¿TIENES MÁS DE 18 AÑOS?
Google+
Pollo frito, seis recetas del mundo para saltarse la dieta
Propuestas Gastronómicas  

Pollo frito, seis recetas del mundo para saltarse la dieta

Laia Antúnez 25/11/2020

Con su corteza dorada y crujiente, el pollo frito es probablemente uno de los placeres más jugosos y adictivos que conocemos. Algunas cadenas de comida rápida estadounidenses le han dado fama mundial pero lo cierto es que este plato está presente en el recetario tradicional de muchos países desde hace décadas. Sin miedo al exceso de calorías, estas seis recetas nos invitan a pringarnos las manos y a saborear el pollo frito de maneras bien diferentes.

Es un plato tan popular en la cocina de Estados Unidos que, cada 6 de julio, el país celebra el Día Nacional del Pollo Frito. El recetario norteamericano es amplio, pero son muchos los países que también cuentan con sus propias recetas para elaborarlo: el Har Cheong Gai de Singapur, el Ayam Goreng de Indonesia, el Dakgangjeong de Corea del Sur, etc. Los adobos para marinar el pollo y las salsas que le acompañan marcan la diferencia, pero la verdadera clave del éxito radica en conseguir que el pollo frito quede crujiente por fuera y tierno por dentro. Los trucos: rebozarlo justo antes de freír para que no se humedezca, freírlo a fuego medio y, posteriormente, dejarlo reposar sobre una rejilla metálica para que elimine el exceso de aceite y quede menos grasiento.

Pollo frito al estilo japonés (Karaage)

Pollo Karage

Es uno de los bocados imprescindibles en las típicas cajas bento que los japoneses utilizan para almorzar fuera de casa, perfecto para comer con palillos o con los dedos. Este pollo se marina con sake, salsa de soja y jengibre consiguiendo así un combo de sabores dulces, salados y ese quinto sabor tan japonés conocido como umami. Para conseguir su textura extremadamente crujiente, el truco pasa por rebozarlo con fécula de patata.

Ingredientes:

500 g de muslos de pollo deshuesados con piel, 1 cucharada de sake, 1 cucharadita de azúcar, 2 cucharadas de salsa de soja, 1 cucharada de jengibre rallado, 1 huevo batido, 50 g de fécula de patata y aceite para freír. 

Elaboración:

- En un bol grande, mezclar bien el pollo, cortado a dados, con el sake, el azúcar, la salsa de soja y el jengibre. Se le puede añadir un diente de ajo picado (opcional).

- Cubrir con papel film y dejar marinar en la nevera entre una y cuatro horas.

- En un bol, mezclar el huevo y la fécula de patata. Introducir los trozos de pollo y rebozarlos de manera uniforme.

- Calentar el aceite en una sartén de fondo grueso a 170º C y freír el pollo, por tandas, a fuego medio hasta que esté dorado.

- Retirar con una espumadera y escurrir sobre una rejilla de metal, para que el pollo se mantenga crujiente más tiempo. Dejar reposar unos minutos antes de servir.

Pollo Kiev

Pollo Kiev

Existen muchas teorías sobre el origen ruso o francés de esta receta, pero lo cierto es que es muy popular en la cocina de Ucrania y de Estados Unidos, y cuenta con versiones alrededor del mundo como las polonesas chuletas Pozharsky. Se utiliza un filete de pollo que, tras ser golpeado con un mazo, se enrolla alrededor de una porción de mantequilla de hierbas (se puede substituir por queso), se empana y se fríe. La misma mantequilla sirve como condimento, así que un poco de jugo de limón o de ensalada serán suficientes para acompañar la carne.

Ingredientes:

2 pechugas de pollo, 6 cucharadas de mantequilla, 2 dientes de ajo, 1 clavo, 3 cucharadas de eneldo picado, 4 cucharadas de perejil picado, 3 huevos, 200 g de harina, 300 g de pan rallado, chile en polvo, sal, pimiento y aceite para freír. 

Elaboración:

- En un bol, agregar la mantequilla, el eneldo, el perejil, el clavo triturado y el ajo picado. Sazonar con sal, pimienta y añadir una pizca de chile en polvo. Mezclar bien con la ayuda de un tenedor.

- Envolver esta mezcla en una bolsa para congelar y darle forma de cilindro de aproximadamente 10-12 cm de largo. Colocar en el congelador durante una hora.

- Colocar las pechugas de pollo cortadas en filetes entre dos hojas de papel film, golpear con el lado liso de un mazo y aplanar hasta obtener un grosor de 5-6 mm. Sazonar con sal y pimienta.

- Sacar la mantequilla del congelador y cortarla en trozos iguales.

- Colocar una porción de mantequilla en el centro de cada trozo de filete de pollo, envolver dándole una forma elíptica. Enfriar en el congelador durante 30 minutos.

- Retirar del congelador y rebozar cada filete de pollo, primero en harina, luego con huevo batido y finalmente con pan rallado.

