recetas verano

10 ideas para una cena fría con tostas al final del verano

10 ideas para una cena fría con tostas al final del verano
10 ideas para una cena fría con tostas al final del verano
Food Trucks
Desactivado

Hay días en que aunque te apetece una cena de picoteo, quieres escapar del cliché publicitario de la cena a base de queso, francés por supuesto, en la terraza de un ático parisino. Para esos días en que los calores aún aprietan aunque el verano ya se va escapando, o cuando las noches primaverales empiezan a sentir los primeros sofocos, te traemos estas diez ideas para poner cositas ricas sobre una tostada y cenar como un burgués disfrutón... pero sin gastar demasiado.

La mayor parte de las veces, el éxito de este formato consiste en combinar una buena calidad de ingredientes base con un aliño aromático y saleroso. Déjate llevar por la intuición, prueba tus própios combos, en el salseo suele funcionar bien combinar algo de ácido/cítrico con el imprescindible salado. Incluso para tostas con carne de res, suele funcionar también añadir un punto de dulzor bien controlado. Si el gran clásico de la tosta es el queso crema como base, puedes sustituirlo por un guacamole que aportará sabores más frescos y seguirá contribuyendo a la untuosidad general del bocado.

Tostada de roastbeef con guacamole

tostada de roastbeef

Para esta tostada vale cualquier carne asada, pero el roast beef o carne de ternera es la que mejor funciona. Aún así, aprovecha también pollo o cerdo. Al final se trata de sacar partido a lo que tenemos en la nevera y disfrutar mientras tanto.

Ingredientes:

  • Roast beef o algún corte de carne asada
  • Guacamole
  • Queso crema
  • Tomatitos
  • Rúcula y germinados
  • Tostada fina de pan moreno

Elaboración:

- Corta el roast beef en cortes finos, extiende un poco de queso crema en la base y encima del mismo una capa de guacamole.

- Termina con algún elemento vegetal como unos tomatitos, una hoja rúcula y algunos brotes o germinados.

- Añade un poco de sal en escamas y aliña generosamente en el momento de servir.

Tostada de berenjenas asadas con sésamo, aceitunas y piñones

tostada berenjenas

En verano las hortalizas como la berenjena y el pimiento están en su mejor momento. Aprovecha para asarlas al horno cortadas en dados y tenerlas guardadas para utilizarlas en guisos y platos de pasta. ¡También para una cena ligera de picoteo en final de verano!

Ingredientes:

  • Berenjena asada cortada en dados
  • Pimientos del piquillo asados
  • Aceitunas
  • Piñones
  • Sal
  • Pimienta
  • Pan tostado

Vinagreta:

  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sal
  • Vinagre balsámico
  • Media cucharadita de sésamo tostado

Elaboración:
- Mezclamos las hortalizas horneadas, o también las puedes preparar en una cazuela con aceite, tipo pisto.

- Añade las aceitunas, los piñones -que le dan un toque muy interesante de sabor y textura juguetona- y aliña con sal, pimienta y pon sobre el pan tostado.

- Termina con la vinagreta justo antes de servir.

Tostada de cherrys en conserva con queso crema y guacamole

tostada cherrys

Los tomates cherrys en conserva, típicos italianos y a menudo llamados daterinos, son una delicia. En los casos de mayor calidad vienen incluso pelados.

Ingredientes:

  • Tomatitos cherry en conserva (daterinos) o cherrys frescos
  • Albahaca abundante
  • Queso crema
  • Guacamole
  • Tostada de pan moreno cortado fino

Vinagreta:

  • Un poco de pesto
  • Sal y aceite

Elaboración:
- Puedes utilizar los cherry con una base de queso crema y de guacamole, cortados por la mitad y aliñados con una vinagreta de pesto.

- Termina con hojas frescas de albahaca que perfuman con intensidad cada bocado.

Tostada con sardinillas con aceitunas negras y ají

tostadas sardinillas

Las sardinillas en lata son otro tesoro que puede darte muchas alegrías para una cena rápida de final de verano. Escúrrelas bien y utiliza el aceite para la vinagreta. De esta manera no ablandarás el pan al ponerlas sobre la tostada pero encontrarás todo el sabor al final.

Ingredientes:

  • Sardinillas en lata, de la mejor calidad que puedas
  • Aceitunas negras sin hueso
  • Una guindilla roja fresca o ají
  • Un diente de ajo
  • Perejil fresco
  • Pan tostado en rebanadas

Vinagreta:

  • El aceite de las sardinillas en lata
  • Un poco de zumo de lima o limón
  • Sal y pimienta

Elaboración:

- Escurre las sardinillas y ponlas sobre las tostadas, pica las aceitunas en rodajas y también las añades.

- Pica la guindilla fresca o ají y añádela a la vinagreta junto con el perejil fresco también picado.

- Reserva la vinagreta y riega las tostadas en el momento de servir.

Tostada de ventresca de atún con pimientos y cebollas asadas

tostadas de ventresca

Esta es una manera diferente de preparar una buena tostada de atún. Con ventresca de calidad y una base de cebollas asadas, que de hecho recuerda a la llamada coca de recapte catalana, pero en lugar de una coca aquí usamos una tostada de pan.

Ingredientes:

  • Cebollas y pimientos asados al horno o brasa
  • Ventresca de calidad en conserva
  • Sal y pimienta
  • Tostada fina de pan

Vinagreta:

  • Aceite de la conserva de la ventresca
  • Sal y pimienta
  • Un poco de vinagre de Jerez (opcional)

Elaboración:

- Separa las cebollas en lascas y corta los pimientos pelados en tiras.

- Ponlos sobre la tostada y luego trozos de la ventresca escurridos. Que no estén muy rotos, para notar la textura al morder.

- Aliña con la vinagreta de sal, pimienta y el aceite de la conserva.

Tostada de tomate deshidratado con requesón

tostada de tomate

Los tomates deshidratados tienen un sabor especial, dulzón y concentrado. Si los adquieres secos, rehidrátalos en un poco de agua templada y luego consérvalos en la nevera sumergidos en aceite. También puedes adquirirlos ya en aceite. Si es el caso, utiliza este mismo aceite para preparar el aliño.

Ingredientes:

  • Requesón o ricotta italiana
  • Pétalos de tomate deshidratado (ideal si es el conservado en aceite)
  • Pan blanco
  • Albahaca
  • Sal y pimienta

Vinagreta:

  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sal

Elaboración:
- Trabaja el requesón con un tenedor y añade un poco de sal y pimienta, hasta que se forme una pasta.

- Extiende sobre la tostada y pon encima un par de tomates rehidratados.

- Aliña con aceite y sal, en la pureza de sabores está el secreto de este bocado.

Tostadas con tapenade

tostadas con tapenade

La tapenade es una combinación de encurtidos (aceituna como base, con alcaparras) y anchoas. El resultado es muy potente, así que conviene que en este caso las tostadas no sean de gran tamaño. Puedes usar las aceitunas que prefieras, pero las que más me gustan a mí son una mezcla de verdes de calidad y alguna más oscura tipo Kalamata o similar.

Ingredientes:

  • Aceitunas
  • Alcaparras
  • Anchoas
  • Pimiento del piquillo asado
  • Pan en rebanadas pequeñas tostado

Vinagreta:

  • Aceite de oliva virgen extra
  • Vinagre de Jerez

No hace falta sal, ya la lleva la anchoa y las aceitunas.

Elaboración:
- Pica finamente todas las aceitunas, las anchoas y las alcaparras.

- Mezcla bien con unas proporciones que te gusten (70% de aceitunas, 20% de alcaparras, 10% de anchoas en mi caso) y luego añade el pimiento de piquillo también picado.

- Extiende sobre las tostadas y aliña con la vinagreta en el último momento.

Tostada de picadillo de tomate con albahaca

tostada de picadillo tomate

¿Nunca has pensado lo rico que está cuando rebañas con el pan el fondo de la ensaladera una vez se ha terminado la ensalada? La idea aquí es preparar una ensalada, aliñar y dejar que se mezclen los sabores. Luego en lugar de ir rebañando, servirla sobre el pan y disfrutarla en este formato.

Ingredientes:

  • Tomate carnoso (tipo pera o similar)
  • Cebolleta
  • Perejil
  • Ajo
  • Pimienta
  • Tostada o rebanadas de pan blanco

Para la vinagreta:

  • Aceite de oliva virgen extra
  • Vinagre suave de Jerez
  • Sal

Elaboración:
- Pica fina la cebolleta y los tomates a daditos.

