ajoblanco

El melón, un placer exquisito, refrescante y divertido

El melón, un placer exquisito, refrescante y divertido
El melón, un placer exquisito, refrescante y divertido
Food Trucks
Desactivado

El melón se presta a un gran abanico de recetas. Con esta fruta puedes preparar desde un aperitivo hasta un entrante, un postre o una bebida. Sus posibilidades culinarias son de lo más variadas, aunque por sí solo ya gusta a prácticamente todos los niños. El simple hecho de darle un mordisco a una tajada de melón ya les resulta divertido. Sin duda, una manera lúdica de asegurarse que tomen una pieza de fruta al día, de las cinco recomendadas junto con las verduras.

Cerca del 90 % del contenido del melón es agua. Eso lo convierte, junto con la sandía, en una de las frutas más hidratantes y ligeras, ideales para los días más calurosos del año o para después de practicar deporte. Gracias a su elevada cantidad de agua, contiene muy pocas calorías (solo 37 Kcal por 100 gramos), así como muy pocos azúcares (solo un 20 %). En cuanto a propiedades, aporta potasio (la mitad que el plátano), fósforo, magnesio y calcio (aunque no se absorbe como los lácteos), además de vitaminas A, C y E.

¿Qué melón compro?

En la frutería puedes encontrar muchos tipos de melón. Los más comunes en España son los siguientes:

- Melón piel de sapo: también conocido como Piñonet, con forma ovalada, corteza verde con manchas oscuras y pulpa blanca, en ocasiones rugosa. Sus rodajas son muy alargadas.

Melón piel de sapo

- Melón cantalupo: también llamado “melón francés” o “Charentais”, con forma de globo, corteza de color verde amarillento y pulpa anaranjada. Apreciado por su aroma, sabor dulce y textura compacta.

Melón cantalupo

- Melón galia: de forma redondeada, corteza verde que se torna amarilla cuando madura y con un reticulado fino, y pulpa blanca verdosa. Apreciado por su sabor dulce y aromático y textura acuosa.

 Melón galia

- Melón Honey Dew: de forma alargada o redondeada, corteza verde amarillenta y pulpa amarilla pálida o verde. Es muy jugoso y dulce, pero poco aromático.

Melón Honey Dew

- Melón amarillo: también llamado de Canarias, su tamaño es bastante pequeño y puede adoptar distintas formas (asurcada, ovalada y redonda); de corteza lisa y amarilla y pulpa de color blanco cremoso. Apreciado por su sabor dulce agradable y jugosidad.

Melón amarillo

- Melón tendral: con forma ovalada, corteza verde oscura, gruesa y rugosa y pulpa blanca y compacta. Lo encontrarás en invierno (de noviembre a enero).

 Melón tendral

Sorprende a tus comensales

Toma nota de estas recetas ricas, fáciles y saludables hechas con melón, propuestas que van más allá del tradicional melón con jamón serrano. Y recuerda que esta fruta prácticamente no necesita digestión, ya que pasa muy rápido al intestino.

Ajoblanco de melón

Ajoblanco de melón

Receta de Anna García en Cuina feliç (Columna)

Ingredientes (para 2 personas):

1 melón de piel de sapo, 4 dientes de ajo, 150 g de almendras crudas peladas, 50 ml de aceite de oliva, 250 ml de agua mineral, 1 cuchara de vinagre de manzana, 30 g de granos de granada para acompañar (opcional), sal.

Preparación:

- La noche antes, dejar en remojo las almendras.

- Poner agua a hervir en un cazo y escaldar los ajos enteros, previamente pelados. Retirarlos tras un minuto, enfriarlos con agua del grifo y volverlos a escaldar un minuto más. Repetir la operación una vez más.

- Volcar las almendras y el agua del remojo en el vaso de una batidora eléctrica, y triturarlas con los ajos, el vinagre de manzana, el aceite y una pizca de sal. Añadir el resto de agua mineral a medida que batimos hasta obtener una mezcla espesa y homogénea. Reservar.

- Pelar el melón, retirar los filamentos y las semillas, y cortar a trozos. Triturar con la batidora. Incorporar la preparación de las almendras y batirlo todo junto hasta obtener una crema de textura similar a un gazpacho.

- Reservar el ajoblanco en la nevera hasta el momento de servir. Decorar con granos de magrana.

Melón con agua de melón y menta

Melón con agua de melón y menta

Receta de David Andrés en De la alta cocina a tu casa (Planeta)

Ingredientes (para 4 personas):

3 melones verdes de tamaño mediano, 1 pepino, 10 hojas pequeñas de menta fresca, 1 limón, helado de limón.

