¿TIENES MÁS DE 18 AÑOS?
Google+
Recetas de huevos revueltos y claves para prepararlos
Propuestas Gastronómicas  

Recetas de huevos revueltos y claves para prepararlos

Manel Bonafacia 03/07/2020

Los huevos revueltos son una buena opción para el desayuno, la cena o un brunch dominical, admiten muchas combinaciones y son fáciles de hacer, pero tienen sus secretos y te damos las claves de los mejores chefs para prepararlos.

Los huevos revueltos no son una tortilla francesa mal hecha, sino una manera de cocinar los huevos que requiere que queden cremosos y esponjosos, ni demasiado cocidos ni excesivamente líquidos, por eso hay que seguir una serie de consejos que nos ayudarán a triunfar con este plato sencillo pero muy apetitoso.

De entrada, debemos contar un par de huevos por persona, ya que revueltos cunden poco y uno solo casi no se ve en el plato. 

La manera más sencilla de prepararlos es calentar aceite en una sartén antiadherente a fuego medio/bajo, verter los huevos ligeramente batidos y, con la ayuda de una espátula, remover hasta que cuajen y queden al punto. 

Si los queremos con setas, por ejemplo, podemos echar directamente los huevos sobre las setas previamente salteadas en la misma sartén. Si vamos con cuidado de no tener el fuego fuerte y apartamos la sartén antes de terminar la cocción, nos quedarán bastante bien.

Pero más allá de esta manera tan básica de preparar los huevos revueltos, hay diferentes técnicas que podemos adaptar a nuestras preferencias; te explicamos dos que hemos sacado de dos de los libros de recetas más populares en nuestro país y una tercera, del mediático chef Gordon Ramsay, que sin duda es la que más triunfa en la era de internet.

Simone Ortega, en su best seller de la cocina española "1080 recetas de cocina" explica su forma de preparar los huevos revueltos, en este caso para dos personas (4 huevos):

Se ponen en un cazo los huevos, se baten durante un minuto con un tenedor y enseguida se añade la sal, 2 cucharadas soperas de leche fría, 20 g de mantequilla. Se pone el cazo al baño maría con el agua ya muy caliente y se empieza a remover muy rápidamente con unas varillas, recogiendo bien los bordes del cazo, que es donde cuajan antes los huevos. Cuando se han convertido en una crema muy espesa, se aparta el cazo, pues siguen cuajando fuera del fuego. Se añaden 10 g más de mantequilla, se mezcla bien y se sirve inmediatamente.

Ortega ofrece en su libro recetas de huevos revueltos con champiñones; con espárragos; con jamón; con arroz y gambas; con trufa; con salchichas; con espinacas y gambas; con patatas y guisantes; con patatas paja y bacalao; con tomate y con queso rallado.

Montserrat Seguí, en su libro "Cocinar es fácil", explica otra forma de preparar los huevos, sin cocerlos al baño maría:

Ponemos, en un cazo o sartén, mantequilla (para 6 huevos, 75 g de mantequilla); cuando esté fundida y caliente, echamos los huevos ligeramente batidos, y con sal, pimienta y nuez moscada.Se va removiendo continuamente con un pequeño bateador, hasta que estén cocidos pero jugosos (aunque parezcan crudos); se sacan del fuego y se siguen removiendo hasta que quede embebido todo el jugo, y entonces se añade la nata o crema de leche (unos 50 g).

Sobre esta base, Seguí propone diferentes acompañamientos, como por ejemplo champiñones (100 g por la cantidad indicada), tomates en salsa o en trocitos pelados (150 g), jamón, verduras, queso o hígado de aves de corral.

Gordom Ramsay es un cocinero británico muy popular, conocido tanto por sus estrellas como por sus apariciones en la televisión, que explicó su forma de preparar unos huevos revueltos (scrambled eggs) perfectos a los participantes en la edición de su país del popular concurso "Master chef".

Ramsay pone los huevos directamente en un cazo antiadherente, fuera del fuego, sin batirlos, y añade unas nueces de mantequilla. Acerca el cazo al fuego, a una temperatura baja, y remueve constantemente con una espátula los huevos y la mantequilla; cada 30 segundos retira el cazo del fuego, lo vuelve a acercar y lo vuelve a apartar, sin parar nunca de remover para que los huevos no se peguen. Cuando empiezan a cuajar, añade sal y pimienta y una cucharadita de crême fraîche, que se puede sustituir por nata espesa, por añadir cremosidad.

Los sirve sobre una tostada y acompañados con tomates cherry y champiñones salteados en la sartén, y un poco de cebollino picado por encima.