- Prepara una ensalada, añade perejil y ajo picados.

- Alíña con la vinagreta y deja reposar unos 30 minutos.

- Luego reparte la ensalada sobre las tostadas y salsea en el último momento con los jugos de la ensalada que siempre quedan en el fondo donde el agua del tomate, la vinagreta y el resto de aromas se ha ido mezclando.

Tostada con hummus y queso feta

tostada de higos

El hummus siempre es socorrido, además de sano. Si lo combinas con algunas hortalizas de verano asadas tienes un conjunto molonísimo de sabor que además seguramente también alegra con su variado color. Añade un queso firme y salado desmigado para lograr un conjunto ganador.

Ingredientes:

  • Hummus
  • Pimientos asados de colores
  • Cebolla morada asada (opcional)
  • Queso feta o similar
  • Pan moreno para las tostadas

Vinagreta:

  • Aceite de oliva virgen extra
  • Un poco de aceite de sésamo (opcional)
  • Zumo de lima o limón
  • Sal y pimienta

Elaboración:
- Extiende el hummus como base, añade los pimientos asados cortados a tiras (ya pelados) y la cebolla si también la has asado.

- Desmiga el queso con las manos y añádelo por encima antes de salsear con la vinagreta en el momento de servir.

Pipirrana, la receta más fresca con las joyas de la huerta

Pipirrana, la receta más fresca con las joyas de la huerta
Pipirrana, la receta más fresca con las joyas de la huerta
Food Trucks
Desactivado

La abundancia de productos de la huerta que llegan en verano ha dado lugar a lo largo de toda la geografía española a un sinnúmero de recetas que comparten ingredientes, ya sea en forma de sopas, cremas o ensaladas.

Los más conocidos, sin duda, el gazpacho y el salmorejo, que desde el sur se han extendido por todo el territorio y hoy se consumen masivamente. El mismo origen que la pipirrana, una ensalada que se elabora con las mismas hortalizas que el gazpacho a las que, según la región, se añaden aceitunas, huevo, atún en conserva, pescado fresco o incluso pulpo, huevas de pescado o embutidos.

El origen sureño de esta ensalada está fuera de duda, pero son diversas las provincias que se disputan su paternidad, que algunos atribuyen a Jaén y otros a la Alpujarra granadina, aunque la pipirrana se encuentra en toda Andalucía, en Murcia y en Extremadura.

La preparación es sencilla, y lo más importante es contar con buenos ingredientes, especialmente el tomate, sin duda la estrella del verano.

Empecemos por la receta académica y conozcamos algunas variedades locales para poder preparar pipirrana a menudo sin caer en la monotonía.

ensalada pipirrana

Receta de la Real Academia de Gastronomía

Ingredientes:

  • 1 pepino
  • 1 cebolla pequeña
  • 2 tomates
  • 1 pimiento verde
  • 1 diente de ajo
  • 100 g de aceite de oliva virgen extra
  • 1 cucharadita de vinagre de Jerez
  • Sal

Preparación:

- Pelar y cortar en dados pequeños el pepino y la cebolla. Cortar también en dados los tomates sin piel ni semillas, el pimiento y el diente de ajo.

- Disponer las verduras en un bol y aliñar con el aceite, el vinagre y la sal. Mezclar y meter en el frigorífico durante 30 minutos

Nota: Se le puede añadir bonito, atún o sardinillas en aceite de oliva.

Con huevo duro y atún

Utilizaremos los ingredientes básicos, a los que añadiremos un par de huevos y una lata de atún, bonito, caballa o jurel en aceite de oliva.

Preparación:

- Cortaremos las verduras y las pondremos en un bol.

- Coceremos los huevos 10 minutos, los enfriaremos en hielo o agua fría, los partiremos por la mitad y cortaremos a dados las claras, que añadiremos a las verduras junto con el atún bien escurrido.

- En otro bol, aplastaremos con un tenedor las yemas cocidas y les añadiremos el ajo picado muy fino. Añadiremos el aceite de oliva (o el aceite de la conserva) ,el vinagre y la sal emulsionando la mezcla con el tenedor o un pequeño batidor para obtener una salsa semiligada.

- Añadiremos el aliño a las verduras y mezclaremos bien. Dejaremos enfriar en el frigorífico antes de servir.

Pipirrana murciana

pipirrana

Ingredientes:

  • 300 gramos de bacalao desalado sin piel ni espinas
  • 2 ñoras
  • 2 cebolletas
  • 1 pimiento rojo
  • 150 g de aceitunas negras sin hueso
  • Aceite, vinagre de vino blanco y sal

Preparación:

- Partimos las ñoras y les quitamos el pedúnculo y las semillas.

- Ponemos una plancha a calentar, untamos con aceite y cocinamos en ella las ñoras y el bacalao, hasta que el pescado esté hecho.

- Cortamos en trozos pequeños el pimiento y las cebollas. Cuando se hayan enfriado, troceamos también las ñoras y el bacalao.

- Vertemos todos los ingredientes en un bol grande, mezclamos y aliñamos con una buena cucharada sopera de aceite, una cucharada de vinagre y sal.

- Reservamos en la nevera y servimos con tostadas de pan.

Mejillones con pipirrana

mejillones pipirrana

Preparación:

- Cocemos los mejillones al vapor y los dejamos enfriar, reservando solo una de las dos conchas.

- Preparamos la pipirrana con tomate, cebolla, pimiento verde, pepino y ajo. Lo cortamos todo a dados más pequeños de lo habitual y los aliñamos con aceite, vinagre y sal.

- Disponemos los mejillones sobre una bandeja de servicio y depositamos en cada concha media cucharadita de pipirrana. Espolvoreamos con perejil picado.

5 saludables y refrescantes recetas para combatir el calor 

5 saludables y refrescantes recetas para combatir el calor 
5 saludables y refrescantes recetas para combatir el calor 
Food Trucks
Desactivado

El calor sofocante de las últimas semanas y el que está previsto que venga invita a comer menos y a mantenernos continuamente hidratados. En verano, las propuestas ligeras, nutritivas y fáciles de preparar ganan terreno ante los platos copiosos e hipercalóricos. Ensaladas, sopas y cremas frías, tartares y helados caseros son opciones muy apetecibles, bajas en calorías y fáciles de preparar. 

Te sugerimos un menú refrescante y saludable que podrás elaborar en muy poco tiempo y te ayudará a combatir el calor. 

Smoothie de remolacha: un desayuno rico en fibra y antioxidantes 

remolacha batido

La remolacha aporta el llamativo color a este smoothie, que incluye frutas y semillas. Un mix de vitaminas y minerales para empezar el día de la mejor manera.    

Ingredientes:

  • Un vaso de bebida de avena
  • Una remolacha pequeña
  • Una manzana
  • Un plátano
  • Un puñado de semillas de lino y otro de arándanos

Preparación: 

- Pelamos y cortamos la remolacha, la manzana y el plátano. 

- Colocamos en un vaso la bebida de avena, la remolacha, la manzana y el plátano y lo trituramos bien hasta que quede una masa homogénea. 

- Vertemos el smoothie en un bol y añadimos las semillas de lino y los arándanos. 

Gazpacho de sandía: una sopa fría y deliciosa 

sandia

La clásica receta de gazpacho puede innovarse con otras versiones que conviertan a este típico plato en uno original y muy saludable, como ocurre con el gazpacho de sandía. Anota cómo elaborarlo. 

Ingredientes:

  • 300 g de sandía pelada y sin pepitas
  • 300 g de tomates maduros
  • Un pimiento verde
  • Una rebanada de pan de molde
  • Medio diente de ajo
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Vinagre de Módena
  • Agua y sal

Preparación: 

- Pelamos el ajo y quitamos el germen. Lavamos bien los tomates y los pelamos. 

- Ponemos en un vaso de batidora o un robot de cocina todos los ingredientes junto con el aceite y el vinagre. Incorporamos agua fría y trituramos bien. 

- Pasamos la mezcla por un colador fino para quitar el resto de pieles o semillas. 

- Rectificamos de sal y la metemos en la nevera unas horas. Sirve el gazpacho bien frío. 

Si te gusta más el melón, puedes cambiar la sandía por esta fruta y seguir el mismo proceso. 

Tartar de salmón: un segundo refrescante y nutritivo 

tartar

Fresco y nutritivo, el tartar de salmón es una opción ideal como segundo plato. Un chute de sabor y virtudes que puedes tomar solo o acompañado de unas tostaditas.    