Preparación:

- Abrir 2 melones por la mitad, vaciarlos de pepitas y sacar toda la carne hasta que las paredes interiores queden lo más lisas posibles, porque servirán de cuenco para presentar el plato.

- Con la carne, hacer dados de 2 o 3 cm y guardarlos en la nevera.

- Para preparar el agua de melón, abrir el melón verde restante y sacarle las pepitas. Cortarlo con piel en trozos de 5 cm, y triturarlo con la batidora junto a la piel del pepino, el zumo del limón y las hojas de menta. Batir mucho rato y con energía hasta conseguir que las pieles del melón y del pepino se trituren al máximo y den un color verde muy vivo.

- Filtrar el líquido resultante metiéndolo dentro de una superbag, bolsa de malla muy fina que deja pasar solo el agua transparente y retiene todos los sólidos. Conviene filtrar lentamente sin presionar, para obtener un agua muy verde y limpia.

- Para la presentación, llenar los melones vacíos con unos cuantos trozos de melón y regar con el agua de melón muy fría. Decorar con una bola de helado de limón y unas hojitas de menta fresca.

Brochetas de melón con salsa de caramelo

Brochetas de melón con salsa de caramelo

Receta de Karlos Arguiñano en 1.000 recetas de oro (Planeta)

Ingredientes (para 4 personas):

½ melón piel de sapo, 1 melón francés, 50 g de azúcar, 200 ml de nata, 1 yogur natural, hojas de menta (para decorar).

Preparación:

-Con ayuda de un saca-bolas, sacar bolitas de los melones. Ensartar 4 bolitas en cada palito de brocheta alternando los colores (2 blancas del melón piel de sapo-2 naranjas del melón francés).

-Poner el azúcar a calentar en una cazuela hasta que se funda y conseguir un bonito caramelo tostado. Agregar la nata y remover hasta que el caramelo y la nata queden perfectamente integrados. Reservar el tofe.

-Colocar el yogur en un bol y remover bien. Añadir el tofe y mezclar bien. Distribuir la crema en 4 recipientes y colocar encima las brochetas (2-3 por ración). Adornar con unas hojas de menta.

Del melón se aprovecha todo

¡No tires las pepitas! Con ellas puedes preparar un aperitivo muy nutritivo y rico en beta-carotenos, precursores de la vitamina A y antioxidantes. ¿Cómo? Muy fácil: retira todas las pepitas del melón, colócalas en una bandeja, tuéstalas en el horno y sazónalas o condiméntalas con la especia que más te guste. Con estos pequeños tesoros naturales también puedes preparar una horchata de melón típicamente mexicana:

Horchata de melón

Horchata de melón

Ingredientes:

1 melón pequeño, ½ litro de agua, 1 cucharada de sirope de agave.

Preparación:

- Corta el melón por la mitad. Retira las pepitas junto con la malla y colócalas en un vaso de batidora.

- Añade ½ litro de agua fría y bate a máxima potencia hasta conseguir una mezcla homogénea, 3 minutos aproximadamente. Introduce el sirope de agave y bate un poco más.

-Cuela la bebida por un colador muy fino. Consume preferiblemente al momento.

Presentaciones originales

Incluso puedes aprovechar la corteza del melón como recipiente para tus recetas. Los hay que con esta parte del melón crean originales cestas que luego llenan con bolas de melón, presentaciones en forma de flor que incluyen la pulpa comestible o rodajas en forma de corona. A nosotros, nos ha impresionado esta flor de melón que hemos visto en YouTube. ¿Te atreves a hacerla?

8 sopas y cremas frías para refrescar los días de calor

8 sopas y cremas frías para refrescar los días de calor
8 sopas y cremas frías para refrescar los días de calor
Food Trucks
Desactivado

Es difícil precisar quién elaboró la primera sopa fría, ni dónde, sin embargo, en muchos países hay ejemplos notables de esta exquisitez. Y contrariamente a lo que se podría pensar en un principio, no solo los países tropicales o mediterráneos cuentan con este tipo de preparaciones. Rusia elabora un popular y clásico borsch frío de remolacha, los daneses se deleitan con sopas frías de suero de leche, y los escandinavos en general también disfrutan de sus sopas frías de frutas como primer plato o postre. En el Mediterráneo, los griegos hacen una sopa fría de limón llamada Avgolemono. El yogur, el suero de leche y las hierbas y especias interesantes como la menta, el cardamomo, la canela, el hinojo, etc., realzan las sopas frías de Oriente Medio. Los países tropicales de todo el mundo utilizan sus exuberantes productos para confeccionar exóticas sopas frías de aguacate, coco, melón, extrañas verduras y pescado de todo tipo.

