recetas con chocolate

¿Has probado los smores? ¡Te contamos qué son y cómo prepararlos!

¿Has probado los smores? ¡Te contamos qué son y cómo prepararlos!
¿Has probado los smores? ¡Te contamos qué son y cómo prepararlos!
Food Trucks
Desactivado

Un poco más. Esta es la traducción española de smore (abreviación de some more). Un significado que se ajusta totalmente al deseo de repetir cuando pruebas uno. Los smores son tentempiés dulces formados por tres ingredientes: chocolate, galletas tipo Graham y los famosos marshmallows (las tradicionales nubes de golosina).

Aunque en España aún no son muy populares, en Canadá y Estados Unidos, su país de origen, son casi una entidad gastronómica. Incluso existe el Día Nacional de los Smores, el 10 de agosto. ¿Quién no recuerda la típica serie o película norteamericana de los campamentos de verano de los scouts? Los smores eran los protagonistas de esos momentos en los que los jóvenes se reunían de noche alrededor de una hoguera.

Una receta casi centenaria

La receta de este dulce tradicional se atribuye a Loretta Scott Crew, una líder girl scout que los hizo en la hoguera de un campamento en 1927, el mismo año en el que se publicó su receta, en el libro “Tramping and Trailing with the girl scouts”. Desde entonces -hace casi un siglo-, los smores se popularizaron y se convirtieron en imprescindibles en los campamentos de verano.

Elaborar este postre, que algunos toman como un tentempié, es rápido y muy sencillo -en Estados Unidos incluso venden kits con todos los productos-. Quienes hagan smores en una hoguera necesitarán palitos de brocheta para atravesar las nubes y ponerlos al fuego. De momento, te enseñamos a prepararlos en casa -preferiblemente en el horno, aunque también se pueden poner en el microondas-.

Ingredientes smores

Ingredientes:

Un paquete de galletas tipo Graham, un paquete de nubes, una tableta de chocolate (a elección).

Preparación:

Colocamos en una sartén o en un recipiente apto para el horno las galletas Graham. Ponemos sobre ellas las onzas de chocolate y, encima, las esponjosas nubes.

A continuación, metemos el recipiente en el horno, con el grill encendido, para que las nubes y el chocolate se doren. Esperamos unos minutos, retiramos el recipiente y colocamos las galletas Graham encima para cubrir las nubes. Presionamos ligeramente sobre estas galletas para que el chocolate y las nubes se fundan y quede una pasta dulce entre las galletas. ¡Smores listos para comer! Puedes acompañarlos con una taza de chocolate caliente, una opción muy apetecible que debes tomar con moderación, ya que los smores son muy calóricos.

En versión quesera

Otra irresistible propuesta es el Smores Cheesecake, un pastel de queso a base de smores. Es una receta mucho más elaborada y completa, ideal para estos días de reclusión hogareña, con la que deleitarás tu paladar -y el de tus acompañantes-.

Ingredientes (4-5 personas):

Para la base: 1 paquete de galletas Graham y 75 g de mantequilla fundida.

Para la crema de queso: 200 ml de nata para montar, 100 ml de leche, 150 g de chocolate negro, 150 g de mascarpone, 1 sobre de gelatina y 100 g de azúcar (a ser posible, moreno).

Para el merengue: 2 claras de huevo y 150 g de azúcar (preferiblemente, moreno).

Preparación:

Machacamos las galletas con una picadora hasta que queden bien troceadas y las mezclamos con la mantequilla fundida.

Cogemos un molde desmontable y cubrimos la base con papel de horno para poder sacar la tarta fácilmente. Repartimos casi todas las galletas en la base y una pequeña parte en las paredes del molde, que después pondremos en el frigorífico.

Añadimos el sobre de gelatina y la mitad de la leche en un bol. La otra mitad la calentamos y, cuando la gelatina se haya hidratado por completo, añadimos la leche caliente y removemos hasta que quede bien disuelto. Reservamos la mezcla.

Después, derretimos el chocolate y dejamos templar. Batimos el mascarpone y, cuando esté cremoso, añadimos el chocolate, mezclamos bien e incorporamos la leche con la gelatina disuelta.

En otro recipiente, mezclamos bien la nata con el azúcar e incorporamos esta masa compacta poco a poco a la mezcla de queso hasta que quede una pasta totalmente homogénea. Añadimos la mezcla al molde y dejamos que repose en el frigorífico, como mínimo, 6 horas, aunque es mejor hasta el día siguiente. 

Al día siguiente, preparamos el merengue. Para ello, ponemos en un recipiente las claras con azúcar al baño María hasta que este se disuelva del todo. Luego, batimos hasta que el merengue esté firme por completo y lo extendemos por encima de la tarta. Como toque final, ponemos el cheesecake en el grill del horno durante un par de minutos para dar un toque dorado a este irresistible postre.