Ingredientes (4 personas):

  • 500 g de lomo de salmón
  • Media cebolleta
  • Un aguacate
  • 30 g de alcaparras
  • 30 g de pepinillos
  • Una cucharadita de mostaza
  • Dos cucharaditas de salsa Perrins
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Cebollino
  • Sal y pimienta negra

Preparación: 

- Retiramos las espinas del salmón y reservamos. 

- Picamos muy fina la cebolleta, los pepinillos y el cebollino. 

- Colocamos en un bol grande la cebolleta, las alcaparras, los pepinillos y el cebollino. Los mezclamos bien y añadimos aceite de oliva virgen extra, mostaza, salsa Perrins, sal y pimienta. 

- Pelamos y troceamos un aguacate maduro. 

- A continuación, cortamos el salmón en trozos pequeños y lo incorporamos a la mezcla, junto con el aguacate troceado. Reservamos en la nevera durante unas horas. 

- Como toque final, añadimos una pizca de cebollino troceado. También podemos acompañar el tartar con unas tostaditas. 

Sándwich vegetal con zanahoria y yogur: una merienda ligera 

sandwich

Ingredientes:

  • Dos rebanadas de pan de molde sin gluten
  • Dos lonchas de pavo
  • Brotes vegetales
  • Una zanahoria
  • Un yogur natural
  • Una cucharada de mostaza

Preparación: 

- Mezclamos en un bol el yogur con la mostaza y reservamos. 

- Pelamos y rallamos una zanahoria y la mezclamos con la zanahoria rallada. 

- Colocamos una rebanada en un plato y añadimos las dos lonchas de pavo, los brotes y la zanahoria rallada. Lo bañamos con salsa de yogur y mostaza y cerramos el sándwich con la otra rebanada. 

Ensaladilla rusa: un clásico infalible 

ensaladilla

Esta receta tradicional no podía faltar entre los platos refrescantes y sanos para combatir las altas temperaturas. Prepárala en casa y disfruta de todo su sabor y virtudes. 

Ingredientes

  • 500 g de patatas
  • Un bote de guisantes
  • Dos zanahorias
  • Pimiento morrón
  • Pepinillos
  • Aceitunas verdes
  • Dos latas de atún
  • 200 g de gambas
  • Dos huevos duros
  • Para la mayonesa casera: dos huevos, 300 ml de aceite de oliva virgen extra, limón y sal

Preparación: 

- Empezamos con la mayonesa casera. Para elaborarla, cascamos los dos huevos en el vaso de la batidora y añadimos el zumo de un limón, una pizca de sal y aceite de oliva muy poco a poco. De esta manera, se integrará bien con los ingredientes y evitaremos que la mayonesa se corte. Reservamos en la nevera.    

- A continuación, ponemos a cocer en un cazo las patatas, los huevos y las zanahorias. Después, pelamos las patatas y las zanahorias y las picamos en daditos del tamaño que queramos, y cortamos las aceitunas por la mitad. 

- Ponemos las patatas, los huevos, las zanahorias y las aceitunas en un bol grande y añadimos los guisantes y el atún desmigado. 

- Finalmente, incorporamos la mayonesa y mezclamos suavemente. Podemos adornar con una rama de perejil. 

4 helados caseros muy fáciles, refrescantes y... ¡sin heladera!

4 helados caseros muy fáciles, refrescantes y... ¡sin heladera!
4 helados caseros muy fáciles, refrescantes y... ¡sin heladera!
Food Trucks
Desactivado

Los helados artesanos son un snack delicioso y saludable en cualquier momento del día, especialmente si los elaboramos nosotros mismos con ingredientes frescos y de calidad. Por eso mismo, te proponemos cuatro recetas muy sencillas que te permitirán cocinar estos populares postres en casa.

Para que tengas diversas opciones, hemos seleccionado distintos ingredientes base para dar un gran toque de sabor: galletas María, café y diversas frutas maduras. Cada una de las recetas, además, propone una textura distinta, que se consigue gracias a los ingredientes que están en la base de la crema que congelaremos. Una manera inmejorable de dar un toque especial a meriendas, comidas o cenas. ¡A disfrutar!

Helado cremoso de coco y mango

Helado cremoso de coco y mango

Para dar un toque exótico a los helados caseros no hay nada mejor que la leche de coco. Además de dar cremosidad, este ingrediente que se obtiene mezclando agua con carne de coco maduro aporta un ligero sabor dulce a los postres. Esta receta es muy sencilla de elaborar y la única complicación, como pasa con la mayoría de helados, es evitar que se hagan pequeños cristales de hielo en la crema que dejamos en el congelador. Para prevenirlo, hay que estar atento durante la primera hora e ir sacando el helado, aproximadamente cada veinte minutos, para removerlo, y volverlo a dejar después dentro del congelador.

Dificultad: fácil

Ingredientes: 200 g de leche de coco, 200 g de leche condensada y 150 g de mango.

Preparación: Triturar el mango maduro en la batidora hasta obtener un puré. Mezclar la lecha condensada y la leche de coco en un bol aparte. Añadir el mango triturado al bol y remover. Congelar la mezcla durante una hora. Sacarla del congelador cada 20 minutos, durante una hora, remover y volver a congelar. Después de la primera hora, congelar durante 6 horas seguidas. Sacar el helado del congelador 10 minutos antes de servir. 

Helado casero de galletas María

Helado casero de galletas María

Pocos alimentos nos transportan tan rápido a la infancia como lo hacen las galletas María. Estas delicias tan arraladas a nuestra cultura (aunque en realidad se crearon en Londres en el año 1874) son una buena opción para elaborar y acompañar un helado casero, ya que consiguen que el resultado final sea muy cremoso. Además, el sabor de la galleta diferencia este helado de los que podamos hacer con frutas u otros ingredientes, siendo uno de los favoritos de los más pequeños. Para presentarlo de una manera más atractiva y original, te recomendamos reservar algunas de las galletas para servir este helado casero. Así, como si de un sándwich se tratara, poned una bola del helado entre dos galletas.

Dificultad: fácil

Ingredientes: 25 galletas maría, 70 g de azúcar moreno, 300 ml de leche, 2 yemas de huevo, 25 ml de nata y 1 cucharadita de esencia de vainilla.

Preparación: Triturar las galletas María en un bol y añadir la leche para acabarlas de deshacer. Calentar la nata en un cazo y añadir el azúcar y la esencia de vainilla. Una vez disuelto, añadir las galletas trituradas y reservar. Batir las yemas de los huevos y añadirlas lentamente a la mezcla. Cocer hasta que espese. Congelar la mezcla y sacarla cada 15 minutos, durante una hora, para remover con unas varillas. Congelar durante un mínimo de 6 horas. Servir el helado entre dos galletas maría enteras.

Más recetas: helados veganos sencillos y refrescantes.

Polo artesano de piña y fresas

Polo artesano de piña y fresas

Comer fruta siempre es más divertido si lo hacemos en formato polo. Una manera muy refrescante para cumplir, sin darnos cuenta, con las recomendaciones diarias de ingesta de este alimento. Además, con esta receta, que también puedes versionar con aquellas frutas que te gusten más, llenarás el congelador de snacks sanos y sabrosos para ir comiendo entre horas. Para conseguir que estos polos estén todavía más buenos, un truco es utilizar la fruta lo más madura posible, ya que así el sabor será más intenso. Y no te olvides de comprar palitos de polo para empalar tus nuevos helados caseros.

Dificultad: fácil

Ingredientes: 500 g de piña natural, 2 tazas de fresas, 1 lima, 1 lata de leche de coco y 2 cucharadas de sirope de arce.

Preparación: Rallar la cáscara de la lima. Pelar la piña y cortar en trozos. Poner en la batidora la ralladura de lima, la piña, las dos cucharadas de sirope de arce y la leche de coco. Batir hasta que quede un puré. Picar las fresas y reservar. En un molde, colocar el puré hasta la mitad, añadir las fresas y acabar de rellenar con el puré. Congelar durante 30 minutos, sacar y empalar con palitos de polo. Congelar durante un mínimo de seis horas. Servir.

Más recetas: recetas de polos caseros para el verano.