- Calentar una gran cantidad de aceite en una sartén profunda hasta 170°C y freír los filetes rellenos empanados hasta que estén dorados.

- Mientras, precalentar el horno a 200°C. Colocar los filetes fritos en una fuente y hornear durante 15-25 minutos, dependiendo del grosor del pollo.

- Se puede acompañar con puré de patatas (opcional).

Pollo frito con gofres estilo sureño

Pollo Gofres

Aunque se puede comer a todas horas, no puede faltar en un buen brunch reconstituyente: filete de pollo frito, con hueso o en tiras, dispuesto sobre unos buenos gofres y regado con sirope de arce. Un chute de energía, dulce y salado a la vez, que aparentemente tiene sus orígenes en la gastronomía del sur de los Estados Unidos, aunque haya voces que discrepen. El plato se popularizó en California en la década de 1970 y actualmente es un buen ejemplo de comfort food para los americanos, esos alimentos reconfortantes, a menudo ricos en calorías y carbohidratos, que tienen un fuerte componente nostálgico.

Ingredientes:

Para el adobo: 2 pechugas de pollo deshuesadas y sin piel, 1 taza de suero de leche, 1/2 cucharadita de sal, 1/2 cucharadita de pimienta y 2 cucharadas de salsa picante. Para freír el pollo: 1 taza de harina, 1/2 taza de harina de maíz, 1 cucharadita de pimentón ahumado, una pizca de pimienta de cayena, 1/2 cucharadita de sal, 1/4 de cucharadita de pimienta negra, 1 taza de suero de leche y aceite para freír. Para los gofres: 1 taza de harina de maíz amarilla, 1 taza de harina, 2 cucharaditas de levadura, 1/2 cucharadita de bicarbonato de sodio, 1/4 de cucharadita de sal, 2 tazas de suero de leche, 2 huevos, 1/4 taza de sirope de arce, 4 cucharadas de mantequilla derretida y 1 cucharada de cebollino picado. 

Elaboración:

Para el adobo:

- Envolver las pechugas en papel film y machacar con el lado plano de un mazo de carne hasta que tenga un grosor uniforme. Reservar.

- En una bolsa con cierre hermético, agregar el suero de leche y la salsa picante, sellar la bolsa y combinar bien los ingredientes.

- Sazonar las pechugas de pollo con sal y pimienta y añadirlas a la bolsa. Dejar marinar el pollo en la nevera durante toda la noche.

Para freír el pollo: 

- Sacar el pollo del frigorífico 30 minutos antes de empezar a freír.

- En un tazón, mezclar las harinas, el pimentón, la pimienta de cayena, la sal y la pimienta negra. En otro tazón, colocar el suero de leche.

- Secar el pollo con papel absorbente y cortarlo en tiras anchas.

- Sumergir las tiras en la mezcla de harina, después en el suero de leche y nuevamente en la harina.

- En una sartén con aceite caliente a 170º C, freír las tiras por lotes, volteando de vez en cuando hasta que el pollo esté crujiente y dorado.

- Disponer el pollo sobre una rejilla y colocarla en el horno para mantenerlo caliente.

Para los gofres:

- En un bol grande, mezclar las harinas, la levadura, el bicarbonato de sodio y la sal. Batir y reservar.

- En un tazón más pequeño agregar el suero de leche, los huevos, la mantequilla y el jarabe de arce. Batir hasta que estén mezclados. Incorporar al bol de la harina y mezclar hasta que todos los ingredientes se combinen.

- Calentar la plancha para gofres y untar las rejillas con mantequilla derretida. Verter la masa y hornear entre 5-7 minutos hasta que los gofres estén dorados. Repetir la operación hasta terminar la masa.

- Para servir, colocar el pollo sobre los gofres y acompañar con sirope de arce, cebollino y queso rallado (opcional).

Pollo frito con pasta de gambas (Har Cheong Gai)

Pollo frito con pasta de gambas

Una receta habitual en los puestos callejeros y en los restaurantes de comida casera de Singapur. Allí el pollo frito se hace marinado con una pasta de gambas secas, habitual también en países como Malasia, Tailandia y Filipinas, que se rebaja con vino Shaoxing, un vino de arroz fermentado, y que le aporta su característica textura crujiente. Es tan sabroso que se come solo, con las manos o con palillos, aunque se puede acompañar con salsa de chile dulce.

Ingredientes:

1 kg de muslitos y alitas de pollo, 3 cucharadas de pasta de gambas, 2 cucharaditas de azúcar, 2 cucharadas de aceite de sésamo, 2 cucharada de salsa de soja, 3 cucharadas de vino de Shaoxing, 1 cucharadita de pimienta blanca, 80 g de harina común, 80 g de fécula de patata, 100 ml de agua, 1 huevo, 1/4 de cucharadita de bicarbonato de sodio y 1/4 de cucharadita de levadura en polvo.

Elaboración:

- En un tazón, mezclar la pasta de gambas, el azúcar, el aceite de sésamo, la salsa de soja, el vino y la pimienta.