Smores Cheesecake

Celebra el Día Mundial de la Tarta de Chocolate con estas deliciosas propuestas

Celebra el Día Mundial de la Tarta de Chocolate con estas deliciosas propuestas
Celebra el Día Mundial de la Tarta de Chocolate con estas deliciosas propuestas
Food Trucks
Desactivado

Suave, esponjosa, crujiente, cremosa, tierna, dulce… ¿Hay algo más delicioso que una tarta de chocolate? Muchos no concebimos la vida sin ella, por eso cualquier ocasión nos parece buena para celebrar su existencia. Todos caemos rendidos ante una exquisita y lujuriosa porción de suculenta tarta de chocolate, pero hay algunos datos sobre nuestro postre favorito que tal vez no conozcamos.

Ya se trate de una Selva Negra cubierta de cereza y rica textura o de un pastel exquisitamente esponjoso y de color rojo carmesí profundo y aterciopelado, la tarta de chocolate no es una mera indulgencia sino una parte fundamental de nuestras vidas. Hay muy pocos acontecimientos importantes en la vida que excluyan su presencia, desde las fiestas de cumpleaños de la infancia hasta las meriendas con amigos o fiestas familiares. El Día Mundial del Chocolate en realidad empezó como un día nacional únicamente en EEUU, aunque pronto se unieron muchos países más.

Un poco de historia

La historia de la torta de chocolate se remonta a 1764, cuando el Dr. James Baker descubrió cómo hacer chocolate moliendo granos de cacao entre dos enormes piedras de molino circulares.

En 1828, Conrad Van Houten de los Países Bajos desarrolló un método de extracción mecánica para extraer la grasa del licor de cacao, lo que dio como resultado la manteca de cacao y el cacao parcialmente desgrasado, una masa compacta y sólida que podía ser vendida como "cacao de roca" o “molido en polvo”.

Hasta mediados del siglo XIX, el chocolate era una bebida para aquellos que podían permitírselo. Sin embargo, varios amantes del chocolate ingeniosos desarrollaron métodos que hicieron que la extracción de cacao y de polvo de cacao fuera relativamente barata, llevando así el chocolate a un mercado más amplio. En 1879, Rudolf Lindt fue pionero en un proceso llamado conchado para producir un chocolate más suave y sedoso que se podía emplear para hornear ya que combinaba muy bien con las masas de los pasteles.

Decadencia exquisita

La evolución de la tarta de chocolate ha sido imparable con relleno de chocolate líquido o sabores exóticos como el té, el curry, la pimienta roja, la fruta de la pasión y el champán que fueron populares en los años 90. Hoy en día se elaboran muchos pasteles de chocolate sin harina para los intolerantes al gluten y sin otros ingredientes que puedan causar alergias alimentarias o con ingredientes de origen vegetal para veganos (sin huevos ni leche). Existen cientos de variedades con un toque diferente de frambuesa, café, caramelo, remolacha, castaña, mousse de chocolate, con tarta de queso, coco, menta, miel, plátano, trufa, oreo, vainilla, canela, naranja, calabaza, caramelo salado, lima, pera, pistacho, dulce de leche, chocolate blanco….

Las 10 tartas de chocolate más famosas

Bizcocho de chocolate. Un clásico de las meriendas, sencillo y tradicional. Solo se necesita harina, huevos, levadura, azúcar, cacao y aceite.

Tarta de capas de chocolate. Varias capas se unen con relleno que puede ser de mousse, crema o nata.

Selva negra. Típica de Baden, Alemania, nos seduce con sus capas de bizcocho de chocolate empapado en licor de cereza, nata, cerezas y mermelada de frambuesa.

Red Velvet. Esta tarta aterciopelada de chocolate con crema de queso, mezcla de leche con limón o buttermilk y vainilla con colorante rojo es muy típica en Estados Unidos. Su jugosidad es inconfundible.

Pastel Alemán. Las diferentes capas se combinan con coco y nueces pecanas y se cubre con caramelo elaborado con yemas de huevo y leche condensada. No se inventó en Alemania sino en EEUU. El nombre viene de Baker's German's Sweet Chocolate, una tableta de chocolate negro creada en 1852 por Samuel German (alemán en inglés).

Pastel fudge de chocolate. Se elabora con carmelo de dulce de leche que le da un toque muy especial y contundente.

Tarta Sacher. La preferida de los emperadores austriacos. Fue inventada en 1832 por Franz Sacher. Esta tarta típica Vienesa se compone de bizcocho de chocolate unido por mermelada de albaricoque cubierta de un consistente chocolate glaseado. A algunos les puede resultar un tanto densa.

Pastel del diablo. Es un clásico americano de chocolate de intenso sabor, delicada textura húmeda y cubierto de cremoso chocolate.

Tarta Joffre. Esta tarta de chocolate con capas de suero de leche está rellena de ganache de chocolate y escarchado con crema de mantequilla de chocolate creado originalmente en el restaurante Casa Capșa de Bucarest, en honor a la visita del mariscal francés Joseph Joffre, poco después de la Primera Guerra Mundial.

Pastel de Garash. Un pastel búlgaro con 5 capas finas de chocolate y nueces con un glaseado de chocolate.

Tratándose de tartas de chocolate hay mucha variedad donde elegir sin embargo como ya decía Audrey Hepburn “Seamos sinceros, un buen pastel de chocolate cremoso hace mucho por mucha gente; lo hace por mí”.