Helado casero de café

Helado casero de café

El café es un ingrediente muy versátil que da a los postres un sabor muy intenso, como demuestra este helado que lo toma como ingrediente principal. El sabor de los granos tostados y molidos, además, combina muy bien con el de los huevos y la nata, en lo que forma parte de una manera muy tradicional de elaborar los helados en nuestro país. Una vez servido en copa, a este helado también le podemos añadir nata montada por encima o bien rociarlo con un poco de whisky, que le acabará de dar un toque intenso. Te recomendamos degustar-lo como postre durante las comidas.

Dificultad: fácil

Ingredientes: 5 huevos, 1 litro de nata, 3 cucharaditas de café instantáneo y 350 g de azúcar.

Preparación: Batir la nata con el azúcar y reservar. Disolver las tres cucharaditas de café instantáneo en medio vaso de agua. Montar las claras a punto de nieve. Añadir a las claras el azúcar, las yemas, el café y la nata. Mezclar todo con unas varillas. Poner la mezcla en un molde. Dejarlo en el congelador un mínimo de seis horas. Servir en copas.

¿Has probado los smores? ¡Te contamos qué son y cómo prepararlos!

¿Has probado los smores? ¡Te contamos qué son y cómo prepararlos!
¿Has probado los smores? ¡Te contamos qué son y cómo prepararlos!
Food Trucks
Desactivado

Un poco más. Esta es la traducción española de smore (abreviación de some more). Un significado que se ajusta totalmente al deseo de repetir cuando pruebas uno. Los smores son tentempiés dulces formados por tres ingredientes: chocolate, galletas tipo Graham y los famosos marshmallows (las tradicionales nubes de golosina).

Aunque en España aún no son muy populares, en Canadá y Estados Unidos, su país de origen, son casi una entidad gastronómica. Incluso existe el Día Nacional de los Smores, el 10 de agosto. ¿Quién no recuerda la típica serie o película norteamericana de los campamentos de verano de los scouts? Los smores eran los protagonistas de esos momentos en los que los jóvenes se reunían de noche alrededor de una hoguera.

Una receta casi centenaria

La receta de este dulce tradicional se atribuye a Loretta Scott Crew, una líder girl scout que los hizo en la hoguera de un campamento en 1927, el mismo año en el que se publicó su receta, en el libro “Tramping and Trailing with the girl scouts”. Desde entonces -hace casi un siglo-, los smores se popularizaron y se convirtieron en imprescindibles en los campamentos de verano.

Elaborar este postre, que algunos toman como un tentempié, es rápido y muy sencillo -en Estados Unidos incluso venden kits con todos los productos-. Quienes hagan smores en una hoguera necesitarán palitos de brocheta para atravesar las nubes y ponerlos al fuego. De momento, te enseñamos a prepararlos en casa -preferiblemente en el horno, aunque también se pueden poner en el microondas-.

Ingredientes smores

Ingredientes:

Un paquete de galletas tipo Graham, un paquete de nubes, una tableta de chocolate (a elección).

Preparación:

Colocamos en una sartén o en un recipiente apto para el horno las galletas Graham. Ponemos sobre ellas las onzas de chocolate y, encima, las esponjosas nubes.

A continuación, metemos el recipiente en el horno, con el grill encendido, para que las nubes y el chocolate se doren. Esperamos unos minutos, retiramos el recipiente y colocamos las galletas Graham encima para cubrir las nubes. Presionamos ligeramente sobre estas galletas para que el chocolate y las nubes se fundan y quede una pasta dulce entre las galletas. ¡Smores listos para comer! Puedes acompañarlos con una taza de chocolate caliente, una opción muy apetecible que debes tomar con moderación, ya que los smores son muy calóricos.

En versión quesera

Otra irresistible propuesta es el Smores Cheesecake, un pastel de queso a base de smores. Es una receta mucho más elaborada y completa, ideal para estos días de reclusión hogareña, con la que deleitarás tu paladar -y el de tus acompañantes-.

Ingredientes (4-5 personas):

Para la base: 1 paquete de galletas Graham y 75 g de mantequilla fundida.

Para la crema de queso: 200 ml de nata para montar, 100 ml de leche, 150 g de chocolate negro, 150 g de mascarpone, 1 sobre de gelatina y 100 g de azúcar (a ser posible, moreno).

Para el merengue: 2 claras de huevo y 150 g de azúcar (preferiblemente, moreno).

Preparación:

Machacamos las galletas con una picadora hasta que queden bien troceadas y las mezclamos con la mantequilla fundida.

Cogemos un molde desmontable y cubrimos la base con papel de horno para poder sacar la tarta fácilmente. Repartimos casi todas las galletas en la base y una pequeña parte en las paredes del molde, que después pondremos en el frigorífico.

Añadimos el sobre de gelatina y la mitad de la leche en un bol. La otra mitad la calentamos y, cuando la gelatina se haya hidratado por completo, añadimos la leche caliente y removemos hasta que quede bien disuelto. Reservamos la mezcla.

Después, derretimos el chocolate y dejamos templar. Batimos el mascarpone y, cuando esté cremoso, añadimos el chocolate, mezclamos bien e incorporamos la leche con la gelatina disuelta.

En otro recipiente, mezclamos bien la nata con el azúcar e incorporamos esta masa compacta poco a poco a la mezcla de queso hasta que quede una pasta totalmente homogénea. Añadimos la mezcla al molde y dejamos que repose en el frigorífico, como mínimo, 6 horas, aunque es mejor hasta el día siguiente. 

Al día siguiente, preparamos el merengue. Para ello, ponemos en un recipiente las claras con azúcar al baño María hasta que este se disuelva del todo. Luego, batimos hasta que el merengue esté firme por completo y lo extendemos por encima de la tarta. Como toque final, ponemos el cheesecake en el grill del horno durante un par de minutos para dar un toque dorado a este irresistible postre.

Smores Cheesecake

El melón, un placer exquisito, refrescante y divertido

El melón, un placer exquisito, refrescante y divertido
El melón, un placer exquisito, refrescante y divertido
Food Trucks
Desactivado

El melón se presta a un gran abanico de recetas. Con esta fruta puedes preparar desde un aperitivo hasta un entrante, un postre o una bebida. Sus posibilidades culinarias son de lo más variadas, aunque por sí solo ya gusta a prácticamente todos los niños. El simple hecho de darle un mordisco a una tajada de melón ya les resulta divertido. Sin duda, una manera lúdica de asegurarse que tomen una pieza de fruta al día, de las cinco recomendadas junto con las verduras.

Cerca del 90 % del contenido del melón es agua. Eso lo convierte, junto con la sandía, en una de las frutas más hidratantes y ligeras, ideales para los días más calurosos del año o para después de practicar deporte. Gracias a su elevada cantidad de agua, contiene muy pocas calorías (solo 37 Kcal por 100 gramos), así como muy pocos azúcares (solo un 20 %). En cuanto a propiedades, aporta potasio (la mitad que el plátano), fósforo, magnesio y calcio (aunque no se absorbe como los lácteos), además de vitaminas A, C y E.

¿Qué melón compro?

En la frutería puedes encontrar muchos tipos de melón. Los más comunes en España son los siguientes:

- Melón piel de sapo: también conocido como Piñonet, con forma ovalada, corteza verde con manchas oscuras y pulpa blanca, en ocasiones rugosa. Sus rodajas son muy alargadas.

Melón piel de sapo

- Melón cantalupo: también llamado “melón francés” o “Charentais”, con forma de globo, corteza de color verde amarillento y pulpa anaranjada. Apreciado por su aroma, sabor dulce y textura compacta.

Melón cantalupo

- Melón galia: de forma redondeada, corteza verde que se torna amarilla cuando madura y con un reticulado fino, y pulpa blanca verdosa. Apreciado por su sabor dulce y aromático y textura acuosa.

 Melón galia

- Melón Honey Dew: de forma alargada o redondeada, corteza verde amarillenta y pulpa amarilla pálida o verde. Es muy jugoso y dulce, pero poco aromático.

Melón Honey Dew

- Melón amarillo: también llamado de Canarias, su tamaño es bastante pequeño y puede adoptar distintas formas (asurcada, ovalada y redonda); de corteza lisa y amarilla y pulpa de color blanco cremoso. Apreciado por su sabor dulce agradable y jugosidad.

Melón amarillo

- Melón tendral: con forma ovalada, corteza verde oscura, gruesa y rugosa y pulpa blanca y compacta. Lo encontrarás en invierno (de noviembre a enero).

 Melón tendral

Sorprende a tus comensales

Toma nota de estas recetas ricas, fáciles y saludables hechas con melón, propuestas que van más allá del tradicional melón con jamón serrano. Y recuerda que esta fruta prácticamente no necesita digestión, ya que pasa muy rápido al intestino.

