¿TIENES MÁS DE 18 AÑOS?
Google+

La tempura es la técnica de rebozado de moda, y me parece que no será una moda pasajera porque ofrece grandes ventajas respecto a otras formas de cubrir, tapar o envolver los alimentos. Nos ha llegado a través de la proliferación de restaurantes japoneses, pero es una técnica originaria de China que lleva un nombre de origen latino porque al Japón la llevaron misioneros jesuitas.

La línea que separa a un frito etéreo y crujiente de una fritanga aceitosa es muy fina, y, aunque a todos nos gustaría que nos quedaran los buñuelos o los rebozados como si fueran nubes comestibles, a menudo el resultado se parece más a un zapato mojado que a otra cosa. Freír no es fácil, y conviene aprender a diferenciar aceites, temperaturas y métodos si se quiere hacer correctamente.

Albert Marimon, chef de La Cava, El Fogó y El Xiringuito Aigua explica para Gastronosfera cómo preparar un atún marinado con setas confitadas y cremoso de patata 'ratte'.

Definida por la Wikipedia como el “proceso de cocción de alimentos por inmersión en un aceite o grasa comestible que está a una temperatura superior al punto de ebullición del agua, por lo general 150 a 200 ° C”, la fritura es una técnica que, cuando está bien elaborada, nos ofrece un resultado maravilloso en el que los alimentos quedan crujientes y dorados por fuera, jugosos por dentro, y la “magia” de no haber absorbido prácticamente nada de aceite.

Suscribirse a fritos