¿TIENES MÁS DE 18 AÑOS?
Google+

Se encuentra usted aquí

Alimentos para aliviar la resaca
Tendencias.

¿Resaca? Supérala con estos alimentos sanos y naturales

Mónica Salazar Vevia12/08/2016

No hay nada mejor que curar el malestar del día de después con alimentos sanos y naturales repletos de aminoácidos, minerales, azúcares y vitaminas. Ese esporádico día de resaca se te hará más llevadero.

Si antes ibas de fiesta todo el fin de semana y aguantabas como un campeón y ahora para una noche de fiesta necesitas más tiempo de recuperación que cuando pasas por una cirugía menor, este es tu artículo.

Los milagros no existen, al igual que la cura de la resaca, pero aquí te daremos unas pautas para aliviar los indeseados efectos a través de los alimentos. Siempre es mejor beber con moderación y disfrutar de esa cerveza bien fresquita acompañada de una buena tapa que asienta el estómago. Parece que Benjamin Franklin dijo una vez: «La cerveza es la prueba de que Dios nos ama y quiere que seamos felices».

Sabemos que es época de bodas, bautizos y comuniones pero tampoco vamos a volvernos locos, no hay necesidad de llegar al punto de la película Resacón en Las Vegas: robar un coche de policía, perder un diente o no saber por qué hay un bebé en tu armario y un tigre en tu baño.

Los egipcios y los romanos ya la sufrían…

Los remedios caseros para la resaca son tan antiguos como las primeras civilizaciones. Eso sí quizá eran poco ortodoxos. Unos papiros griegos atestiguan cómo los antiguos egipcios fabricaban un collar con hojas de un arbusto llamado Chamaedaphne alejandrino (Ruscus racemosus L.) y se lo colocaban alrededor del cuello para aliviar el dolor de cabeza. Otro remedio egipcio era lanzar hechizos sobre su cerveza (por intentarlo que no quede).

En la Antigua Roma, Plinio el Viejo recomendaba en su Historia Naturalis comer un canario frito (pobre Piolín). En la Grecia Clásica se enfrentaban a la resaca con pulmones de oveja acompañados por unos huevos de búho. Romanos y griegos también tomaban col cocida.

En la Edad Media, los médicos europeos exhortaban las virtudes de la anguila cruda y las almendras amargas. Shakespeare hizo nada más y nada menos que 360 referencias a los efectos del alcohol en su obra. En la Inglaterra Victoriana pasaban de la terapia de choque de verter vinagre en la garganta de la víctima o tirar un cubo de agua fría sobre ellos (¡qué simpáticos!) al agua de menta casera (sulfato de hierro, óxido de magnesio, agua de menta y nuez moscada) y un Oyster Prairie (yema de huevo crudo, salsa inglesa, salsa de tabasco, vinagre, sal y pimienta). Mezclaban también hollín de las cenizas de la chimenea con leche para equilibrar la acidez / alcalinidad del sistema digestivo.

Los nativos americanos comían seis almendras antes de beber. En el salvaje oeste, los vaqueros hacían té con los excrementos de los conejos (casi es preferible sufrir los efectos de la resaca). En la América de los años 30 combinaban refresco de cola con leche. Tanto Dean Martin como Ernest Hemingway recomendaban seguir bebiendo como cura para la resaca, pero queridos lectores, a estas alturas ya sabemos que eso no funciona.

Resacas de hoy en día

Después de leer todo lo anterior suponemos que cualquier remedio del siglo XXI ya no parecerá aberrante. Si te levantas por la mañana desesperado buscando algo que te calme en la nevera o en los armarios de tu cocina debes saber que ciertos alimentos pueden ayudarte gracias a su contenido en minerales, vitaminas, aminoácidos o azúcares.

En muchos países existen platos específicos para las resacas. Por citar algunos ejemplos: en Japón toman una bebida energética a base de cúrcuma, miso o umeboshi (ciruelas encurtidas), en Corea curan sus males con haejangguk, sopa con sangre de buey coagulada, repollo, huesos de vaca, espina dorsal de cerdo y verduras y en Tailandia los phat khii mao (tallarines del borracho) con salsa de soja y de pescado, ajo, carne, marisco o tofu, brotes de soja u otros vegetales, así como diversos condimentos resucitan a cualquiera.

Sabemos que mueres por comerte esa hamburguesa o la pizza que dejaste ayer por la noche pero los fritos y grasas sólo harán que tu pobre hígado se sienta desbordado y tu estómago se irrite aún más. Es mejor tomar grasas antes de beber para absorber el alcohol más lentamente. Nota mental: la hamburguesa mejor antes de beber.

Alimentos recomendados

Agua

Es lo más importante para rehidratarse. Si bebes mucha agua antes de acostarte mitigarás la agonía del día siguiente al levantarte. Pon un vaso de agua junto a la cama para beber si te despiertas durante la noche. Puedes hacer tu propia bebida rehidratante disolviendo una cucharada de azúcar y una cucharadita de sal en un litro de agua y beberla durante toda la mañana.