Ajoblanco de melón

Ajoblanco de melón

Receta de Anna García en Cuina feliç (Columna)

Ingredientes (para 2 personas):

1 melón de piel de sapo, 4 dientes de ajo, 150 g de almendras crudas peladas, 50 ml de aceite de oliva, 250 ml de agua mineral, 1 cuchara de vinagre de manzana, 30 g de granos de granada para acompañar (opcional), sal.

Preparación:

- La noche antes, dejar en remojo las almendras.

- Poner agua a hervir en un cazo y escaldar los ajos enteros, previamente pelados. Retirarlos tras un minuto, enfriarlos con agua del grifo y volverlos a escaldar un minuto más. Repetir la operación una vez más.

- Volcar las almendras y el agua del remojo en el vaso de una batidora eléctrica, y triturarlas con los ajos, el vinagre de manzana, el aceite y una pizca de sal. Añadir el resto de agua mineral a medida que batimos hasta obtener una mezcla espesa y homogénea. Reservar.

- Pelar el melón, retirar los filamentos y las semillas, y cortar a trozos. Triturar con la batidora. Incorporar la preparación de las almendras y batirlo todo junto hasta obtener una crema de textura similar a un gazpacho.

- Reservar el ajoblanco en la nevera hasta el momento de servir. Decorar con granos de magrana.

Melón con agua de melón y menta

Melón con agua de melón y menta

Receta de David Andrés en De la alta cocina a tu casa (Planeta)

Ingredientes (para 4 personas):

3 melones verdes de tamaño mediano, 1 pepino, 10 hojas pequeñas de menta fresca, 1 limón, helado de limón.

Preparación:

- Abrir 2 melones por la mitad, vaciarlos de pepitas y sacar toda la carne hasta que las paredes interiores queden lo más lisas posibles, porque servirán de cuenco para presentar el plato.

- Con la carne, hacer dados de 2 o 3 cm y guardarlos en la nevera.

- Para preparar el agua de melón, abrir el melón verde restante y sacarle las pepitas. Cortarlo con piel en trozos de 5 cm, y triturarlo con la batidora junto a la piel del pepino, el zumo del limón y las hojas de menta. Batir mucho rato y con energía hasta conseguir que las pieles del melón y del pepino se trituren al máximo y den un color verde muy vivo.

- Filtrar el líquido resultante metiéndolo dentro de una superbag, bolsa de malla muy fina que deja pasar solo el agua transparente y retiene todos los sólidos. Conviene filtrar lentamente sin presionar, para obtener un agua muy verde y limpia.

- Para la presentación, llenar los melones vacíos con unos cuantos trozos de melón y regar con el agua de melón muy fría. Decorar con una bola de helado de limón y unas hojitas de menta fresca.

Brochetas de melón con salsa de caramelo

Brochetas de melón con salsa de caramelo

Receta de Karlos Arguiñano en 1.000 recetas de oro (Planeta)

Ingredientes (para 4 personas):

½ melón piel de sapo, 1 melón francés, 50 g de azúcar, 200 ml de nata, 1 yogur natural, hojas de menta (para decorar).

Preparación:

-Con ayuda de un saca-bolas, sacar bolitas de los melones. Ensartar 4 bolitas en cada palito de brocheta alternando los colores (2 blancas del melón piel de sapo-2 naranjas del melón francés).

-Poner el azúcar a calentar en una cazuela hasta que se funda y conseguir un bonito caramelo tostado. Agregar la nata y remover hasta que el caramelo y la nata queden perfectamente integrados. Reservar el tofe.

-Colocar el yogur en un bol y remover bien. Añadir el tofe y mezclar bien. Distribuir la crema en 4 recipientes y colocar encima las brochetas (2-3 por ración). Adornar con unas hojas de menta.

Del melón se aprovecha todo

¡No tires las pepitas! Con ellas puedes preparar un aperitivo muy nutritivo y rico en beta-carotenos, precursores de la vitamina A y antioxidantes. ¿Cómo? Muy fácil: retira todas las pepitas del melón, colócalas en una bandeja, tuéstalas en el horno y sazónalas o condiméntalas con la especia que más te guste. Con estos pequeños tesoros naturales también puedes preparar una horchata de melón típicamente mexicana:

Horchata de melón

Horchata de melón

Ingredientes:

1 melón pequeño, ½ litro de agua, 1 cucharada de sirope de agave.

Preparación:

- Corta el melón por la mitad. Retira las pepitas junto con la malla y colócalas en un vaso de batidora.

- Añade ½ litro de agua fría y bate a máxima potencia hasta conseguir una mezcla homogénea, 3 minutos aproximadamente. Introduce el sirope de agave y bate un poco más.

-Cuela la bebida por un colador muy fino. Consume preferiblemente al momento.

Presentaciones originales

Incluso puedes aprovechar la corteza del melón como recipiente para tus recetas. Los hay que con esta parte del melón crean originales cestas que luego llenan con bolas de melón, presentaciones en forma de flor que incluyen la pulpa comestible o rodajas en forma de corona. A nosotros, nos ha impresionado esta flor de melón que hemos visto en YouTube. ¿Te atreves a hacerla?

5 recetas de carpaccio: un plato fresco y con infinidad de posibilidades

Autor
5 recetas de carpaccio: un plato fresco y con infinidad de posibilidades
5 recetas de carpaccio: un plato fresco y con infinidad de posibilidades
Food Trucks
Desactivado

Porque el carpaccio más tradicional ha sufrido variaciones con el paso de los años y no solo en la manera de aderezarlo sino también en su ingrediente base, la carne. Así el carpaccio “al estilo italiano”, con láminas de ternera aderezadas con parmesano, ha dado lugar a otras propuestas más innovadoras elaboradas, por ejemplo, con otros ingredientes como el pulpo, el calabacín o inclusive las fresas.

El término carpaccio o carpacho se ha convertido pues en sinónimo de técnica: finas lonchas de producto crudo aderezadas en su punto justo para realzar el sabor o crear una exquisita combinación de texturas.

A continuación, te proponemos 5 recetas de carpaccio. En todas ellas, las proporciones de los ingredientes están pensadas para 2 comensales.

Carpaccio de calabacín

Carpaccio de calabacín

Ingredientes:

2 calabacines, 20 g de parmesano rallado, 30 g de virutas de jamón, 20 g de rúcula, aceite de oliva virgen extra, sal y pimienta.

Elaboración:

- Lavamos muy bien el calabacín y lo cortamos en rodajas sin retirarle la piel.

- Lo disponemos alrededor de un plato y le echamos un poco de sal y pimienta

- En la parte central del plato, y por encima de la mitad del calabacín, ponemos el jamón, la rúcula y el queso parmesano rallado.

- Le echamos por encima un chorrito de aceite de oliva.

Carpaccio de champiñones

Carpaccio de champiñones

Ingredientes:

250 g de champiñones, vinagre balsámico de Módena, aceite de oliva virgen extra y sal en escamas.

Elaboración:

- Lavar bien los champiñones para quitarles terrosidad y cortarlos en finas lonchas con la ayuda de un cuchillo de lámina fina o una mandolina.

- Disponer las lonchas de champiñones en un plato llano y regarlos con un chorrito de aceite de oliva virgen extra y vinagre balsámico.

- Dejar reposar hasta que los champiñones se impregnen de la mezcla del aceite y vinagre cambiando su color original por uno más pardo.

- Antes de servir, añadirle escamas de sal al gusto.

Carpaccio de gamba roja con verdura al vapor y aceite de gamba

Ingredientes:

4 gambas rojas, medio calabacín, medio puerro, 4 espárragos, AOVE, sésamo y pimentón picante.

Elaboración:

- Pelar las gambas y reservar las cabezas. Quitar con ayuda de un cuchillo el intestino.

- Extender papel film y juntar las gambas. Extender otro papel film por encima y con el culo de un cazo, dar unos golpes secos a las gambas para que se aplasten (deben quedar con textura fina de un carpacccio). Meter en el congelador durante 2 horas.

- Cortar las verduras y las cocinarlas al vapor. 

- Calentar el horno a unos 65 grados, meter las cabezas y dejar que se calienten unos 10 minutos. 

- Sacar las cabezas y en un bol pequeño, añadir 5 cucharadas de aove. Estrujar las cabezas para que suelten todo el sabor. Mezclar bien y añadir un poco de pimentón.

