recetas de dulces

Baklava, la delicia turca muy fácil de preparar

Baklava, la delicia turca muy fácil de preparar
Baklava, la delicia turca muy fácil de preparar
Food Trucks
Desactivado

Los orígenes del baklava son bastante discutidos. En general se acepta que su nacimiento se remonta a la época pre-otomana, y probablemente por ello este dulce elaborado con sucesivas capas de pasta filo forma parte no únicamente de la cocina turca, también se encuentra y es reivindicado como propio en la cocina griega y otras de la zona del Mediterráneo oriental.

Aunque algunas teorías apuntan a que los orígenes podrían ser mesopotámicos, hay discusión en este aspecto porque otras fuentes lo atribuyen a una evolución del postre romano placenta e incluso algún historiador ha querido ver orígenes mongoles en la palabra baklava.

Aunque una vez extendida su presencia en la cocina otomana, durante la Edad Media, se considera que la forma actual nació alrededor del s. XV, donde era un postre asociado con un cierto nivel económico y destinado a clases acomodadas y dominantes. En Grecia, donde también es un postre tradicional, se elabora con 33 capas de masa filo, en honor a la edad de Cristo cuando fue crucificado.

El baklava más clásico es el que se elabora con una pasta de pistacho. Aún así, existen otros rellenos que para ser diferenciados se suelen preparar con formas diferentes. Si el baklava de pistacho suele ser cuadrado, para las nueces suele ser romboide y en forma de rollito para los anacardos. Es una forma de diferenciar el relleno simplemente a primera vista.

La masa filo o phyllo

masa filo

La masa filo se elabora únicamente con harina y agua, aunque ocasionalmente puede incorporar un poco de sal y de grasa. La formulación pura contiene unas 40 partes de agua por cada 100 de harina. En este sentido es una masa dura que exige una preparación concienzuda y que conlleva trabajo. Sobre todo porque inicialmente hay que formar el gluten a base de trabajo mecánico, o sea amasado y tras un reposo de varias horas viene una segunda fase: conseguir un grosor milimétrico de la misma tras el amasado, reposo y finalmente aplanado de la misma. De hecho, el nombre phyllo deriva de la palabra griega que significa hoja y es una masa semi-transparente que tiene 0.1mm de espesor.

Es por ello que en general su producción no se realiza en casa y se adquiere en los comercios con láminas separadas con almidón de maíz y con protección en bolsas plásticas que ayudan a que no se seque rápidamente cuando la queremos utilizar. En el caso de los baklava tipo nido, se utiliza la pasta kataifi, una variante donde la pasta está en forma de hilos finísimos.

Receta tradicional de baklava de pistacho

receta tradicional baklava

Ingredientes:

  • 100 g de mantequilla
  • 350 g de pistachos pelados y triturados
  • 60 g de azúcar
  • 200 g de miel
  • 1 chorrito de zumo de limón
  • 1 cucharadita de canela molida
  • 150 ml de agua
  • 18 o 20 láminas grandes de pasta filo

Elaboración:

- Prepara el relleno mezclando los pistachos triturados con el azúcar y la canela.

- Funde la mantequilla y déjatela preparada con un pincel para ir untando. En un molde de horno rectangular, pinta el fondo y paredes con mantequilla y pon dos capas de masa filo. Pinta de nuevo con mantequilla y repite la operación con dos capas más de masa y pintando cada vez. Es decir, en total, 6 capas pintando con mantequilla cada dos de ellas. Rellena con la mitad de la pasta de pistachos.

- Volvemos a realizar la operación de poner 6 capas de masa filo pintando cada dos de ellas con mantequilla. Rellenamos con el resto de la masa de pistachos.
Terminamos con otras 6 u 8 capas de masa filo de nuevo pintadas con mantequilla. Corta el baklava en rectángulos y hornéalo a 180ºC en horno pre-calentado durante unos 25 o 30 minutos.

- Prepara un almíbar con la miel, un chorrito de zumo de limón y el agua. Hierve esta mezcla durante unos cinco minutos. Al sacar del horno los baklava, riega por encima con el almíbar de miel y deja enfriar. Marca de nuevo las líneas de corte para empezar a separar cada unidad. Espolvorea por encima con pistacho muy triturado, casi que parezca harina.

