10 ideas para cocinar con mostaza más allá de las salsas

10 ideas para cocinar con mostaza más allá de las salsas
10 ideas para cocinar con mostaza más allá de las salsas
Food Trucks
Desactivado

La mostaza es una especie o condimento muy antiguo, y quizá el más originalmente ligado a Europa, de donde la planta es originaria. Los primeros indicios de la mostaza se encuentran en civilizaciones como la romana, la griega y la india, donde se empleaba tanto por su sabor distintivo como por sus presuntas propiedades medicinales. Los romanos, en particular, utilizaban la mostaza como condimento y como remedio para diversas dolencias, y de su mustum (combinación de mostaza con mosto de vino recién fermentado) proviene la palabra mostaza actual. 

El picante de la mostaza es el resultado de una reacción química compleja entre las enzimas y los compuestos presentes en las semillas de mostaza cuando entran en contacto con líquidos, como el agua, vinagre o vino. Las semillas de mostaza contienen glucósidos de sinigrina que, al mezclarse con agua y una enzima llamada mirosinasa (presente naturalmente en las semillas), desencadenan una serie de reacciones que liberan compuestos volátiles, incluyendo el isothiocianato de alilo, responsable del picor. La mostaza blanca o amarilla, por ejemplo, ofrece un picante más suave y menos persistente, mientras que la mostaza de Dijon tiene un sabor más agudo y penetrante debido al uso de semillas de mostaza oscura y vinagre en su elaboración.  
 
La manera más sencilla de incorporarla en nuestras recetas es simplemente añadirla como salsa de elaboración industrial, pero la mostaza, que forma parte de nuestra cocina desde el tiempo de los romanos, da para mucho... incluso para elaborar un helado de mostaza con miel. Por eso te proponemos 10 recetas creativas con las que descubrirás todo su potencial. ¡Prueba y verás!

Pechugas de pollo a la mostaza y miel

Pechugas de pollo a la mostaza y miel

Ingredientes: 

  • 4 pechugas de pollo (aprox. 600 g en total) 
  • 50 g de mostaza Dijon 
  • 30 g de miel 
  • 2 dientes de ajo picados 
  • 10 g de perejil fresco picado 
  • Sal y pimienta al gusto 

Elaboración: 

Precalienta el horno a 200°C y engrasa ligeramente una bandeja para hornear. En un bol, mezcla la mostaza Dijon, miel, ajo picado, perejil fresco, sal y pimienta hasta obtener una mezcla homogénea. Coloca las pechugas de pollo en la bandeja para hornear previamente engrasada. 

Cubre cada pechuga de pollo uniformemente con la mezcla de mostaza y miel, asegurándote de envolver toda la superficie de las pechugas. Hornea las pechugas de pollo durante aproximadamente 25-30 minutos o hasta que estén cocidas por completo y doradas en la superficie. 

Una vez listas, retira del horno y deja reposar durante unos minutos antes de servirlas calientes, acompañadas de tu elección de guarnición, como vegetales al vapor, arroz o ensalada fresca. 

Ensalada de pollo con aderezo de mostaza, apio y yogur

Ingredientes para la ensalada: 

  • 400 g de pechugas de pollo cocidas y desmenuzadas 
  • 50 g de apio picado 
  • 100 g de uvas cortadas por la mitad 
  • Mezcla de hojas verdes (lechuga, espinacas, rúcula; al gusto) 
  • Sal y pimienta al gusto 

Ingredientes para el aderezo: 

  • 30 g de mostaza Dijon 
  • 100 g de yogur griego 
  • Zumo de 1 limón 
  • 20 g de miel 
  • 10 g de cebollino fresco picado 
  • Sal y pimienta al gusto 

Elaboración: 

En un bol grande, combina las pechugas de pollo desmenuzadas, el apio picado y las uvas cortadas por la mitad. Agrega las hojas verdes y mezcla suavemente. Reserva. 

En otro recipiente más pequeño, mezcla la mostaza Dijon, el yogur griego, el zumo de limón, la miel, el cebollino fresco picado y la sal y pimienta al gusto. Bate bien todos los ingredientes hasta obtener una mezcla homogénea para el aderezo. 

Vierte el aderezo sobre la ensalada de pollo y mezcla hasta que todos los ingredientes estén cubiertos uniformemente con el aderezo. Prueba y ajusta la sazón si es necesario. Sirve la ensalada de pollo con aderezo de mostaza, apio y yogur en platos individuales y disfruta de esta fresca y sabrosa opción para una comida ligera y nutritiva. 

