¿TIENES MÁS DE 18 AÑOS?
Google+
Española.  Melitón Bocadillerías.
Rúa de Luis Taboada, 12, Vigo.(Pontevedra)

Melitón Bocadillerías: la consolidación de los entrepanes contemporáneos

Jorge Guitián 08/01/2021

La ciudad de Vigo, conocida tradicionalmente por sus tabernas y su cocina más popular, ha tenido siempre en el bocadillo una de sus señas de identidad. Ahora, de la mano de Melitón Bocadillerías, este formato gastronómico se reformula ofreciendo nuevas alternativas al público de la ciudad

Vigo ha sido desde siempre una ciudad de cultura de taberna, de cocina sencilla y bocados rápidos de barra; de raciones, ambiente animado y de una oferta gastronómica popular, pero siempre efectiva. Este ecosistema de tabernas y casas de comidas ha sabido convivir con una oferta gastronómica más formal, con restaurantes y marisquerías de primer nivel, sin perder nunca su popularidad. 

De este modo, los barrios de Bouzas, Alcabre, O Berbés, Teis o el Casco Vello contaron siempre con locales especializados en estos bocados rápidos y económicos, entre los que no podían faltar los bocadillos. Este es el legado en el que Melitón Bocadillerías se inserta, la oferta que esta nueva propuesta ha sabido reformular para adaptarla a nuevos tiempos y a una nueva clientela. 

Aquellos clásicos bocadillos de taberna, de jamón asado, de ternera estofada, de calamares o de pescadilla rebozada no llegaron nunca a perder su vigencia en la ciudad. Faltaba, sin embargo, un local que les rindiese homenaje, que funcionase como nexo de unión entre esa opción más popular y una cocina actualizada. Eso es, precisamente, lo que ofrece Melitón Bocadillerías. 

Con una ubicación privilegiada en plena calle Luis Taboada, Melitón Bocadillerías nace del equipo de The Othilio Bar, ubicado en la acera de enfrente, apenas a 20 metros. De hecho, nace del éxito del bocadillo de churrasco que The Othilio tenía en carta. Fue la popularidad de esta propuesta la que hizo que los hermanos Pablo y Carlos Rodal pensasen que el bocadillo, como formato gastronómico, tenía futuro en la ciudad. 

De este modo, con Pablo al frente, Melitón Bocadillerías empezó a tomar forma. No es una versión más informal de The Othilio, aunque su oferta sí que lo sea. Es una propuesta que nace de allí, pero que crece en paralelo, una opción para permitir que la carta crezca también en otra dirección, para el cliente que ya conoce a los Rodal y quiere un bocado más rápido, pero también, al mismo tiempo, un lugar para una clientela diferente, un público más joven o que busca un lugar de corte más básico, más cercano a la cocina callejera. 

Porque, al final, eso es una bocatería: un formato de street food adaptado, un lugar de recetas populares y ambiente desenfadado que puede, como en este caso, complementar su oferta con algunas raciones para compartir. La diferencia estriba, en Melitón Bocadillerías, en que aquí el ambiente se cuida con esmero. El local no es simplemente un lugar en el que recoger un pedido o, si acaso, comer en 10 minutos. Todo en este espacio invita a quedarse, a probar alguna ración más y a disfrutar del ambiente. 

Meliton Bocadillerías

El bocadillo contemporáneo vigués

Melitón Bocadillerías busca renovar el concepto de bocadillo sin perder de vista sus raíces. Y sin olvidar que hablamos de un formato sencillo, que nace en los bares y en las tabernas y que debe mantener su esencia. 

Esto no implica que el equipo no busque un producto de primera calidad con el que trabajar. Al contrario: la ternera y la vaca gallega, el Galo Celta o el cerdo ibérico son constantes en una carta que se preocupa por la materia prima y por una elaboración cuidada. Lejos de excesos de frituras, en Melitón se busca la técnica de cocina que mejor se adapte al ingrediente principal, que se arropa con pan de calidad, de la Panadería Seyolca.

De este modo, la sardina se marina y se acompaña de tomate, cebolla y brotes en una propuesta fresca y diferente; el rabo de vaca vieja se estofa y se deshuesa para servirse acompañado de mantequilla trufada y espuma de queso San Simón da Costa, con su característico toque ahumado, y el steak tartar se elabora con solomillo y sirve como relleno a un bocadillo al que también se añaden encurtidos, mostaza o cebollino. 

