce y el queso y terminamos con la cuarta rebanada.

- Este sándwich se sirve en forma de triángulos, y para que no se desmonte, le clavamos cuatro brochetas largas de arriba abajo y lo cortamos en cuatro partes.

Tradicionalmente, se acompaña de patatas rubias. El mediático cocinero Robin Food hace una versión sustituyendo la salsa mayonesa por salsa gribiche, una salsa de la cocina clásica francesa a base de huevos duros y crudos, aceite, encurtidos y varias hierbas aromáticas.

Cubano

Imagen eliminada.

El cubano es uno de los bocadillos más famosos del mundo, especialmente desde hace unos años, cuando se convirtió en protagonista de la película de Jon Favreau, Chef. No es un bocadillo complicado, el único secreto es el marinado y la cocción de la carne de cerdo y el acabado final en una plancha para sándwich de las que tienen una parte superior pesada para aplanarlo y tostarlo por fuera.

Ingredientes:

  • Una paleta de cerdo deshuesada o una pieza entera de cabeza de lomo de 1 o 1,5 kg
  • 8 lonchas de jamón cocido
  • 8 lonchas de queso tipo emmental o similar
  • Pepinillos en vinagre
  • Mostaza
  • Mantequilla
  • Dos barras de pan alargadas tipo baguette o similar

Para marinar la carne:

  • 100 ml de aceite de oliva
  • El zumo de una naranja
  • El zumo de un limón
  • Ralladura de la piel de la naranja
  • 6 ajos grandes
  • 1 cucharada de postre de orégano
  • 1 cucharadita de café de comino en polvo
  • 1 puñado de hojas de cilantro o de perejil
  • Sal y pimienta negra

Preparación:

- En un mortero, aplastamos los ajos con la sal, el comino, el orégano y la ralladura de naranja. Mezclamos este majado con el aceite y el zumo de naranja y el cilantro o el perejil, según el gusto, bien picados.

- Salpimentamos la pieza de cerdo escogida, frotándola bien. La ponemos en una bolsa de congelación de las que tienen cierre hermético zip, junto con la mezcla del marinado, cerramos y reservamos en la nevera entre 12 y 24 horas, procurando que el marinado toque toda la carne, girándola de vez en cuando si es necesario.

- Precalentamos el horno a 220º C y ponemos la carne sobre una reja de horno, con una bandeja debajo para recoger los zumos que suelte. Bajamos el horno a 190º C y dejamos cocer entre 1,5 y 2 horas, hasta que el centro de la pieza llegue a 70º, si tenemos un termómetro para medirlo, o hasta que pinchándola hasta el centro no salga nada de jugo rojo.

- Envolvemos la pieza con papel de plata y la dejamos reposar media hora.

- Mientras, cortamos las barras de pan en tres trozos y los abrimos de por medio. Untamos el interior con mostaza y ponemos dos lonchas de jamón cocido pasadas por la plancha, dos lonchas de la carne cocinada al horno, dos lonchas  de queso y pepinillo cortado en rodajas. También podemos poner un poco del zumo de la cocción.

- Cerramos el bocadillo, lo untamos con mantequilla por ambos lados, y lo planchamos para aplanarlo y tostarlo.

Bocadillo americano de atún

Imagen eliminada.

Este bocadillo de ensalada de atún es muy sencillo de hacer, pero aún así, un destacado diario estadounidense lo definió como la quinta esencia de los sandwiches, probablemente porque es de los más populares, sino el que más, entre los trabajadores del país. Lo cierto es que está bueno, se puede cambiar el atún por otros pescados en conserva o restos de platos de pescado, e incluso con pollo deshilachado. Es, en origen, un plato de aprovechamiento de las sobras de la cena mezcladas con verduras, encurtidos y salsa mayonesa, y el único secreto es conseguir una ensalada jugosa pero que se aguante bien entre dos rebanadas de pan.

Ingredientes:

  • Pan integral de molde
  • Atún en conserva al natural
  • Mayonesa
  • Mostaza
  • Cebolla, apio y pimiento picados
  • Alcaparras y pepinillos encurtidos picados
  • Zumo de limón
  • Cilantro picado
  • Sal y pimienta

Preparación:

- Para preparar un sándwich, pondremos en un cuenco dos cucharadas de mayonesa y la mezclaremos con una cucharadita pequeña de mostaza.

- Añadiremos un chorrito de zumo de limón, una lata pequeña de atún escurrido y las verduras y los encurtidos bien picados, al igual que el cilantro, que podemos sustituir por perejil si no nos gusta. Probamos y salpimentamos al gusto.

- Ponemos la ensalada sobre una rebanada de pan y cubrimos con otra.

Croque Monsieur

Imagen eliminada.

Este señor crujiente, como se podría traducir su nombre del francés, seguramente es el inspirador del bikini o mixto, y admite varios rellenos y acabados, con bechamel o sin, pero a diferencia de nuestra versión, siempre se acaba gratinado, ya sea cubierto de bechamel y queso o solo de queso.

También tiene una versión femenina, el croque madame, en la cual se añade sobre el gratinado un huevo frito o hecho a la plancha.

Ingredientes:

  • Pan de molde
  • Jamón york
  • Queso rallado
  • Salsa bechamel
  • Mantequilla

Preparación:

- Cogemos una rebanada de pan y la untamos con una capa de bechamel, ponemos por sobre queso rallado abundante y una loncha de jamón de la medida del pan. Untamos la otra rebanada con bechamel y la ponemos encima, de forma que la salsa toque el jamón. Presionamos y untamos la parte superior con más bechamel y acabamos con queso rallado.