A algunos les resulta extraño el concepto de la sopa fría, solo hay que recordar a Batman (Michael Keaton en Batman Vuelve (1992, Tim Burton) quejándose a su mayordomo, Alfred, de que la sopa está fría cuando este le sirve una vichyssoise. Crema que se dice fue la favorita del cineasta Alfred Hitchcock.

La sopa fría siempre ha sido un entrante fabuloso que abre el apetito en cualquier comida estival. Lo principal que hay que recordar es que para ser buena la sopa fría debe estar muy fría, al igual que la sopa caliente debe estar muy caliente. Casi cualquier sopa que esté bien caliente está buena fría. Se trata de usar el horno lo menos posible y huir del calor.

Por si fuera poco, desde el punto de vista nutricional, las sopas y cremas frías ofrecen numerosas vitaminas, minerales y valiosos micronutrientes ya que no se pierden en el proceso de cocinado y se consume toda su esencia.

En nuestro país contamos con una serie de clásicos en estas preparaciones que no pueden faltar en la temporada estival como son el gazpacho, el ajo blanco, el salmorejo, la vichyssoise, de melón con virutas de jamón ibérico…de las que os hablaremos a continuación. Sin embargo, no queremos dejar de presentar algunas ideas originales que versionan estas sopas y cremas indispensables y nuevas y sabrosas creaciones con toques refrescantes y picantes para aprovechar al máximo los productos del verano.

Gazpacho

Ingredientes:
  • 3 kg tomates maduros
  • 1 pimiento verde
  • ½ pepino
  • ½ ajo
  • Una rebanada de pan (que nos haya sobrado del día anterior)
  • Aceite de oliva
  • Vinagre
  • Sal
  • Lavamos, pelamos y trituramos los tomates. A continuación, lavamos y cortamos el pepino y el pimiento quitando las semillas. Lo juntamos todo junto con el ajo y el pan y lo trituramos bien todo junto. Añadimos aceite, vinagre y sal al gusto. Así de fácil.

  • Me encantó la idea de añadir un toque de papaya para neutralizar el ácido del tomate que descubrí en un coqueto restaurante de la Habana Vieja en Cuba, “Cinco Sentidos,” el cual le da un toque delicioso. Muchos se decantan por sus versiones con sandía, remolacha, cereza… las posibilidades son infinitas.

  • Salmorejo

  • Es el primo hermano del gazpacho, solo que un poco más denso.

INGREDIENTES:
  • 1 kg tomates
  • 1 diente ajo
  • pan
  • sal
  • aceite y vinagre
  • huevos duros picados
  • jamón

Trituramos muy bien los tomates con el pan, el aceite, el vinagre, el ajo y la sal y los servimos con huevo picado y jamón.

Ajoblanco

En él las almendras son las absolutas protagonistas. Este plato ha conquistado a chefs de todo el mundo y no es de extrañar.

INGREDIENTES:
  • 240 g de almendras peladas
  • 150 gramos de pan duro
  • 600 ml. de agua fría
  • 4 dientes de ajo, picados en trozos
  • 200 ml. de aceite de oliva virgen extra
  • 2 cucharadas de vinagre

Dejamos el pan en remojo mientras tostamos las almendras. Batimos estos dos ingredientes añadiendo un poco de agua. Añadimos poco a poco más agua, el ajo, el aceite y el vinagre. Lo probamos y echamos sal al gusto. Cuando esté bien frío lo servimos en cuencos decorados con almendras tostadas y si nos animamos, con un toque de manzana o uvas.

Vichyssoise

El clásico de la gastronomía francesa ya forma parte de nuestra gastronomía veraniega.

INGREDIENTES:
  • 6 puerros grandes (utilizamos solo la parte blanca)
  • 3 patatas grandes
  • 1 cebolla
  • 250 ml de leche
  • 300 ml de caldo vegetal
  • 250 ml de nata líquida para cocinar
  • 50 gramos de mantequilla
  • 1 rama de perejil fresco
  • Sal
  • Lavamos y cortamos los tallos blancos del puerro y lavamos, pelamos y troceamos las patatas, mientras pochamos la cebolla en la sartén con mantequilla. Cuando esté dorada añadimos los puerros y 5 minutos más tarde las patatas.

A continuación, añadimos el caldo (puede que algún francés sufra un ataque al corazón con este tema, no obstante, el mismo le da un toque muy sabroso al plato) y lo dejamos cocinar media hora. Una vez cocinado vertemos la leche y lo trituramos finamente.

Por último, añadimos la nata y lo mezclamos bien.

La crema debe refrigerarse un mínimo de 6 horas. Muchos dicen que incluso sabe mejor al día siguiente. Se sirve con el perejil picado.

