¿TIENES MÁS DE 18 AÑOS?
Google+
Hotel Sant Cugat
Mediterránea.  Hotel Sant Cugat.
Carrer de Cèsar Martinell, 2, Sant Cugat del Vallès.(Barcelona)

Bombolla Picnic: una deliciosa experiencia urbana

Silvia Alberich 16/12/2020

El Hotel Sant Cugat ha habilitado unas burbujas en su jardín, donde se puede disfrutar de una amplia variedad gastronómica, servida en cestas

Entrar en una de las seis burbujas del Hotel Sant Cugat, situado en la localidad barcelonesa que le da nombre, es trasladarse a otro lugar. Al confort y la originalidad de estos iglús urbanos se suma una exquisita y variada oferta gastronómica. "Bombolla picnic es un concepto nuevo, consistente en la creación de un espacio exterior adaptado al covid-19, en el que aprovechamos el jardín para disfrutar de una experiencia privada, exclusiva y segura", explica Ferran Ochoteco, Food & Beverage Manager del Hotel Sant Cugat. "Estos iglús urbanos, estéticamente muy atractivos,  funcionan muy bien en lugares como Londres y Manhattan", continúa. 

Cuando entras en una de las burbujas, tienes ante ti todo lo necesario para disfrutar de una experiencia gastronómica de nivel. Un confortable sofá y sillones de color rojo en unos iglús y unas elegantes sillas de estilo francés en otros rodean una mesa redonda, junto a la cual hay otra pequeña con cubiertos y vasos. Completan el iglú una pequeña estufa, un altavoz que funciona con wireless y un teléfono móvil para comunicarse con el equipo de sala. 

Una vez dentro de la burbuja, el personal del hotel te entrega la carta para que elijas la cesta de comida y bebida que prefieras. La oferta gastronómica es amplia, variada y muy apetecible, y se sirve en unas prácticas cestas de pícnic. "Proponemos el concepto pícnic como un juego, una propuesta privada, divertida y desenfadada", cuenta Ochoteco. 

Esta innovadora propuesta gastronómica al aire libre incluye cinco cestas, pensadas para 4 personas -aunque, a petición, podrían personalizarse para 2 o 3-, a un precio de 30 euros por comensal. La "Cesta Comer para recordar" incorpora una variada selección de quesos nacionales e internacionales, entre los que se encuentran uno de cabra de La Garrotxa, una minitorta del Casar, un brie francés de Meaux y un Fourme d'Ambert, también francés. Los embutidos ibéricos -compuestos por una tabla de jamón ibérico, una longaniza de Guijuelo, chorizo de Vic y sobrasada mallorquina- y una ensalada kilómetro 0, a base de productos de proximidad, completan esta deliciosa cesta, en la que no falta el pan de coca con tomate para acompañar los selectos embutidos. 

Cinco cestas de comida y tres de bebidas 

Los amantes de los platillos y el tapeo se decantarán por la completa "Cesta Pica Pica", que incluye opciones tan populares y apetecibles como unas croquetas caseras de jamón ibérico, unas bravas con una salsa picante que le da un toque muy singular, una tortilla de patata, burrata, hummus, fish&chips, unos deliciosos baos de cerdo marinado y una variedad de pan artesanal de productores locales. Una propuesta ideal para compartir con amigos en la burbuja.   

Cesta picnic hotel Sant Cugat

Quienes busquen una opción saludable, baja en grasas y variada, elegirán la "Cesta Fresh". Sin frituras y con una base vegetal. Crudités, una ensalada de quinoa, un tartar de remolacha, un plato de vegetales al vapor con huevo a baja temperatura, tataki de salmón, tartar de ternera y pan artesanal forman parte de la cesta más healthy de las burbujas pícnic. 

El sabor mexicano más auténtico está en la "Cesta ¡qué padre!", en honor a uno de los chefs del hotel.  Esta propuesta incluye guacamole con nachos, enchiladas, aguachile de corvina, típico de la costa mexicana, enmoladas de plátano poblano, atún con salsa roja y tostada mexicana y una variedad de tacos -como el de pescado, cochinita pibil y del pastor- conforman esta cesta tan genuina, con especialidades de México. 

Por último, los amantes de los arroces encontrarán en la "Cesta del Delta" el pícnic ideal. Esta propuesta combina dos arroces que van variando, uno de mar y otro de montaña. "Ahora tenemos un arroz de perdiz y butifarra y el arroz del senyoret, que incluye gambas de Palamós y frutos del mar", precisa el responsable. Una ensalada de kilómetro 0 completa esta propuesta autóctona. 

Las cestas de comida tienen sus homólogas en bebidas. Existen tres cestas específicas para acompañar las comidas o bien para la sobremesa. La "Cesta Damm" incluye distintos tipos de cervezas de la casa, desde Inedit hasta Malquerida; la "Cesta A por uvas", una selección de vinos tintos, blancos, rosados y cavas y la "Cesta Drinking", una botella de un licor -ginebra, whisky, vodka o ron- y 12 botellines de refrescos con hielo. Solo se cobran las bebidas abiertas. 

El pícnic en las burbujas puede disfrutarse de las 13 a las 18 horas o bien de las 19 hasta las 21.30 h, horario que puede ampliarse para quienes se hospeden en el hotel, que acoge el restaurante Bocablo -ofrece carta y un menú del mediodía por 12 euros- y la coctelería Ginsi. Las burbujas han venido para quedarse. "La idea es mantenerlas y adaptarlas según las estaciones de año", concluye Ochoteco. 

Galeria

Galeria

Añadir nuevo comentario

Texto sin formato

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de correos electrónicos y páginas web se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.