Receta baklava de nueces

baklava de nueces

Ingredientes:

  • 100 g de mantequilla
  • 350 g de nueces triturada y peladas.
  • Unas cuantas nueces peladas para decorar
  • 60 g de azúcar
  • 200 g de miel
  • 1 chorrito de zumo de limón
  • 1 cucharadita pequeña de clavo molido
  • 150 ml de agua
  • 18 o 20 láminas grandes de pasta filo

Elaboración:

- Prepara el relleno mezclando las nueces trituradas con el azúcar y el clavo molido

- Funde la mantequilla y déjatela preparada con un pincel para ir untando. En un molde de horno rectangular, pinta el fondo y paredes con mantequilla y pon dos capas de masa filo. Pinta de nuevo con mantequilla y repite la operación con dos capas más de masa y pintando cada vez. Es decir, en total, 6 capas pintando con mantequilla cada dos de ellas. Rellena con la mitad de la pasta de nueces.

- Volvemos a realizar la operación de poner 6 capas de masa filo pintando cada dos de ellas con mantequilla. Rellenamos con el resto de la masa de relleno.

- Terminamos con otras 6 u 8 capas de masa filo de nuevo pintadas con mantequilla. Corta el baklava en rombos, pon en cada rombo media nuez pelada y hornéalo a 180ºC en horno pre-calentado durante unos 25 o 30 minutos.

- Prepara un almíbar con la miel, un chorrito de zumo de limón y el agua. Hierve esta mezcla durante unos cinco minutos. Al sacar del horno los baklava, riega por encima con el almíbar de miel y deja enfriar. Marca de nuevo las líneas de corte para empezar a separar cada unidad.

Receta baklava con anacardos y pasta kataifi

baklava con anacardos

Ingredientes:

  • 100 g de mantequilla
  • 200 g de anacardos pelados y triturados
  • 60 g de azúcar
  • 200 g de miel
  • 1 chorrito de zumo de limón
  • 1 cucharadita pequeña de canela
  • 150 ml de agua
  • Pasta kataifi

Elaboración:
- Mezcla los anacardos triturados con el azúcar y la canela.

- Consigue una bandeja de moldes individuales (como flaneras) donde puedes ir acomodando pasta kataifi untada en mantequilla fundida, formando nidos individuales. Rellena cada nido con el relleno de anacardos hasta la mitad y termina con otros dos tapando el nido.

- Hornea a 180ºC unos 15 minutos, con cuidado de que no se quemen.

- Prepara un almíbar con la miel, un chorrito de zumo de limón y el agua. Hierve esta mezcla durante unos cinco minutos. Al sacar del horno los baklava, riega por encima con el almíbar de miel y deja enfriar.

10 postres para disfrutar con la nata

10 postres para disfrutar con la nata
10 postres para disfrutar con la nata
Food Trucks
Desactivado

La nata se puede montar, se puede cocer, se puede cuajar. La nata es un tesoro láctico que da mucho juego y convierte nuestros postres en un juego goloso de cremosidad seductora. Tiene muchísimo potencial y te traemos ideas para sacarle partido a base de incorporarla a pasteles, mousses y otros postres.

Ten en cuenta, eso sí, que si necesitas montarla tiene que ser nata con un 35% de materia grasa y siempre en frío, porque si no es así, no montará. Y montarla es una de las mejores cosas que le puede pasar a la nata, porque es fácil y sencillo, con este simple gesto mecanizado estamos incorporando aire y aligerando la textura sin perder ninguna otra cualidad. Dale caña a la nata, es un tesoro barato, gustoso y muy fácil de utilizar.

Pastel de nata estilo Tarta Napoleón

pastel-nata

Ingredientes:

  • Planchas de bizcocho
  • 300 g de nata montada de pastelería (no sirve la envasada)
  • 100 ml de huevo liofilizado
  • 5 cucharadas de zumo de lima
  • 100 g de azúcar glas o 10 cucharadas de miel
  • Ralladura de piel de lima
  • Almendra molida
  • Hojas de menta y unos cuantos arándanos

Elaboración:
- Corta las planchas de bizcocho lo más finas y delgadas que puedas. Mezcla la nata montada de calidad con el huevo liofilizado y el zumo de limón. Con cuidado para que no baje, integra los elementos y añade el azúcar glas hasta formar una nata aromatizada.