Y junto a ellos algunas de las referencias de la casa, bocadillos icónicos que explican a la perfección la filosofía que hay detrás de cada una de las recetas de Melitón Bocadillerías. El bocadillo de churrasco, con el que todo comenzó, es un imprescindible, el plato que, por su éxito, no se puede sacar de la carta: churrasco de cerdo ibérico, pimiento asado, parmesano, rúcula, cebolla frita y chimichurri casero. 

O el bocadillo de merluza, que de algún modo homenajea a la cultura de las tabernas marineras viguesas en la que todo tuvo su origen: merluza de pincho en tempura, crema mejillones, piparras, lechuga y espuma de langostinos.  

Bocadillos de autor

En la carta de Melitón Bocadillerías conviven los clásicos pasados por el personal filtro del local, como el bocadillo de calamares (con mayonesa cítrica y kale), el sándwich club (con solomillo y mantequilla trufada) o la hamburguesa, que se elabora con Vaca Premium, con propuestas que pueden definirse como “de autor”. 
En este apartado de la carta encontramos desde platos tradicionales gallegos adaptados al formato bocadillo, como el cocido, que se sirve con mayonesa de tomate y berza frita como relleno de una de sus referencias, junto a elaboraciones de corte más contemporáneo. 

Es el caso del bocadillo de pechuga de Galo Celta, anguila ahumada, mayonesa de curry, queso de Tetilla y chile chipotle; el del bocadillo de secreto de cerdo con demi-glace, cogollos y champiñones Portobello; el de salmón marinado con queso crema, huevas de trucha, aguacate y zanahoria marinada o del bocadillo de roast beef de lomo de ternera rubia gallega con tomate seco, salsa tártara, espuma de queso San Simón da Costa, encurtidos y hojas frescas. 

Bocadillo Meliton

El resultado es una carta ecléctica, de perfil contemporáneo, en la que conviven referencias permanentes con otras que aparecen en función de la temporada y del mercado. Y junto a los bocadillos, toda una serie de complementos que enriquecen la propuesta y que convierten a Melitón Bocadillerías en algo más. Entre los clásicos de este tipo de establecimientos aparecen las patatas fritas (normales o deluxe), la ensalada César, que se elabora con Galo Celta, o la ensaladilla “The Othilio Style”

La oferta de picoteo, sin embargo, va mucho más allá a través de propuestas como el carpaccio de vaca vieja, las albóndigas de galo especiadas servidas con noodles, el carpaccio de pulpo, el steak tartar, los croquetones de jamón ibérico o los burritos de vaca estofada, pico de gallo y lima. Además de todo esto el local ofrece, entre semana, un menú del día de precio muy ajustado que permite probar algunas de las propuestas de carta junto con elaboraciones efímeras. 

El resultado de este esfuerzo es una bocatería contemporánea y creativa, un espacio dedicado al culto de la cocina más callejera e informal pero en clave viguesa; la demostración de que el bocadillo puede ser mucho más y postularse como una alternativa gastronómica.

Melitón Bocaterías no es el hermano pequeño de The Othilio Bar, es, si acaso, su hermano gemelo. Un gemelo que transita por otros derroteros y que hace de la reinvención del bocadillo su señal de identidad, pero que lo hace con orgullo y con una ausencia de prejuicios envidiable, esforzándose en la calidad del producto y trabajando desde una perspectiva inquieta y creativa.

La calle Luis Taboada, convertida ya en uno de los puntos calientes de la gastronomía contemporánea viguesa, tiene en Melitón Bocadillerías una opción novedosa, capaz de atraer a otros públicos y de enriquecer la oferta. El espíritu desenfadado de este local no desentona en un barrio que ha transformado su escena culinaria en los últimos años y que junto a restaurantes peruanos y japoneses, junto a casas de comidas contemporáneas da ahora también un giro al concepto de bocatería, adaptándolo a un público más exigente y proyectándolo hacia el futuro.  
 

Galeria

Galeria

Añadir nuevo comentario

Texto sin formato

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de correos electrónicos y páginas web se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.