Fricandó de ternera con champiñones y mostaza

Fricandó de ternera con champiñones y mostaza

Ingredientes: 

  • 800 g de carne de ternera para guisar, cortada en filetes finos 
  • 300 g de champiñones frescos, en rodajas 
  • 100 g de cebolla picada 
  • 50 g de mostaza Dijon 
  • 30 g de harina de trigo 
  • 250 ml de caldo de carne 
  • 100 ml de vino tinto 
  • 30 ml de aceite de oliva 
  • Sal y pimienta al gusto 
  • Perejil fresco picado (para decorar) 

Elaboración: 

En una sartén grande, calienta el aceite de oliva a fuego medio-alto. Salpimienta los filetes de ternera y pásalos ligeramente por harina. Fríe los filetes hasta que estén dorados por ambos lados. Retira y reserva. 

En la misma sartén, añade un poco más de aceite si es necesario y cocina la cebolla hasta que esté transparente. Agrega los champiñones y cocina hasta que estén dorados. Vuelve a colocar los filetes de ternera en la sartén con la cebolla y los champiñones. Mezcla la mostaza Dijon con el caldo de carne y el vino tinto. Vierte esta mezcla en la sartén. 

Reduce el fuego a medio-bajo, tapa la sartén y cocina durante aproximadamente 1 hora o hasta que la carne esté tierna, revolviendo ocasionalmente. Una vez listo, verifica la sazón y ajusta si es necesario. Sirve el fricandó de ternera caliente, espolvoreado con perejil fresco picado.

Costillas de cerdo glaseadas con mostaza y bourbon

Ingredientes: 

  • 1 kg de costillas de cerdo 
  • 30 g de mostaza en polvo 
  • 60 ml de bourbon 
  • 60 ml de salsa de soja 
  • 40 g de azúcar moreno 
  • 10 g de ajo en polvo 
  • Pimienta al gusto 

Elaboración: 

Precalienta el horno a 180°C. En un bol, mezcla la mostaza en polvo, el bourbon, la salsa de soja, el azúcar moreno, el ajo en polvo y la pimienta hasta obtener una pasta. Coloca las costillas de cerdo en una bandeja para horno y úntalas generosamente con la mezcla preparada, asegurándote de cubrir toda la superficie. 

Cubre la bandeja con papel de aluminio y hornea las costillas durante aproximadamente 1 hora y media, o hasta que estén tiernas. Retira el papel de aluminio y aumenta la temperatura del horno a 200°C. Continúa horneando las costillas unos 15-20 minutos más para que se doren y la salsa se caramelice ligeramente. 

Una vez listas, retira las costillas del horno y déjalas reposar unos minutos antes de cortarlas en porciones individuales. Sírvelas con mostaza y bourbon calientes, acompañadas de ensalada fresca, puré de patatas u otra elección de guarnición.

Lomo de cerdo con salsa de mostaza y miel

Lomo de cerdo con salsa de mostaza y miel

Ingredientes: 

  • 700 g de lomo de cerdo 
  • 60 g de mostaza suave 
  • 40 g de miel 
  • Unas ramitas de romero 
  • 200 ml de caldo de carne 
  • 1 cebolla picada 
  • 20 g de tomillo fresco 
  • Sal y pimienta al gusto 

Elaboración:  

Precalienta el horno a 180°C. En una sartén grande, dora el lomo de cerdo por todos los lados a fuego medio-alto. Retira el lomo y reserva. 

En la misma sartén, agrega la cebolla picada y cocina hasta que esté dorada y caramelizada. Añade la mostaza suave, la miel, el caldo de carne, el romero y el tomillo fresco y mezcla bien. Vuelve a añadir el lomo de cerdo a la sartén y cocina durante unos minutos para que se impregne con la mezcla de la salsa. 

Transfiere todo a una bandeja apta para horno y hornea durante aproximadamente 25-30 minutos, o hasta que el lomo de cerdo esté cocido por completo. Retira del horno, deja reposar unos minutos y luego corta en rodajas. Sirve el lomo de cerdo con salsa de mostaza y miel caliente, acompañado de verduras asadas, puré de patatas u otra elección de guarnición.

Conejo asado a la mostaza y romero

Conejo asado a la mostaza y romero

Ingredientes: 

  • 1 conejo cortado en trozos generosos 
  • Mostaza antigua 
  • Romero fresco 
  • Cebolla 
  • Caldo de pollo 
  • Sal y pimienta 

Elaboración:  

Pica el romero fresco con un cuchillo y mézclalo con la mostaza antigua. Unta los trozos de conejo con la mezcla y colócalos en una bandeja con abundante cebolla picada y un buen chorro de caldo de pollo. Hornea hasta que el conejo esté tierno y dorado. 