- En un molde, ves poniendo capas de bizcocho cortadas muy finas intercalando en cada una la nata aromatizada. Termina espolvoreando por encima un poco de almendra molida. Deja reposar en la nevera unas cuantas horas para que asiente y corta las porciones. Termina con unas hojas de menta, ralladura de lima y arándanos por encima.

Mousse rápida de limón

mousse-limón

Ingredientes:

  • 300 g de nata montada
  • 15 cucharadas de leche condensada
  • Zumo de medio limón
  • Zumo de media lima
  • Las ralladuras de piel de lima y de limón

Elaboración:
- Mezcla la leche condensada y los zumos. Incorpora por tandas a la nata montada, mezclando delicadamente con movimientos suaves y envolventes.

- Pon en recipientes individuales y deja reposar tapados en la nevera. Antes de servir, añade las ralladuras de piel por encima.

Tiramisú de mousse de nata

tiramisú-nata

Ingredientes:

  • 200 ml de nata para montar (35% MG)
  • 300 g de queso mascarpone
  • 6 o 7 cucharadas de leche condensada
  • Medio vaso de café con azúcar
  • Cacao en polvo
  • Bizcochos de tipo soletilla

Elaboración:
- Pon los bizcochos a remojar con el café. Mientras se hidratan monta la nata y mezcla cuidadosamente con el queso mascarpone. Incorpora la leche condensada hasta que quede homogéneo.

- Pon en vasitos trozos de bizcocho y cubre con la mezcla cremosa. Termina con cacao en polvo y deja reposar en la nevera un mínimo de 2 horas.

Cremoso de plátano con crumble rápido

cremoso-plátano

Ingredientes:

  • 3 o 4 plátanos
  • 200 ml de nata para montar (35% MG)
  • Unas cucharadas de azúcar en polvo
  • Unas cuantas galletas crujientes

Elaboración:
- Pela los plátanos y córtalos en rodajas. Tritúralos junto un chorrito de nata y el azúcar para que forme una crema que se pueda mezclar con facilidad con la nata montada.

- Monta la nata hasta el punto de semi-montada. Mezcla con el puré de plátano. Machaca las galletas y forma capas de galleta y del cremoso de plátano en recipientes individuales. Guarda en la nevera, pero procura no tardar muchas horas en servir para que la galleta no pierda su crujiente.

Panna Cotta con menta y moras

panna-cotta

Ingredientes:

  • 200 ml de nata líquida
  • 2 hojas de gelatina
  • 1 manojito de menta fresca
  • 80 g de azúcar glass
  • Un buen puñado de moras

Elaboración:
- Hidrata la gelatina en agua fría. Limpia y pica hojas de menta, añádelas a la nata junto al azúcar y ponlos a calentar en un cazo a fuego suave.

- Cuando rompa a hervir separa del fuego, deja infusionar y cuela. Añade la gelatina y remueve para que se funda y mezcle.

- Reparte en vasitos y pon en la nevera a cuajar. Sirve frío con un puñado de moras por encima.

Batido de caramelo con nata

batido-caramelo

Ingredientes por persona:

  • 1 bola de helado de nata
  • Medio vaso de leche
  • 50 ml de nata líquida para montar (35% MG)
  • Caramelo líquido

Elaboración:
- Mezcla el helado con la leche y bate hasta formar una crema. Añade un chorro de caramelo hasta que quede la mezcla a tu gusto.

- Monta la nata y pon el batido en un vaso coronado por nata. Termina con un poco de ralladuras de chocolate.

- Si te sientes juguetón, prueba a poner un chorrito de café en la mezcla del batido, ya verás.