- Precalentamos el horno a 200 °C, ponemos los bocadillos en una bandeja y la metemos al horno, en la parte central, durante unos 10 minutos, vigilando que el pan no se queme. Si nos gusta muy tostado, podemos activar el grill a potencia fuerte un par de minutos antes de sacar la bandeja del horno.

Sándwich de pastrami

Imagen eliminada.

Posiblemente el bocadillo más icónico de Nueva York gracias al cine, que tiene auténticos templos en la ciudad a los cuales peregrina gente de todo el mundo para probarlo.

El pastrami es una carne de ternera que ha sido curada en salmuera y después cocida mediante un proceso de ahumado en caliente, después del cual queda de un color rojizo, parecido al roastbeef. Ahora que es fácil encontrarlo en muchos establecimientos de nuestro país, podemos preparar el bocadillo en casa con esta receta para 4 raciones.

Ingredientes:

  • 8 rebanadas grandes de pan multicereales o de semillas
  • 400 g de pastrami
  • Pepinos agridulces
  • Lechuga
  • Mayonesa
  • Mostaza
  • Opcional: queso tipo cheddar o similar

Preparación:

- Untamos una rebanada de pan con mostaza y la cubrimos con lonchas de pepino. Encima, ponemos abundante pastrami cortado a lonchas y tapamos con otra rebanada untada con mayonesa. Se sirve cortado por la mitad.

- Podemos hacer algunos cambios, como añadir alguna loncha de queso o unas hojas de rúcula, o tostar primero ligeramente el pan untado con mantequilla.

Como hemos dicho al principio, hay muchos bocadillos famosos en el mundo, y en Gastronosfera podéis encontrar muchas recetas, como la del norteamericano pulled pork, el oriental döner kebab o los mexicanos birria tacos.

La Pataqueta: un bocadillo divertido y diferente

Autor
La Pataqueta: un bocadillo divertido y diferente
La Pataqueta: un bocadillo divertido y diferente
Food Trucks
Desactivado

Hablamos de un tipo de pan de bocadillo tradicional valenciano con forma de media luna que solían comer los agricultores de la huerta y que ellos mismos se encargaban de cocer en los hornos morunos que tenían en sus barracas o casas de campo. Con el paso del tiempo, se siguieron elaborando en hornos de leña y ahora son muchas las panaderías que, bajo encargo, continúan haciéndolos.

Su origen es muy longevo, situándose a mediados del siglo XV concretamente todo parece apuntar al año 1492. Momento de la expulsión de los judíos de la ciudad valenciana de Sagunto, tras el edicto ordenado por los Reyes Católicos de las Coronas de Castilla y Aragón. Se cree que su aspecto simula la media luna porque para los judíos este astro formaba y forma parte de sus tradiciones más ancestrales, rigiéndose por ella el llamado calendario judío o  “mes sinódico”.

Sagunto es de las pocas poblaciones de la comarca del Camp de Morvedre que, gracias a la historia de este pan, conservan “Els Dijous de Berenar” (Los Jueves de Merienda). Hace años era muy habitual que las familias o grupos de amigos cogieran sus pataquetas para comérselas en los montes de Sagunto, en las inmediaciones de su Teatro Romano o en su famoso Castillo. Ahora su consumo prácticamente se limita a bares y restaurantes de la zona o a comerlo en ámbitos más familiares como casales falleros.

Estos “Dijous” arrancan después del primer jueves de la festividad de San Antonio Abad, 17 de enero, y finalizan el último jueves anterior al miércoles de ceniza que es cuando empiezan los 40 días hasta la cuaresma. Por este motivo cada año la tradición tiene una duración diferente. Pero no solo en Valencia se celebra este acontecimiento ya que en el resto de España también cuentan con una referencia similar. El Jueves Lardero o también llamado Jueves Gordo es el nombre con el que se conoce en diversas partes del territorio nacional al jueves en el que comienza el Carnaval (entre el 29 de enero y el 4 de marzo según el año). Pero hay comunidades o ciudades que cuentan con su propio sello:

• Dijous Gras en Cataluña

• Dijous Llarder en Islas Baleares

• Día de la Mona en Albacete

• Día de la Tortilla, Día del Choricer o Choricé en el bajo Aragón

• Jueves Merendero en Salamanca

La Pataqueta

Debido a su versatilidad, y a pesar de que la mezcla de bocadillo tradicional es de habas con jamón y cebolla o el conocido como “blanco y negro” (longaniza y morcilla), la pataqueta queda bien casi con cualquier relleno.

Desde Gastronosfera nos descantamos por unas recetas diferentes para acompañar a este pan tan valenciano. Si eres de los que no perdonas un bocadillo contundente, la opción de la carne con tomate es un acierto seguro. Una receta de cocina cuya salsa impregna la miga del pan y resulta tan jugosa que te quedas con ganas de más.

Otra opción que no podía faltar es el huevo, por eso te animamos a rellenar tu pataqueta con un revuelto de embutido (longaniza, morcilla y chorizo). Esta mezcla rememora el relleno tradicional, pero dándole una vuelta donde todos los ingredientes se integran a la perfección.

Y como última opción para los más carnívoros, ternera con pimiento rojo y verde. Simplemente el salteado de estos productos da como resultado un bocado rico rico.

Pero la receta estrella es la de calamares con cebolla, una alternativa más marinera que a pesar de su sencillez es francamente deliciosa.

Así es que ya sabes, si tienes entre tus objetivos visitar la zona de El Camp de Morvedre o la ciudad romana de Sagunto, y quieres vivir una de sus tradiciones gastronómicas más emblemáticas, tienes que probar los panes de pataqueta.