Carpaccio de ternera sobre base de tomate

Carpaccio solomillo

Ingredientes:

200 g de carne de ternera (preferiblemente solomillo), 2 tomates, 100 g de queso parmesano y aceite de oliva virgen extra.

Elaboración:

- Semicongelar la carne (una hora más o menos) para posteriormente poder cortarla a filetes muy finos con un cuchillo muy afilado. 

- Pelar y picar los tomates.

- Colocar el tomate como base en un plato llano y sobre él las finas cortadas de solomillo.

- Hacer virutas con el parmesano y espolvorear la carne.

- Acabar el plato con un chorlito de aceite oliva virgen extra. 

Carpaccio de pepino y piña con vinagreta de miel

Ingredientes:

150 g de pepino, 150 g de piña fresca, 40 g de aceite de oliva, 20 g de zumo de limón, 1 pellizco de pimienta molida, 20 g de miel y 1 cucharadita de hierbabuena picada.

Preparación:

- Cortar el pepino con piel en láminas de 1-2 mm.

- Pelar la piña y cortarla igualmente en láminas de 1-2 mm.

- Colocar las láminas en un plato grande.

- Mezclar el resto de ingredientes en un bol (aceite, limón, pimienta y la miel) y verter la mezcla sobre el pepino y la piña. 

- Espolvorear la hierbabuena y servir.

Recetas con calabacín fáciles y muy apetecibles

Recetas con calabacín fáciles y muy apetecibles
Recetas con calabacín fáciles y muy apetecibles
Food Trucks
Desactivado

El calabacín es, sin duda, una de las hortalizas más populares en verano, ya que es un antioxidante muy potente y, además, se puede incluir en un montón de recetas: ensaladas, guisos, cremas, pizzas, pasteles salados, zumos...

Esta hortaliza de forma alargada, aunque también puede ser esférica, tiene muchas vitaminas (C, B1, B2 y B6) y minerales que se concentran sobre todo en la piel, y suele ser una verdura incluida en muchas dietas de adelgazamiento gracias a su alto contenido en fibra y agua y por su bajo aporte de calorías. Además, su alto contenido en vitamina C y A ayuda a combatir el desgaste y sequedad del pelo. Otra propiedad del calabacín es que controla el colesterol debido a su contenido en fibra dietética. 

Dicho esto, te proponemos 7 recetas cuyo ingrediente principal es el calabacín para que le saques provecho a esta hortaliza llena de propiedades beneficiosas para tu organismo. ¡Anímate a prepararlas este verano! 

Deliciosas recetas con calabacín

Calabacines rellenos

Calabacines rellenos

Ingredientes para dos personas:

2 calabacines, 250 g de carne picada de ternera, una cebolla, queso rallado para gratinar, sal y pimienta.

Preparación:

Lavamos los calabacines, los cortamos por la mitad longitudinalmente y los metemos en el horno precalentado a 180ºC durante unos 45 minutos. Una vez estén asados, sacamos la pulpa con una cuchara y colocamos las barquetas resultantes en una fuente de horno. Troceamos la pulpa. Cortamos la cebolla y la sofreímos en una sartén con un poco de aceite. Cuando la cebolla empiece a dorarse, añadimos la carne picada y la pulpa de los calabacines, rehogamos bien. Sazonamos con sal y pimienta. Rellenamos con esta mezcla los calabacines y los cubrimos con el queso rallado. Gratinamos en el horno hasta que el queso esté fundido y ligeramente dorado.

Roulade de calabacín con queso fundido y jamón cocido

Roulade de calabacín con queso fundido y jamón cocido

Ingredientes: 

3 calabacines, 1 cebolla, 5 huevos, 2 patatas, queso en lonchas, jamón york en lonchas, sal, pimienta y aceite.

Preparación:

Rallamos los calabacines, las patatas y la cebolla. A continuación, añadimos los huevos y batimos hasta conseguir una masa compacta. Forramos una bandeja de horno con papel vegetal. Añadimos la masa, la extendemos con cuidado y la cocinamos a 200ºC durante 20 minutos. Retiramos la masa del horno y la rellenamos con las lonchas de queso y jamón york. Enrollamos la masa con la ayuda de un paño hasta formar la roulade. Calentamos la masa en el horno durante cinco minutos hasta que el queso se funda y la retiramos. 

Espaguetis de calabacín con salsa pesto

Espaguetis de calabacín con salsa pesto

Ingredientes para 4 personas:

Para la pasta: 4 calabacines, aceite de oliva y sal.

Para el pesto: 1 diente de ajo pelado, 4 hojas de albahaca fresca, 50 g de piñones, 80 g de queso parmesano y 120 g aceite de oliva virgen extra.

Preparación:

Lavamos bien los calabacines, los pelamos y los secamos ligeramente. Con el espiralizador hacemos los fideos con todos los calabacines. Para la salsa pesto, ponemos todos los ingredientes excepto el aceite de oliva en una batidora y trituramos hasta obtener una pasta. Agregamos el aceite de oliva. 

Quiche de calabacín

Quiche de calabacín

Ingredientes: 

1 masa de hojaldre, 125 g de mozzarella, 3 huevos, orégano, 3 cucharadas de aceite de oliva y 2 calabacines.

Preparación:

Calentamos el horno a 180ºC. Forramos un molde con la masa de hojaldre y pinchamos el fondo con un tenedor. Cocinamos la masa de hojaldre en el horno durante 10 minutos. Cortamos los calabacines y los cocinamos con un poco de sal. Batimos los huevos, añadimos los calabacines rehogados y sazonamos con un poco de orégano. Agregamos la mozzarella cortada en dados y vertemos la mezcla en el hojaldre. Cocemos la preparación en el horno a 180ºC durante unos 30 minutos.

Carpaccio de calabacín

Carpaccio de calabacín

Ingredientes: 

1 calabacín, aceite de oliva virgen extra, 1 cucharada, sal y pimienta.

Preparación: 

Limpiamos el calabacín y lo cortamos en láminas muy finas. Colocamos las láminas en un plato. Añadimos sal, pimienta y un poco de aceite de oliva. 

Sopa fría de calabacín

Sopa fría de calabacín

Ingredientes: 

4 calabacines medianos, 1 patata, 1 cebolla, 1 pastilla de caldo de verdura, sal, pimienta, 100 ml de nata y  aceite de oliva.

Preparación: 

Cortamos los calabacines y la patata y picamos la cebolla. Rehogamos las verduras en una cazuela con un poco de aceite de oliva y la pastilla de caldo vegetal y lo dejamos cocinar, a fuego lento, durante 20 minutos. Añadimos la nata y la sal. A continuación, retiramos un poco del caldo de la cocción y lo batimos hasta que la crema quede bien cremosa.
 

Hazle frente al calor con estas 4 recetas de yogures helados

Hazle frente al calor con estas 4 recetas de yogures helados
Hazle frente al calor con estas 4 recetas de yogures helados
Food Trucks
Desactivado

Cuando el calor aprieta no hay nada mejor que un delicioso snack para refrescar nuestro cuerpo: helados, granizados, yogures helados, cafés con hielo... Hoy nos vamos a centrar en los yogures helados ya que son un tentempié ideal para combatir las altas temperaturas y, además, son una forma sana de ingerir calcio, tan importante para nuestros huesos. A continuación, te enseñamos paso a paso cómo debes elaborarlos para que los tuyos se chupen los dedos.

Los yogures helados -se inventaron en Estados Unidos en la década de 1970- son muy fáciles de hacer y se pueden elaborar en casa sin necesidad de una heladera. Basta con poner la mezcla, previamente batida con una licuadora, en un recipiente bien hermético que se pueda meter en el congelador. Lo único que necesitas es sacar la mezcla del congelador cada hora para mezclarla bien para que no se formen cristales de hielo y obtengas una textura cremosa.

Yogur helado natural

Yogur helado natural con fruta fresca

Ingredientes para 6 yogures helados: 

4 yogures, 20 cl de nata líquida entera y 80 g de azúcar.

Preparación:

Mezclar el yogur y el azúcar en la batidora eléctrica hasta que el azúcar se haya disuelto por completo. Batir la nata hasta que espese y añadirle el yogur con el azúcar. Mezclarlo con la batidora. Verter la preparación en un recipiente hermético y cerrarlo. Dejarlo congelarse durante unas 4 horas. Sacarlo del congelador cada hora para batirlo. 