Tarta pavlova individual

tarta-pavlova

Ingredientes:

  • 200 ml de nata líquida (35% de MG)
  • Unas cucharadas de confitura de fresa
  • 80 g de queso crema

Para el merengue:

  • 4 claras de huevo
  • 150 g de azúcar glass
  • 1 chorrito de zumo de limón

Elaboración:
- Montamos el merengue con unas varillas elécticas mezclando el azúcar y el zumo de limón cuando esté semi-montado. Ponemos en una bandeja de horno unos círculos o nidos con hueco en el medio y si podemos formando unos piquitos en la corona exterior. Es estos huecos del centro será donde irá el relleno de nata.  Horneamos a fuego suave (unos 100ºC) durante unos 50 minutos o una hora.

- Montamos la nata y añadimos la mermelada y el queso crema para formar un conjunto homogéneo. Rellenamos los huecos de los nidos de merengue y cubrimos con unas fresas o frutos rojos confitados.

Milhojas de fresas con nata

milhojas-fresas

Ingredientes:

  • Planchas de hojaldre
  • Fresas de temporada (puedes usar también otras frutas, claro)
  • Nata para montar (35% de MG)
  • Crema inglesa o natillas para mezclar con la nata

Elaboración:
- Corta el hojaldre en rectángulos y ponlos sobre un papel vegetal en una bandeja de horno. Cubre con otro papel de horno y pon un peso encima para que el hojaldre no suba (por ejemplo, otra bandeja de horno). Hornea a unos 180-200º C por 15 minutos. Si aún no han dorado, dales cinco minutos más.

- Monta la nata y mezcla con la crema inglesa o las natillas para formar una crema aún más aérea y rica. Con el hojaldre ya frío, monta capas de nata. Las fresas las puedes pasar un minuto por un cazo con almíbar o dejarlas simplemente al natural. Espolvorea por encima con azúcar glass en el momento de servir.

Café frappé con nata montada

cafe-frappe

Ingredientes:

  • 100 ml de nata líquida para montar (35% MG)
  • 1 vasito de café por persona
  • 2 cucharadas de azúcar 
  • 1 vaso de leche por persona
  • Hielo picado

Elaboración:
- Monta la nata. En un procesador tipo vaso americano, pon la leche, el azúcar y el café.

- Mezcla bien y añade luego el hielo picado. Mezcla suavemente sin que el hielo se rompa y sirve en vasos largos.

- Termina con nata montada y un poco de sirope de chocolate (opcional).

Bizcocho de cacao y yogur con nata de mandarina

bizcocho-mandarina

Ingredientes:

  • 3 huevos
  • 1 yogur natural sin azúcar
  • 60 g de cacao natural en polvo
  • 1 sobrecito de levadura química
  • 1 medida de yogur de aceite de girasol
  • 2 medidas de yogur de azúcar
  • 3 medidas de yogur de harina
  • 300 ml de nata para montar (35% de MG)
  • Ralladura de piel de 5 mandarinas

Elaboración:
- Prepara un bizcocho clásico del yogur mezclando los huevos con el azúcar y batiendo hasta que se cree una crema homogénea. Añade el aceite y cuando esté integrado, añade también la levadura, el cacao en polvo y la harina (en tres tandas), tamizando antes de incorporarla para evitar grumos.

- Cuando tienes la mezcla lista, ponla en dos moldes rectangulares y cocina a horno bajo durante unos 40 minutos a 180 grados. Lo ponemos en dos moldes para que no se haga un bizcocho muy alto, ya que la gracia es servirlo con otra capa por encima de nata con aroma de mandarina.

- Para la nata, infusiona la ralladura de 5 o 6 mandarinas en un cazo con la nata líquida. Lleva a ebullición y retira del fuego. Deja reposar y cuela tras unos minutos. Ahora que tienes la nata con aroma a mandarina, puedes añadir si quieres un chorrito de curaçao o algún licor que te guste y montar la nata. Si la quieres dulce, añade también unas cucharadas de azúcar glass.

- Sirve el postre con el bizcocho de cacao en la base y una buena capa de nata aromatizada por encima y unos gajos de mandarina.