Estofado de conejo con mostaza, mantequilla y vino blanco 

Ingredientes: 

  • 1 conejo (aprox. 1.2 kg), cortado en trozos 
  • 50 g de mostaza antigua 
  • 150 g de zanahorias en rodajas 
  • 100 g de cebolla picada 
  • 250 ml de caldo de verduras 
  • 30 g de mantequilla 
  • 20 g de harina 
  • 150 ml de vino blanco seco 
  • 10 g de tomillo fresco 
  • Sal y pimienta al gusto 
  • Aceite de oliva 

Elaboración:  

En una olla grande, calienta un poco de aceite de oliva a fuego medio-alto. Sella los trozos de conejo hasta que estén dorados por todos lados. Retíralos de la olla y reserva. En la misma olla, añade la mantequilla y saltea la cebolla hasta que esté transparente. Agrega la harina y mezcla bien durante un par de minutos. 

Vierte el vino blanco en la olla y raspa el fondo para desglasar, incorporando todos los sabores. Deja cocinar hasta que se reduzca un poco. Añade la mostaza antigua, las zanahorias, el caldo de verduras, el tomillo fresco y vuelve a poner los trozos de conejo en la olla. Condimenta con sal y pimienta al gusto. Lleva la mezcla a ebullición y luego reduce el fuego a bajo. Tapa la olla y cocina a fuego lento durante aproximadamente 1 hora y media o hasta que el conejo esté tierno, mezclando ocasionalmente. Una vez listo, prueba y rectifica de sal si es necesario.  

Caballa con salsa de mostaza

Caballa con salsa de mostaza

Ingredientes: 

  • 4 filetes de caballa 
  • 3 cucharadas de mostaza Dijon 
  • 2 cucharadas de vinagre de vino blanco 
  • 2 cucharadas de aceite de oliva 
  • 2 dientes de ajo picados 
  • Sal y pimienta al gusto 
  • Perejil fresco picado para decorar

Elaboración: 

Precalienta el horno a 180°C y engrasa ligeramente una bandeja para horno. En un bol, mezcla la mostaza Dijon, el vinagre de vino blanco, el aceite de oliva y el ajo picado hasta obtener una salsa uniforme. 

Coloca los filetes de caballa en la bandeja para horno y cubre cada filete con la mezcla de salsa de mostaza. Hornea durante aproximadamente 15-20 minutos o hasta que la caballa esté cocida y se desmenuce fácilmente con un tenedor. 

Una vez cocida, retira del horno y sirve la caballa con salsa de mostaza caliente, espolvoreada con perejil fresco picado como adorno. 

Filetes de merluza al horno con costra de mostaza y hierbas 

Ingredientes: 

  • 4 filetes de merluza (aprox. 600 g en total) 
  • 40 g de mostaza en grano 
  • 20 g de perejil fresco picado 
  • 50 g de pan rallado 
  • 10 g de ajo picado 
  • 30 ml de aceite de oliva 
  • Sal y pimienta al gusto 

Elaboración: 

Precalienta el horno a 200°C y engrasa ligeramente una bandeja para hornear. 

En un bol, mezcla la mostaza en grano, perejil fresco picado, pan rallado, ajo picado, aceite de oliva, sal y pimienta hasta obtener una mezcla homogénea. Coloca los filetes de merluza en la bandeja para hornear previamente engrasada. 

Cubre uniformemente cada filete con la mezcla de mostaza y hierbas, presionando suavemente para formar una costra sobre el pescado. Hornea los filetes de merluza durante aproximadamente 12-15 minutos o hasta que la costra esté dorada y el pescado se desmenuce fácilmente con un tenedor. 

Una vez listo, retira del horno y sirve los filetes, acompañándolos de rodajas de limón y con guarniciones como verduras al vapor o una ensalada fresca. 

Helado de mostaza y miel

Helado de mostaza y miel

Ingredientes: 

  • 400 ml de crema de leche o nata líquida 
  • 200 ml de leche 
  • 4 yemas de huevo 
  • 100 g de azúcar 
  • 2 cucharadas de mostaza Dijon 
  • 3 cucharadas de miel 
  • Una pizca de sal 
  • Polen en polvo para decorar 

Elaboración: 

En una cacerola, templa la leche y la crema hasta que estén calientes pero no hirviendo y retíralas del fuego. En un bol aparte, bate las yemas de huevo con el azúcar hasta que la mezcla se vuelva más clara y espesa. 

Agrega gradualmente la mezcla de leche y crema caliente a las yemas batidas mientras continúas batiendo para evitar que las yemas se cocinen. Luego, vierte toda la mezcla de nuevo en la cacerola.  Cocina a fuego lento, revolviendo constantemente, hasta que la mezcla espese lo suficiente para cubrir la parte posterior de una cuchara. 

Retira la cacerola del fuego y añade la mostaza Dijon, la miel y la pizca de sal. Mezcla bien hasta que todos los ingredientes estén incorporados de manera uniforme. Deja enfriar la mezcla a temperatura ambiente y luego refrigérala durante varias horas o, a ser posible, durante toda la noche. 

Vierte la mezcla en una heladera y sigue las instrucciones del fabricante para obtener un helado cremoso y suave.