Yogur helado de chocolate

Yogur helado de chocolate

Ingredientes para 6 yogures helados: 

4 yogures griegos, 12 cl de nata líquida, 120 g de azúcar, 120 g de chocolate negro y 30 g de cacao en polvo.

Preparación:

Fundir el chocolate al baño maría. Sacarlo del fuego y añadirle la nata. Tamizar el cacao y el azúcar en la preparación anterior y mezclarlo. Añadir el yogur, batirlo hasta obtener una preparación homogénea y reservar 1 hora en la nevera. Verter la preparación en un recipiente hermético y cerrarlo. Dejarlo congelarse durante unas 4 horas. Sacarlo del congelador cada hora para batirlo. 

Yogur helado de vainilla

Yogur helado de vainilla

Ingredientes para 6 yogures helados: 

4 yogures griegos, 3 huevos, 80 g de azúcar, 1 vaina de vainilla y sal fina. 

Preparación:

Separar las claras de las yemas de los huevos. Montar las claras a punto de nieve con un pellizco de sal. En un bol grande, batir las yemas con el azúcar hasta que blanquee. Añadir los granos de la vaina de vainilla e incorporar las claras a punto de nieve con una espátula. Verter la preparación en un recipiente hermético y cerrarlo. Dejarlo congelarse durante unas 4 horas. Sacarlo del congelador cada hora para batirlo.  

Yogur helado de fresa 

Yogur helado de fresa 

Ingredientes para 6 yogures helados: 

4 yogures naturales griegos, 50 g de sirope de agave y 500 g de fresas.

Preparación:

Lavar las fresas, quitarles la parte verde y batirlas en la licuadora. Mezclar en un bol grande las fresas y el sirope de agave. Añadir el yogur y batirlo hasta obtener una preparación homogénea. Verter la preparación en un recipiente hermético y cerrarlo. Dejarlo congelarse durante unas 4 horas. Sacarlo del congelador cada hora para batirlo.  

Toppings

Toppings de chocolate: chocolate rallado (blanco, negro, con leche...), cucharada de crema para untar, galletas de chocolate desmenuzadas...

Toppings de galletas: pasteles caseros troceados (magdalenas, bizcochos..), galletas desmenuzadas...

Toppings de caramelos: mezcla de caramelos y gominolas...

Toppings de fruta fresca: fruta de temporada cortada en trozos (cerezas, fresas, melocotón, albaricoque, kiwis, mangos...).

Toppings de frutos secos: nueces, almendras, avellanas, arándanos secos, coco rallado...

Toppings

Las recetas son del libro Yogur helado gourmet, de Constance y Mathilde Lorenzi (Lunwerg Editores).

5 sencillas recetas con pepino para disfrutar este verano

5 sencillas recetas con pepino para disfrutar este verano
5 sencillas recetas con pepino para disfrutar este verano
Food Trucks
Desactivado

El pepino, en contra de muchas creencias, es una de las frutas, que no una hortaliza, más versátiles para combinar en cualquier comida. De la familia del calabacín y de diferentes tipos de melón, el consumo de pepino aporta múltiples beneficios gracias a sus propiedades, entre las que destacan sus vitaminas y capacidades antioxidantes e hidratantes, además de ser un alimento bajo en calorías, colesterol y grasas.

El tipo de pepino que solemos comprar en el supermercado es el llamado pepino ingles o de invernadero: grande, de piel verde oscura y con pocas semillas. Pero hay muchos tipos de pepino, como los armenios, los japoneses (Kyuri), los persas, los pepinos de limón o los llamados Kirby, que se encurten hasta convertirse en pepinillos en vinagre.

Y de tantas clases de pepinos podemos encontrar todo tipo de recetas, dulces y saladas, para disfrutar en la mesa o en un picnic para un día de playa en verano. Zumos de pepino, ensaladas frías o calientes, salsas, cremas, bocadillos o incluso combinándolo con fresas. Te proponemos 5 recetas con pepino para disfrutar de esta fruta tan especial y sorprender con su sabor y versatilidad.

Zumo de pepino, melón y menta

Zumo de pepino, melón y menta

Una bebida muy refrescante, alta en vitaminas B y que calmará tu sed de forma saludable. Es además muy sencilla de preparar. Solo necesitas dos pepinos, cuatro rodajas de melón (preferiblemente de melón francés, los de tamaño pequeño), el zumo de un limón o de una lima, una taza de agua de coco, un poco de sal y hojas de menta.

Se deben mezclar todos los ingredientes en la licuadora, añadiendo además un poco de hielo, y se recomienda dejarlo enfriar en la nevera hasta poco antes de servir.

Gazpacho de pepino y tomates verdes

Gazpacho de pepino y tomates verdes

Una receta ideal para llevársela en un termo a la playa o para disfrutarla en un día de picnic. Este gazpacho o sopa verde sorprende por su potente sabor. Para prepararlo se necesitan 6 tomates verdes, media cebolla, un ajo, medio pimiento verde, aceite de oliva, vinagre, sal, perejil y cilantro.

Mezclar los pepinos cortados por la mitad con los tomates, la cebolla, el pimiento, el ajo, el aceite, el vinagre, el perejil y el cilantro picado en una licuadora hasta que estén muy suaves. Condimentar al gusto con sal y pimienta y servir cubierto de hojas de cilantro y tiras de pepino.

En el caso de esta receta de gazpacho de pepino, se puede realizar con dos o tres días de antelación y dejar en la nevera. Además, si se desea espesar el resultado, se puede añadir miga de pan en el momento de mezclar los ingredientes.

Ensalada de fresa y pepino con crema de limón

Ensalada de fresa y pepino con crema de limón

Uno de los platos donde suele aparecer claramente el pepino son las ensaladas. Es común la de tomate, cebolla y pepino, pero en esta ocasión combinaremos nuestra fruta con fresas, crema de limón y especias.

Los ingredientes que necesitaremos, además de las fresas y el pepino (preferiblemente el persa en este plato), serán cardamomo molido, sal, azúcar, media taza de crema fresca, el jugo de un limón, unos pistachos tostado y un poco de pimienta de cayena.

Para elaborarlo hay que mezclar las fresas, los pepinos, el cardamomo, una pizca de sal y una cucharada pequeña de azúcar en un tazón y dejarlo 10 minutos reposar. Por otro lado, se mezcla la crema fresca con el zumo del limón y una cucharada grande de azúcar para formar la crema de limón.

Se sirve en el plato la mezcla principal y se condimenta con la crema para finalizar la receta sazonando con una mezcla picada de los pistachos, la cayena y una pizca de sal.

Un tzatziki de pepino como acompañamiento

tzatziki de pepino

Otra receta con pepino tan deliciosa como sencilla de preparar e ideal como acompañamiento o como aperitivo. Solo se necesitan cortar a dados tres pepinos y añadirlos en un tazón grande sazonando de forma generosa. Se recomienda presionar sobre los trozos de pepino para extraerles la mayor cantidad de agua posible.

En otro recipiente, mezclar ahora los pepinos con un yogurt griego, aceite, un poco de zumo de limón, un ajo entero y volver a sazonar con sal. Dejar reposar durante 15 minutos, retirar el ajo y agregar menta antes de servir.

Tostada o sándwich de habitas, pepino y burrata

sándwich de habitas, pepino y burrata

Incluir el pepino en un bocadillo es muy habitual en la cultura anglosajona. Es todo un clásico el sencillo sándwich de pepino y mantequilla o mayonesa, que destaca siempre por ser tan crujiente.

Para esta receta, que puede ser en una tostada o en un bocadillo, se pueden usar habas o guisantes dulces. Además, se necesita zumo de limón, aceite de oliva, pimienta negra, dos pepinos, vinagre de arroz, burrata o mozzarella fresca, albahaca y unas semillas de sésamo.

Lo primero de todo es cocer las habas hasta que estén tiernas y de ahí escurrirlas y pasar a agua helada y posteriormente escurrir y secar, aunque lo recomendable es cocinar las habas unos días antes y que estén frías. Combinar entonces la mitad de habas con media cucharada de zumo de limón, aceite de oliva en un tazón mediano y triturar ligeramente con un tenedor. Después añadir las habas restantes y sazonar con sal y pimienta.

Una vez preparado, solo queda cortar los pepinos a rodajas y dejarlos junto al vinagre de arroz durante 10 minutos en un tazón. En el caso de elegir una tostada, calentar la rebanada de pan y añadir encima la burrata cortada en pedazos, cubrir con la mezcla de habas, pepinos y albahaca. Y terminar espolvoreando con semillas de sésamo, sal marina y pimienta.