Nos encanta la combinación de sopa de melón y virutas de jamón, pero queremos ir un poco más allá:

Sopa fría de melón y lavanda

Cocinar con lavanda es una auténtica delicia. Simplemente hay que mezclar todos los ingredientes en la licuadora y servirla bien fría. 

Ingredientes para 2 porciones: 
  • 1 melón maduro grande, picado en trozos pequeño
  • ¾ taza de agua pura de coco
  • 2 cucharadas de jugo de limón, recién exprimido
  • ½ cucharadita de lavanda culinaria
  • Arándanos, coco rallado y hojas de menta para adornar
  • Igualmente se puede adornar con semillas de sésamo negro, semillas de cáñamo, crema batida de coco, virutas de cacao
  • Sopa de piña con zanahoria y jengibre

  • El toque de leche de coco le da una textura aterciopelada. Es una sopa ideal para los intolerantes al gluten y a los lácteos, la perfecta sopa fría de la dieta paleo. Zanahoria, jengibre y piña se unen en un sedoso mar naranja. Esta sopa vegana, baja en sodio, es sabrosa y saludable.

  • INGREDIENTES:
  • Medio kilo de zanahorias picadas
  • 1 cucharada de aceite de girasol
  • 5 cm de raíz de jengibre fresca pelada y rallada
  • 1 taza y media de leche de coco y almendras
  • 1 taza y media de jugo de piña
  • 1/4 cucharadita de pimienta blanca
  • Lavamos, pelamos y cortamos las zanahorias en trozos. Las trituramos en la licuadora. Calentamos el aceite en una sartén a fuego medio, añadimos las zanahorias y el jengibre rallado y lo salteamos durante 8 minutos. A continuación, añadimos le leche de almendras y coco, el zumo de piña y la pimienta. Se puede adornar con hojas de cilantro y semillas de sésamo negro para darle un toque diferente.

Gazpacho de macadamia frío con espárragos

Las dulces nueces de macadamia, tostadas para profundizar su sabor, dan una base cremosa a este original gazpacho frío con espárragos.

Ingredientes para 6 personas:
  • 3 tazas y media de nueces de macadamia crudas sin sal, tostadas
  • 300 ml de aceite de oliva
  • 170 gramos de pan de masa madre, sin corteza y picado en trozos grandes
  • 1 litro de agua helada
  • 2 cdas. de sal
  • 1 cda. de miel
  • Cáscara de 1 limón, más 175 ml de jugo
  • 2 dientes de ajo, cortados en rodajas finas
  • 60 gramos de cilantro picado, más hojas enteras para adornar
  • 1 chile pequeño, sin tallo, sin semillas y picado
  • 280 gramos de espárragos, recortados, pelados y cortados al bies en un grosor de 1cm y medio

Tostamos las nueces en una sartén a fuego medio-alto y las transferimos a una licuadora. Vertemos aceite en la sartén y cocinamos el pan hasta que esté dorado y crujiente, a continuación, lo dejamos enfriar y lo pasamos a la licuadora. Agregamos la mitad del agua y la sal, 1 cucharadita de miel, la cáscara de limón, la taza de jugo, y el ajo. Añadimos el agua restante y, con la licuadora en marcha, vertimos lentamente los 300 ml de aceite a través del orificio de la tapa de la licuadora; haremos puré hasta que la sopa esté emulsionada y la enfriamos.

Batimos el resto de la sal, la miel y el jugo de limón, el cilantro y el chile en un tazón. Mientras, añadimos lentamente el aceite restante hasta que la vinagreta se emulsione. Agregamos los espárragos y lo cubrimos con papel de plástico; Lo dejamos enfriar 30 minutos y servimos la sopa en tazones con la vinagreta y los espárragos por encima. Adornamos con hojas de cilantro.

Sopa fría de limón, albahaca y aguacate

Es ligero en el paladar, pero rico en textura y se puede servir como aperitivo o como entrada.

Ingredientes:

(4 personas)

  • 2 aguacates maduros picados en trozos grandes (pelados, sin hueso)
  • 1 taza de leche de coco
  • 1 taza de caldo vegetal bajo en sodio
  • cáscara de un limón
  • 2 cucharadas de jugo de limón recién exprimido
  • 1 cucharada de vinagre de vino blanco
  • 1 cucharada de albahaca limonera picada (podemos utilizar albahaca normal con cáscara de limón adicional)
  • 2 cucharaditas de chalotas picadas
  • 1 cucharada de sal

Mezclamos todos los ingredientes en una licuadora y hacemos puré hasta que quede muy suave. Refrigeramos por lo menos 2 horas para dejar que los sabores se mezclen (se puede hacer la noche anterior). Una vez fría, la probamos, y agregamos más sal y/u otro chorrito de jugo de limón, si es necesario.

¿Cuál es vuestra sopa o crema imprescindible del verano?