¿TIENES MÁS DE 18 AÑOS?
Google+
Is Custom
Desactivado
Malamadre, un punto de encuentro para los foodies mallorquines

Me recibe el jefe de sala con una amplia sonrisa y los ojos bien abiertos. Me ofrece tomar algo en las mesas altas y, mientras me trae el agua, ojeo la carta y miro a mi alrededor observando el interior de Malamadre, el restaurante que me acaban de presentar como "fusión de fusiones". Dos besos. Veo que además de los platos de la carta -panes caseros, ceviche, tataki, tártar, burrata, samosas, rollitos, burritos, tacos, pulpo, hamburguesas, woks, entraña, pluma ibérica, poke bowl y otras maravillas del mundo que no voy a citar porque me quedo sin respiración-, también tienen un menú de mediodía con amplias y atractivas opciones.

Clandestí Palma

Todo empezó cuando, cada mediodía, se bajaba la barrera de la tienda de utensilios de cocina en la que Pau Navarro impartía clases para cocinitas. Era entonces cuando un grupo reducido de comensales hambrientos por descubrir las propuestas cañeras del joven chef tocaban al timbre y desfilaban hasta el final de la tienda, convertida en el epicentro efímero de la gastronomía clandestina. Un restaurante de quita y pon. “Después, nos vinimos aquí”, me cuenta Ariadna Salvador —chef y co-propietaria de Clandestí— señalando el garaje-barra-local en el que nos encontramos. Entre familiares y amigos tiraron paredes y construyeron la sala en la que disfrutar y rendir su particular homenaje a la gastronomía.

La Vieja

Trabajar y divertirse es compatible en el restaurante La Vieja de Palma. Así lo demuestra, día a día, el cocinero Jonay Hernández desde que el 5 de mayo de 2018 subió la persiana de este restaurante. Durante años ha sido un proyecto y una ilusión que ha ideado, meditado y ejecutado a fuego lento desde el amor por su tierra –las Islas Canarias- y a su oficio de cocinero.

Aromata

En una de las calles con más encanto de Palma, la de la Concepción, encontramos el restaurante Aromata. El patio de un palacio señorial del siglo XVII es el escenario de una experiencia culinaria exquisita que combina aromas y sabores de una manera armónica. Los protagonistas son los comensales, que disfrutan de una propuesta supervisada por uno de los cocineros mallorquines más reconocidos en los últimos años: Andreu Genestra.

Restaurante Portixol

En una de las zonas más emblemáticas de Palma, se alza este restaurante que apuesta por los productos de kilómetro cero y la cocina mediterránea.

Can Gavella

Hay espacios de visita indispensable a los que, si no vas, parece que el verano no ha llegado o, incluso, que no conoces Mallorca. Uno de estos es el restaurante Can Gavella, un chiringuito muy popular situado en primera línea de la playa, ubicado en las Casetes dels Capellans, en la zona norte de la isla, que desde hace cuatro décadas es todo un referente para mallorquines y visitantes.

Na Petra: pescado fresco de las aguas mallorquinas

En el restaurante Na Petra, se hace presente el paso del tiempo como una hermosa manera de envejecer. En esta antigua casa de pescadores renovada, se ha sabido mantener la esencia del paso del tiempo apostando, a la vez, por el confort y la buena cocina.

Restaurant Vida Meva

Si alguna vez decidiéramos abrir un restaurante, seguiríamos el ejemplo del cocinero Toni Martorell en su restaurante Vida Meva de Palma: ofrecer una cocina sincera que nos permitiera disfrutar de nuestro oficio y, al mismo tiempo, de nuestra vida personal.

Vandal

Hace años que el nombre de Bernabé Caravotta se siente con fuerza en Mallorca. Este cocinero argentino, de mirada brillante y de ideas claras, llegó a la isla en 2007 y se dio a conocer como chef creativo y ejecutivo del grupo Horno Projects, donde empezó a ser reconocido con una cocina un punto atrevida pero a la vez elegante. Fue aquí donde conoció a otro compatriota suyo, Sebastián Pérez, una persona mesurada y elegante en la sala.

Stagier Bar

El 2018 se estrena en Palma con una propuesta fresca, joven y un poco atrevida, Stagier, el restaurante creado por Joel Baeza y Andrea Sertzen en el barrio de Santa Catalina, la zona gastronómica de la ciudad por antonomasia. Baeza resume la experiencia acumulada en los 21 restaurantes, principalmente de alta cocina, en los que ha trabajado y hecho de stagier; es decir, de becario.

Suscribirse a restaurantes en Mallorca