¿Quieres descubrir otras recetas de tostadas sorprendentes? Atrévete con esta selección para desayunar como un rey.

3 helados veganos sencillos y refrescantes

3 helados veganos sencillos y refrescantes
3 helados veganos sencillos y refrescantes
Food Trucks
Desactivado

En 2017 el New York Times ya profetizaba que se acercaba la época dorada de los helados veganos. Y es que estos helados sin productos de origen animal pueden ser igual de cremosos, suaves y deliciosos que su versión láctea. La base de estos productos es la utilización de “leches” o bebidas vegetales. Muchos pensarán que los helados son veganos de por sí. Eso se podría decir de la mayoría de los helados de sabores de frutas. Para los que no dominen el tema, un producto no es vegano si contiene alimentos que sean de origen animal. Esto quiere decir que en el momento que contenga alguna grasa animal o leche de origen animal, el helado deja de ser vegano.

A medida que aumenta la demanda de productos veganos, también lo hace el número de productos en el mercado, incluyendo una gran cantidad de helados sin lácteos de origen animal, junto con las diversas leches de nueces y plantas que se utilizan para hacerlos. Conocidas marcas se han subido al carro de la nueva ola de helados veganos y en países como EE. UU. la venta de helados “non-diary” (sin lácteos), ha crecido exponencialmente en los últimos años. En el mercado triunfan los que no tienen colesterol, no contienen gluten y grasas trans. Y lo que es mejor, muchos de estos nuevos productos realmente saben muy bien, lo cual es una gran ventaja, ya sea porque necesitemos evitar los lácteos a toda costa por una cuestión de salud o que simplemente queramos disfrutar de nuestro lado más gourmet.

Para los foodies este es un territorio prometedor, un nuevo y rico mundo de ingredientes con el que experimentar. Hoy en día muchos que antes evitaban estos helados se dejan seducir por estas refrescantes delicias. Esto se debe a que los mismos han evolucionado mucho en forma, sabor y textura. Estos pueden ser igual de buenos e incluso mejor que los helados normales.

¿Por qué tomar helados veganos?

Por una cuestión de ética animal. Además, son helados ideales para aquellos que sufren intolerancia a la lactosa o alergia al gluten. Si se busca la opción más saludable entre todos los productos disponibles en el mercado, debemos elegir un helado que no supere las 200 calorías y 5 gramos de grasa saturada y no más de 16 gramos de azúcares añadidos por cada 125 g. Como referencia, un helado "normal" a base de leche de vaca tiene en promedio hasta 150 calorías por porción, de 2 a 5 gramos de grasa saturada y más de 10 gramos de azúcar. Las leches vegetales con menos grasas saturadas son las de anacardo, avellana, macadamia, avena, lino, arroz, quinoa y cáñamo.

En busca del perfecto helado vegano

El uso de leches vegetales con un alto contenido en grasa es una forma de lograr cremosidad en un helado no lácteo. Sin embargo, añadir un endulzante líquido como jarabe de agave o miel (esta última opción solo sería vegetariana), jarabe de arce, además del azúcar de caña regular, mejora la textura y ayuda a que no se formen cristales de hielo. Lo ideal es caramelizar la miel y agregar la base a continuación. De esta forma condesamos el producto final y logramos un toque más sedoso.

En un principio se utilizaba leche de soja o leche de almendras para elaborar los helados veganos, actualmente el protagonismo lo tienen otras leches vegetales más cremosas. El secreto actual de los helados veganos más deliciosos estriba en la leche de coco. Por otro lado, también se puede agregar un poco de almidón de maíz o maicena que absorbe cualquier exceso de agua en la mezcla. Otro consejo para evitar la formación de cristales de hielo es colocar una película transparente adhesiva en la superficie de la mezcla mientras se congela en el recipiente.

Si todos los ingredientes alcanzan la temperatura más fría posible, se logrará una mejor combinación. A la base de coco se le puede agregar cualquier ingrediente: nueces, frutas y jugos de frutas, menta, chocolate negro y sabores tropicales. La desventaja es que la leche de coco tiene un pronunciado sabor, incluso cuando se mezcla con ingredientes intensos como chocolate, mantequilla de cacahuete o frambuesa.

Elaborar un helado vegano es tan sencillo como mezclar leche de coco con leche de almendras, añadir fruta madura y azúcar orgánico. Enfriamos la mezcla y la congelamos en una heladera.

Una técnica esencial es sacar la mezcla de helado del refrigerador mientras aún se está fraguando y batirla de nuevo, preferiblemente con un batidor eléctrico. Este proceso debe repetirse después de unas dos horas cada vez, al menos tres veces durante el fraguado del helado. Batiendo la mezcla de helado a mitad de camino se asegura de que los cristales no se formen o se disuelvan si se empiezan a formar. Esto le da al helado una textura suave. Antes de servir se debe dejar a temperatura ambiente durante diez minutos para que se pueda servir fácilmente.

Si no tenemos heladera será preferible hacer una tarrina grande de 750 mililitros. Se recomienda hacerlo con frutas. Después de elaborar la mezcla, cada media hora lo sacamos del congelador y lo removemos.

Helado de Chocolate y Coco

Ingredientes:

2 latas de leche entera de coco, 300 g de azúcar, 125 g de cacao en polvo sin azúcar, de buena calidad.

En una olla a fuego medio, mezclamos y revolvemos todos los ingredientes. Hervimos a fuego lento hasta que espese ligeramente, unos 7 minutos. Lo refrigeramos en un recipiente durante 4 horas. Añadimos la mezcla a la heladera hasta que esté listo, aproximadamente de 15 a 20 minutos. Congelamos hasta alcanzar la consistencia deseada. Se puede mezclar con plátanos, fresas, cerezas.

Helado de Caramelo Salado

Ingredientes:

Para la salsa de caramelo salado: 125 ml de leche de almendras sin azúcar, 125 ml de agua, 250 g de anacardos, 375 g de azúcar, 3 cucharadas de aceite de oliva,2 cucharaditas de sal marina en escamas. Helado: 1 lata de leche de coco, 250 g de anacardos, en remojo por lo menos 6 horas, 3 cucharadas de aceite de coco, 500 ml de salsa de caramelo salada.

Elaboramos una crema espesa con 125 ml de leche de almendras, 2 cucharadas de agua y 250 g de anacardos en una licuadora de alta velocidad hasta que la mezcla esté muy, muy suave.

Para la salsa de caramelo salado: revolvemos el azúcar y 125ml de agua en una cacerola grande a fuego medio-bajo hasta que el azúcar se disuelva. Aumentar el fuego, hervir sin remover hasta que el almíbar se ponga dorado. De vez en cuando cepillamos los lados de la sartén con un cepillo para pasteles sumergido en agua y agitando la sartén, unos 12 minutos. Retiramos del fuego. Añadimos el aceite y la crema muy gradualmente y 2 cucharaditas de sal marina.

Mezclamos la leche de coco, 250 g anacardos remojados, aceite de coco y 375 ml de salsa de caramelo salada en una licuadora de alta velocidad hasta que quede muy suave. Lo pasamos a un recipiente hermético y lo refrigeramos hasta que esté muy frío. Lo vertemos en la heladera.

Helado de Mango y Coco

Ingredientes:

1 lata de leche de coco sin endulzar, 125 ml de azúcar de caña evaporada orgánica, 125ml de leche de almendra sin endulzar (casera o comprada), 375 g de mango maduro picado, 1 cucharada de licor de naranja como Grand Mariner o Cointreau, ½ cucharadita de vainilla pura.

Mezclamos la leche de coco, el azúcar, la leche de almendras y el mango en la licuadora. Cubrimos y mezclamos hasta que quede suave. Agregamos el licor de naranja y la vainilla. Cubrimos y refrigeramos la mezcla de coco por lo menos 4 horas, hasta que esté bien fría. Por último, utilizamos la heladera de acuerdo con las instrucciones del fabricante.

Como hemos dicho anteriormente la clave de estos helados es sustituir los productos de origen animal por nata de soja, avena o arroz e incluso leche en polvo vegetal. La lista de rutas ideales para helados es interminable: kiwis, moras, fresas, frambuesas, arándanos, plátano, piña, sandía, melón… Los complementos ideales con almendras, nueces de macadamia, pasas, avellanas… Ahora que ya tenemos las claves, solo hay que jugar con la base y personalizarla al gusto de cada uno.