Toppings de todo tipo

Los huevos revueltos admiten todo tipo de acompañamientos, ya lo hemos visto; si bien los británicos y norteamericanos parece que los prefieren solos, aquí es muy habitual prepararlos con espárragos, tomate, bacalao, jamón y todo tipo de setas o verduras y también marisco, como gambas y langostinos.

Lógicamente, muchos de estos ingredientes requieren una cocción más larga, por lo que antes de añadirlos a los huevos deberemos hervirlos, cocerlos al vapor o saltearlos en la misma sartén donde prepararemos después el revuelto.

Y si queremos un acompañamiento clásico aunque algo viejuno para los huevos revueltos, cortamos unos triángulos de pan de molde, los freímos y mojamos la punta en abundante perejil picado.

Veamos algunas recetas para 4 personas:

Huevos revueltos con trufa

Ingredientes: 8 huevos, 1 trufa fresca mediana o un par en conserva, aceite o mantequilla, 4 rebanadas de pan y sal.

Cortamos la mitad de la trufa en láminas muy finas con una mandolina, y el resto la picamos pequeña.

Preparamos los huevos revueltos siguiendo el método elegido y añadimos la trufa picada (si usamos trufas envasadas, echamos también el jugo).

Tostamos el pan y servimos los huevos encima; acabamos con las láminas de trufa sobre los huevos.

Huevos revueltos con trufa

Huevos revueltos con espinacas y gambas

Ingredientes: 8 huevos, 300 g de gambas, 1 kg de espinacas frescas, mantequilla, aceite, sal y pimienta.

En una sartén con aceite marcamos las gambas peladas, las apartamos y en la misma sartén freímos las espinacas; enseguida perderán mucho volumen y en pocos minutos estarán cocidas. Añadimos las gambas y echamos los huevos ligeramente batidos. Salpimentamos. 

Removemos sin parar, a fuego suave, hasta que la mezcla cuaje pero quede suficientemente cremosa.

Huevos revueltos con espinacas y gambas

Huevos revueltos con espárragos trigueros y jamón

Ingredientes: 8 huevos, 1 manojo de espárragos trigueros, 4 láminas de jamón cortado muy fino, mantequilla, aceite y sal.

Preparamos los espàrrrecs rechazando la parte más leñosa, los cortamos en trozos de 2 o 3 centímetros y los salteamos unos minutos en una sartén o cazo con aceite o mantequilla. Añadimos los huevos ligeramente batidos, cuajamos los huevos revueltos y servimos en un plato o sobre una tostada

Sobre cada ración ponemos una lámina de jamón para que con el calor se deshaga la grasa y perfume el plato.

Huevos revueltos con espárragos trigueros y jamón

Huevos revueltos con setas

Ingredientes: 8 huevos, setas frescas (de temporada o de cultivo), perejil, aceite, sal y pimienta.

Limpiamos las setas y los cortamos en trozos si son grandes. Podemos utilizar setas de temporada (boletus, llanegas, níscalos, trompetas, rebozuelos...) o de cultivo (champiñones, shiitake...). También podemos utilizar setas deshidratadas, que pondremos en remojo en agua caliente media hora antes de utilizarlas; en este caso, reservaremos el agua de la rehidratación para añadir un poco al revuelto.

Salteamos las setas en una sartén con aceite durante 3 o 4 minutos, bajamos el fuego y echamos los huevos ligeramente batidos, salpimentamos y cuajamos sin parar de remover. 

Añadimos perejil picado antes de remover por última vez.

Huevos revueltos con setas

Huevos revueltos con langostinos

Ingredientes: 8 huevos, 12 langostinos, perejil, aceite, sal y pimienta.

Escaldamos los langostinos en agua hirviendo con sal durante 30 segundos, los enfriamos en agua con hielo y pelamos las colas; las cortamos en tres o cuatro trozos. Presionamos las cabezas para sacar su jugo y lo reservamos.

En un cazo o sartén con aceite o mantequilla a fuego medio ponemos las colas de langostinos, vertemos los huevos ligeramente batidos y empezamos a remover para que se integren los ingredientes. Cuando los huevos empiecen a cuajar, y sin dejar de remover, añadimos el jugo de las cabezas y una cucharada del agua de cocción, seguimos removiendo hasta obtener la consistencia deseada y en el último momento añadimos el perejil picado. Podemos servir sobre una tostada frotada ligeramente con un diente de ajo.

Huevos revueltos con langostinos

Añadir nuevo comentario

Texto sin formato

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de correos electrónicos y páginas web se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.