Merlitón, un singular y laborioso dulce de Ordizia

Autor
Merlitón, un singular y laborioso dulce de Ordizia
Merlitón, un singular y laborioso dulce de Ordizia
Food Trucks
Desactivado

Pese a que no sea una receta propia de la pastelería Unanue de Ordizia, en Gipuzkoa, el Merlitón es hoy en día una de las ‘pequeñas’ especialidades de la casa. No en vano, en esta casi centenaria pastelería, abierta el 29 de junio de 1934 inicialmente bajo el nombre de ‘La Confianza’ por el repostero Antonio Unanue junto a su mujer Cristina Insausti, lo ofertan desde el primer día. A Antonio le encantaba dicho postre, por lo que lo elaboraba diariamente y se esforzaba por promocionar así como mantener en el mostrador de su establecimiento siempre; hasta hoy. El Merlitón ahí sigue; desde 1934.  

¿De dónde surge este dulce? Todo arranca a principios del siglo XX, cuando Antonio Unanue, natural de la casa solariega ‘Zabale’ de Ordizia, se quedó huérfano a los catorce años. Su tutor le ofreció dos salidas posibles: ser pastelero o mecánico; profesiones ambas con una gran salida laboral entonces. Fue así como el fundador de lo que actualmente es la pastelería Unanue hizo sus pinitos reposteros en la pastelería Imaz de su localidad natal.

Posteriormente, Antonio fue adquiriendo más conocimientos en diversos obradores de Gipuzkoa, hasta que saltó a San Sebastián, donde se hizo con la receta del Merlitón. Corrían los años veinte, plena ‘Belle Epoque’ en la ciudad, unos tiempos que marcaron el carácter de la ciudad así como de su arquitectura y gastronomía, con lo que el joven Unanue aprendió el oficio de los mejores cocineros así como pasteleros de Europa. De hecho, en la capital guipuzcoana se reunía la nobleza europea de aquella época y esta venía con los mejores restauradores y reposteros.

Se desconoce el origen del nombre de este dulce, pero en la pastelería aseguran que lo denominan así desde que abrieron sus puertas. Dicen que puede ser la evolución de otro nombre, de otra palabra, pero toda esta información se ha perdido. Lo que únicamente se sabe es que en el citado local son Merlitones desde que arrancó su negocio. Ni rastro de las raíces del nombre original.

Actualmente existen dulces parecidos, tales como el conocido pastel de arroz o el pastel de Belem portugués. Estos se pueden hallar fácilmente en distintos locales, pero exactamente el Merlitón es más complicado de encontrar en las pastelerías vascas.  

Melitón

Especialidad diaria y popular

Dicho producto es uno de las especialidades diarias de la pastelería Unanue, uno de sus clásicos desde el principio. Con un importante peso en las ventas del negocio, lo elaboran todos los días en abundancia. Aproximadamente, de entre los pasteles que se ofertan diariamente, el Merlitón supone un 10% de su producción. La clientela lo consume, además, de muchas formas como, por ejemplo, de postre, como acompañamiento al café o incluso como merienda.

Tiene, además, el añadido de que vale para llevarlo como obsequio a una comida o una visita por tratarse de un producto singular y diferente. No en vano, parte de su éxito puede radicar en que es un postre que, además, dura algo de tiempo, es decir, aguanta un par de días en perfecto estado, por lo que puede considerarse también un dulce ‘de viaje’, ideal para turistas. Asimismo, su singularidad también lo hace único en Gipuzkoa.

Laboriosa elaboración artesanal

De todos modos, cabe destacar que su elaboración no es nada sencilla, ya que da mucho trabajo. Se trata, en concreto, de una tartaleta de hojaldre rellena de una especie de crema cocida. Se elabora manualmente, de forma artesana, una a una en el obrador de Unanue, a partir de un molde que forran de hojaldre con los siguientes ingredientes: mantequilla, huevo, azúcar, leche y vainilla.

Han transcurrido más de ocho décadas y el Merlitón sigue intacto, resistiendo al paso del tiempo y de las gentes. De hecho, las nuevas generaciones también han apostado por él y la receta original no se ha modificado ni un ápice. Actualmente, por tanto, ahí sigue, en su mostrador, todos los días, como un dulce símbolo de Ordizia.