¿TIENES MÁS DE 18 AÑOS?
Google+
Propuestas Gastronómicas  

Nubes: aprende a prepararlas en casa

Silvia Alberich 04/03/2021

Los malvaviscos, inventados en el siglo XIX para aliviar el dolor de garganta, son una de las golosinas favoritas de pequeños y grandes

Esponjosas, apetecibles y divertidas, las nubes ocupan un lugar privilegiado en los escaparates de tiendas de golosinas, en pastelerías, en los candy bar de fiestas y ceremonias e incluso están presentes en la carta de algunos restaurantes, que las incorporan a sus postres. Su textura, variedad de colores y sabor hacen que la mayoría sucumbamos al poder adictivo de las nubes, también llamadas malvaviscos, jamón o marshmallows.

Marshmallows

En el imaginario colectivo están Snoopy y las hogueras de los campamentos de verano, donde las nubes eran un elemento central. Lo que la mayoría desconoce es que los malvaviscos se inventaron en el siglo XIX para curar los dolores de garganta. En aquel entonces, se elaboraban con el jugo de las raíces de malvavisco, huevos y azúcar, una mezcla reconvertida en un dulce medicinal que aliviaba el dolor de garganta. Con los años, se eliminó de la receta la raíz de malvavisco y, por tanto, las propiedades beneficiosas de esta planta herbácea.

Aun así, su consumo se ha mantenido y extendido por todo el mundo y, hoy en día, los marshmallows son las golosinas preferidas de los estadounidenses -y también de pequeños y grandes de todo el mundo, que los disfrutan solos o acompañados de un café, un chocolate o un helado-. Incluso tienen un Día Mundial en el calendario: el 4 de marzo. Aprende a preparar nubes caseras y aprovéchalas para otras recetas.

Receta básica de marshmallows

Marshmallow blanco

Ingredientes: 50 g de harina de maíz, 50 g de azúcar glas, 50 g de jarabe de glucosa líquida, 450 g de azúcar en polvo, 10 hojas de gelatina, 2 claras de huevo y 2 vainas de vainilla.

Preparación:  

Mezclamos en un bol la harina de maíz y el azúcar glas.

Repartimos la mitad de la mezcla sobre una bandeja de horno profunda y reservamos la otra mitad.

Ponemos a calentar en una sartén, a fuego lento, el jarabe de glucosa líquida y el azúcar. Añadimos un vaso de agua fría y removemos hasta que quede un jarabe claro.

Mientras, remojamos las hojas de gelatina en un cazo pequeño con 125 ml de agua.

Cuando el jarabe de azúcar esté claro, subimos el fuego, introducimos un termómetro de azúcar y dejamos que el jarabe hierva. Cuando llegue a 110°, colocamos la sartén de gelatina a fuego medio y revolvemos hasta que se disuelva.

Después, batimos las claras de huevo. Cuando el almíbar haya alcanzado los 122º, lo vertemos con cuidado y añadimos la gelatina disuelta.

A continuación, cortamos por la mitad las dos vainas de vainilla y quitamos las semillas. Agregamos las semillas al recipiente de la batidora y batimos durante unos minutos, hasta que la mezcla haya aumentado considerablemente de volumen.

Después, vertemos la mezcla en la bandeja, espolvoreamos por encima con harina de maíz y azúcar glas y la dejamos en un lugar fresco durante 2 o 3 horas para que solidifique.

Finalmente, con un cuchillo afilado con un poco de azúcar glas y harina de maíz, cortamos la masa en cuadraditos o podemos utilizar un cortapastas con distintas formas para las nubes.

Espolvoreamos con azúcar glas y harina de maíz por encima y ya podemos disfrutar de estas golosinas tan esponjosas y apetecibles.

 

Puedes utilizar tus malvaviscos caseros para elaborar infinidad de recetas dulces y apetecibles, que te aconsejamos disfrutes con moderación. Aquí tienes dos propuestas:

Brownie de chocolate y malvaviscos: un capricho de nivel

Este postre, de sabor potente y textura suave, lo podemos preparar fácilmente en poco más de media hora y será un capricho irresistible para tu paladar y el de tus invitados.

Brownie de chocolate y marshmallows

Ingredientes (para 20 unidades): 450 g de azúcar, 130 g de cacao en polvo, 225 g de mantequilla, 10 g de esencia de vainilla, 4 huevos grandes, 170 g de harina de trigo, 20 malvaviscos y una pizca de sal.  

Preparación:
Ponemos la mantequilla en un bol y la derretimos en el microondas durante 1 o 2 minutos, vigilando que no se nos queme.

En un bol grande y hondo, mezclamos el azúcar con el cacao, añadimos la mantequilla fundida y removemos bien con un tenedor o con unas varillas metálicas.

Incorporamos el extracto de vainilla, los 4 huevos y una pizca de sal y removemos hasta que todos los ingredientes estén bien mezclados.

A continuación, añadimos la harina y mezclamos de nuevo hasta obtener una masa homogénea, que repartiremos sobre un recipiente de silicona.

Finalmente, cubrimos la superficie con los malvaviscos e introducimos el molde en el horno, previamente precalentado a 180º. Dejamos que se cocine el brownie con los malvaviscos durante unos 20 o 25 minutos. Retiramos el goloso bizcocho del horno, dejamos que se enfríe, y lo cortamos en 20 trozos, cada uno con su malvavisco. ¡Ya puedes disfrutar de esta deliciosa bomba!

Sándwiches de malvaviscos: bocados de dulzura

Ideales para una fiesta de cumpleaños infantil, los sándwiches de malvaviscos también harán las delicias de los mayores, que disfrutarán de estos originales y contundentes bocados, que puedes preparar en apenas 10 minutos. ¡Toma nota!

Sandwiches de malvaviscos

Ingredientes (para 10 unidades): 10 malvaviscos, 10 onzas de chocolate negro y 20 galletas redondas o cuadradas.

Preparación:
Colocamos en un plato o en una bandeja una galleta, ponemos encima un malvavisco y una onza de chocolate negro y cerramos el sándwich colocando encima otra galleta. Hacemos lo mismo con el resto de ingredientes, de manera que formemos 10 sándwiches de malvaviscos.

Podemos poner el plato o la bandeja en el microondas un par de minutos hasta que los malvaviscos se ablanden y el chocolate se derrita o bien poner los sándwiches en el horno, previamente precalentado a 180º, durante unos minutos. ¡Listos para ser devorados!

Galeria

Galeria

Añadir nuevo comentario

Texto sin formato

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de correos electrónicos y páginas web se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.