- Agregar los trozos de pollo y mezclar hasta que estén bien cubiertos con este adobo.

- En otro tazón, mezclar la harina, la fécula, el agua, el huevo, el bicarbonato y la levadura y revolver con una cuchara o un batidor hasta que quede una masa suave y sin grumos.

- Agregar la masa de rebozado al pollo en adobo y revolver hasta que esté bien combinado.

- Cubrir con papel film y refrigerar durante toda la noche o hasta dos días.

- Llenar un wok o una sartén con unos tres centímetros de aceite y calentarlo a 180ºC.

- Freír las piezas de pollo en tandas de cinco, ir separando las piezas con la ayuda de unos palillos de madera para evitar que las piezas se peguen.

- Después de un minuto, bajar el fuego y seguir cocinando durante otros cinco minutos o hasta que las piezas de pollo estén bien doradas.

- Retirar con una espumadera y escurrir sobre una rejilla de metal, para que el pollo se mantenga crujiente más tiempo.

- Servir caliente, con jugo de limón recién exprimido o salsa de chile dulce (opcional).

Pollo frito estilo Kerala

Kerala

Especiado y picante, existen distintas maneras, según las regiones, de preparar este pollo habitual en el recetario de la cocina del sur de la India. Pero en la mayoría de ellas el pollo se marina con chile kashmiri y con Garam Masala, una combinación de especias originaria del norte del país que se utiliza para condimentar todo tipo de platos de carnes, pescados, mariscos y verduras. Después, se fríe en aceite y se sirve con cebollas en rodajas y una rodaja de limón. 

Ingredientes:

6 muslos de pollo, 1 cucharada de jugo de limón, 4 cucharadas de yogur, 2 cucharadas de polo de chile kashmiri, ½ cucharadita de cúrcuma, 1 cucharada de cilantro en polvo, 1 cucharadita de pimienta negra en polvo, 2 cucharadas de pasta de ajo y jengibre triturados, 1 cucharadita de Garam Masala, 1 cucharada de jugo de limón, aceite para freír y sal.

Elaboración:

- Retirar la piel de los muslos de pollo y lavarlos bien. Remojarlos en agua con una cucharada de jugo de limón durante unos cinco minutos. Escurrir los muslos y reservar.

- Preparar un adobo con el yogur, todas las especias y el jugo de limón y utilizarla para marinar los muslos de pollo.

- Hacer varios cortes profundos en la parte carnosa del muslo para que la mezcla penetre mejor. Dejar el pollo marinando durante 24 horas en el refrigerador.

- Sacar el pollo de la nevera 30 minutos antes de cocinarlo.

- Calentar el aceite en una sartén alta e incorporar los muslos de pollo. Freírlos en diversas tandas, a fuego medio y volteando con frecuencia, hasta que todos los lados estén bien dorados y crujientes. Escurrir sobre papel absorbente.

- En el mismo aceite freír algunas hojas de curry y guindillas verdes y utilizarlas para decorar (opcional).

Alitas de pollo picantes al estilo Buffalo

Buffalo

Se dice que el primer plato de alitas picantes se sirvió en 1964 en un establecimiento familiar en Buffalo llamado Anchor Bar. Sea cual sea su origen, las Buffalo Wings son alitas de pollo fritas que se bañan en una potente salsa picante que tiene como base la mantequilla fundida. Perfectas como un snack o para un aperitivo, y con un irresistible sabor, conviene comerlas con moderación por su alto contenido calórico. Una receta típicamente estadounidense que se suele acompañar con bastones de apio y salsa de queso azul.

Ingredientes:

12 alitas de pollo, 200 g de salsa picante, 100 g de mantequilla, 1y ½ cucharadita de chile molido, 1 y ½ cucharadita de pimentón, 1 cucharadita de ajo en polvo, 100 g de harina, 1 chorrito de vinagre, 1 cucharadita de harina de maíz, sal, pimienta, azúcar, aceite para freír

Elaboración:

- Colocar las alitas, previamente cortadas, en un bol. Salpimentar y añadir la harina, una cucharadita del pimentón y otra de chile.

- Remover bien con las manos para que las alitas se impregnen de la mezcla y enfriar en la nevera durante un par de horas.

- Calentar abundante aceite en una sartén y freír las alitas, en diversas tandas, alrededor de diez minutos o hasta que estén doradas. Dejar reposar sobre una rejilla para eliminar el exceso de aceite.

- Para preparar la salsa Buffalo Wings, colocar la mantequilla en un cazo y derretirla a fuego suave. Incorporar la salsa picante, una pizca de azúcar, el chorrito de vinagre, la cucharadita de ajo en polvo, una cucharadita de pimentón, otra cucharadita de chile y la harina de maíz. Remover hasta integrar todos los ingredientes y cocinar a fuego suave unos diez minutos.

- Servir el pollo con la salsa por encima.

Galeria

Galeria

Añadir nuevo comentario

Texto sin formato

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de correos electrónicos y páginas web se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.