Huevos

Es un coctel de vitaminas B, y es rico en cisteína, un aminoácido eficaz contra las toxinas. Un estudio demostró que la vitamina B puede reducir los síntomas del malestar.

Plátanos, dátiles y verduras de hoja verde

Todos estos alimentos te ayudarán a recuperar todo el potasio perdido por el efecto diurético del alcohol. El plátano además tiene vitamina B6.

Agua de coco

Un agua de coco de bajo contenido en azúcar contiene la misma cantidad de electrolitos que cualquier bebida deportiva sin los colorantes artificiales. Es más, el agua de coco contiene cinco de los electrolitos que se encuentran en la sangre humana, mientras que la mayoría de las bebidas deportivas sólo tienen dos.

Yogur o leche

La leche contiene cisteína, un aminoácido que asimila el acetaldehído provocado por el cuerpo al procesar el alcohol ingerido. El yogur tiene vitamina B5.

Espárragos

Un estudio coreano publicado en Journal of Food Science determinó que los aminoácidos y minerales presentes en los espárragos protegen las células del hígado contra las toxinas. Estos aceleran la velocidad en la que las células descomponen el alcohol. La investigación se centró en sus efectos al comerlos antes de ingerir alcohol pero los científicos creen que comerlos al día siguiente también puede ayudar.

Beicon

Según un estudio de la Universidad de Newcastle (Reino Unido) las proteínas del beicon se descomponen en aminoácidos que nos ayudarán a metabolizar mejor el alcohol. Eso sí, no deja de ser grasa.

Sopa o caldo

Un caldo fino a base de vegetales, es una buena fuente de vitaminas y minerales. Su principal ventaja es que es más fácil de digerir para un estómago sensible. La sopa de miso es muy buena para restablecer los niveles de sodio. El caldo rehidrata y el miso fermentado favorece la digestión.

Miel

Su fructosa acelera el metabolismo y por ende la eliminación del alcohol. Es también rica en potasio.

Ajo

 Su contenido en S-alil-cisteína hará que te sientas mejor.

Jengibre

El jengibre es ampliamente conocido por su eficacia contra las náuseas y el mareo, al igual que el té de menta, tal y como lo atestiguan diversos estudios. Investigaciones del National Institute of Health revelaron que el remedio popular en algunos países anglosajones consistente en la combinación de jengibre, mandarina y azúcar moreno, antes de beber alcohol, disminuye las náuseas y los vómitos.

Zumo de tomate

Sus azúcares simples combaten la hipoglucemia. Además contiene licopeno, con efecto antiinflamatorio. Si lo prefieres también puedes tomar zumos de fruta como manzana, arándanos. El zumo de naranja recién exprimido también ayuda a metabolizar el alcohol y ayuda por su alto contenido en vitamina C y fructosa según un estudio publicado el British Medical Journal.

Limón

Te ayudará a deshacerte de los efectos del consumo excesivo de alcohol como de náuseas, mareos, sensibilidad a la luz y el sonido, y el dolor muscular. Además reequilibra el cuerpo, mediante el control del nivel de azúcar en la sangre y altera el nivel de pH. Añade miel y encontrarás un remedio perfecto.

Col

Las antiguas civilizaciones no iban desencaminadas, su ácido fólico te ayudará a reponerte antes. Un buen remedio es una combinación de una taza de col rizada, medio limón sin corteza, un poco de raíz de jengibre, una cuarta parte de un pepino y un poco de piña con tres vasos de agua. Esta mezcla antioxidante te ayudará a mejorar la inflamación gastrointestinal.

Últimos hallazgos: ¡la pera!

El Commonwealth Scientific and Industrial Research Organization de Australia anunció recientemente que las peras, además de disminuir el colesterol, aliviar el estreñimiento, reducir la inflamación, puede también reducir los niveles de alcohol en sangre. Se deben consumir antes de beber. Los estudios se hicieron con un tipo de pera coreana. Todavía no se han estudiado otros tipos y las investigaciones continúan.

En conclusión podemos decir que todo alimento que contenga cisteína, (no sólo los huevos también aves de corral, avena, yogur, brócoli, pimiento rojo, ajo, cebollas, coles de Bruselas, germen de trigo y productos lácteos), potasio (plátanos, aguacates...), fructosa ( azúcar de la fruta), sodio o un alto contenido en agua será tu mejor amigo en una mañana de resaca.

Por último, ya sabemos que el mejor remedio es dormir y tomarlo con paciencia. Tal y como decía Frank Sinatra: «El alcohol puede ser el peor enemigo del hombre, pero la Biblia dice que ames a tu enemigo». ¿Cuál es tu truco para aliviar la resaca? ¿Nos lo cuentas?

Comentarios

 ...

Qué buen artículo con prácticos consejos que cumpliré!! Gracias Mónica

 ...

Espero que sea útil :-)

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.