¿TIENES MÁS DE 18 AÑOS?
Google+

Se encuentra usted aquí

Ma&Ro
Actualidad.

Cocina marinera y mucho más, en 4 restaurantes de la Costa Daurada

Isabel Prim25/07/2016

Arroces, fideuás, gambas, los mejores moluscos… Todo esto y más forma parte de la tradición gastronómica de la Costa Daurada. Pero como el todo es inabarcable, os proponemos una selección de 4 restaurantes, en L’Ametlla de Mar y Sant Carles de la Ràpita, donde saborear las delicias del mar.

La Costa Daurada esconde grandes playas y calas, pueblos con gran tradición gastronómica que conservan toda su autenticidad. Aquí no es necesario hablar de slowfood o km 0, porque ya lo llevan en su ADN. Prueba de ello es la fidelidad de su clientela, que además de repetir siempre lo hace atrayendo a nuevos públicos.

Las materias primas más destacadas son el atún rojo, el pulpo y los mejillones. Tampoco nos podemos olvidar de su oro blanco, el arroz del Delta. Y sus restaurantes los conocen mejor que nadie y tienen la habilidad necesaria para elaborar unos platos exquisitos.

Os proponemos 4 restaurantes de La Costa Daurada en los que saborear la auténtica cocina marinera: desde arroces y pescados hasta los imprescindibles mejillones.  

La Bocana (L’Ametlla de Mar)

A tocar de la antigua Cofradía de Pescadores de L'Ametlla de Mar (y actual Estación Náutica), encontramos el restaurante La Bocana. Sentarse en su terraza permite contemplar tranquilamente un puerto que abraza el mar y recibe continuamente a los barcos que proveen el mejor pescado de la provincia de Tarragona.

En La Bocana conocen muy bien su materia prima, y tras más de 7 años al frente, la familia Miralles ya es reconocida por sus arroces. Destacamos su sabroso arroz de langosta, todo un clásico en su cocina. Aunque otra fantástica elección es el arroz de pulpo y erizo, con un característico sabor a mar que atrapa al comensal y no deja indiferente. Otro de sus puntos fuertes es el marisco, y en particular sus mejillones a la plancha con salsa.

Si bien los últimos años han variado muy poco su menú, de entre unos 19 y 24€, cada año siguen incorporando nuevas sorpresas, como la fideuá de alcachofa y marisco, una de las novedades de la temporada. Es preferible reservar. Sin duda disfrutarán de unas vistas privilegiadas al puerto de la Ametlla de Mar.

La Subhasta (L’Ametlla de Mar)

Este restaurante es el resultado de una propuesta arriesgada, que ha tenido mucho éxito entre el público joven y también entre los más exigentes. Es una visita obligada para quienes asocian gastronomía y diversión, con una carta innovadora y también un diseño fresco, lleno de connotaciones a la tradición marinera.

No tengan miedo de dejarse llevar por las recomendaciones de la casa. A su chef, Marc Antoni, le gusta huir de la monotonía y ofrece una carta ecléctica en la que destacan el atún rojo y el pulpo, pero cada día completa con nuevos platos según las propuestas de la lonja. 

Sus mejillones al vapor, pero también gran variedad de marisco autóctono procedente del puerto de la Ampolla, como las “caixetes”, las “tallarinas” o las ostras. También el arroz “pelado” con “castanyonets” (pequeñas sepias) o el arroz con ostrones y ortigas.

Para los que prefieren las carnes, una buena opción son su filete al foie, la tagliata de ternera o las hamburguesas artesanales. Y si quieren sorprenderse, pregunten por el “arroz de nevera”.

Es una propuesta divertida, ideal para compartir entre amigos. Todos los jueves acompañados de monólogos, vermouths electrónicos en temporada baja, y viernes sushi.

Ma&Ro (L’Ametlla de Mar)

Joan y Franc son los hermanos responsables de Ma&Ro, más conocidos en la Ametlla como los “Xatos”. Estos jóvenes han recuperado el local de sus re-bisabuelos para ofrecer una cocina de autor.

Tras varios años de experiencia en los fogones, inauguraron esta nueva aventura en junio, con una carta formada por tapas de autor combinadas con otras más tradicionales, con un menú entre los 20 y 30€. 

Cuidan sus presentaciones al detalle, en unos platos que entran por la vista y se disfrutan en el paladar. Un buen lugar para degustar ostras con gelée de cava o bien sus mejillones, tanto al vapor como a la marinera. 

Aunque su plato estrella es el “Gall de Sant Pere”, un pescado muy preciado por los pescadores por su sabrosura y ternura, y que acompañan con muselina de erizos y crujiente de algas. Otro must son los canutos de patata de leña con vieiras y crema de erizo, suaves y deliciosas. O su tartar de atún rojo, toda una institución en la cocina del municipio.

Musclarium (Sant Carles de la Ràpita) 

Es toda una experiencia para los sentidos. Ubicado en la bahía de los Alfaques, es imprescindible llegar en barco ya que este restaurante se encuentra sobre de las mismas mejilloneras, a 10 minutos de la costa de Sant Carles de la Ràpita. Aquí ya no hablamos de km 0, aquí ya es metro cero. 

Sobre la mejillonera número 3, de más de 60 años de historia, se alza este templo, diáfano y decorado en aires de chillout moderno. Es el paraíso de los amantes del marisco, en el que podrán degustar los mejores mejillones y ostras de la bahía, en un restaurante que ofrece una visión de 360º de paz y tranquilidad. 

Con la experiencia han excluido platos que complementaban el marisco, y su servicio ahora se basa en los mejores mariscos y moluscos de la bahía, para disfrutar de aperitivo especial o acompañarlos de una inolvidable puesta de sol. 

La localización exclusiva es todo un éxito, pero el verdadero secreto: su producto. Es uno de los tesoros mejor cuidados del Delta del Ebro, y aunque buena parte de su producción se exporta hacia Europa, ya lo han convertido en uno de los principales reclamos turísticos y gastronómicos de la zona. Así lo asegura y demuestra Albert junto a su equipo, que ofrecen un trato muy atento y familiar.

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.