¿TIENES MÁS DE 18 AÑOS?
Google+

Se encuentra usted aquí

Tendencias.

El carbón vegetal, un gran regalo para la humanidad

Gastronosfera07/01/2013

Hoy, aprovechando que hemos sido como siempre muy malos durante el año, y que sus Majestades los reyes de Oriente no han tenido otro remedio que, como cada año, volver a ensuciarse las manos cuando me trajeron mi regalo he decidido dejar salir a teclear mi yo de fília cientifista y hablar un poco del carbón. Este carbono que nunca será diamante y que sucio, negro y delator nos señala rápidamente a aquellos que le ponen la zarpa encima. Qué poco glamour, ¿no?

Pero conviene no despreciar el carbón y podemos también valorarlo como uno de los símbolos de la capacidad humana de gestión y adaptación al entorno. Siempre al servicio del progreso, Darwin ya nos mostró el camino: quien no es sabio como mínimo tiene que ser listo. Y somos mazo de listos los humanos, por eso hace tantos siglos que del dominio del fuego de leña digievolucionamos hacia el dominio del fuego con brasa de carbón vegetal. No es ninguna tontería. ¿Ha pensado nunca el estimado lector cómo es posible que obtengamos mucha más temperatura del carbón vegetal que de la leña? Podría parecer extraño el fenómeno, dado que el carbón es simplemente leña quemada, ¿verdad? ¡Estamos quemando leña quemada! Y rizando el rizo, ¿qué pasaría si vuelvo a quemar el carbón que ya he quemado?

Repitiendo el ciclo infinitamente, ¿puedo obtener suficiente energía como para fundir el continuum espacio-temporal? ¿Un agujero de gusano de sentido común que una las dos absurdas galaxias culinarias, la tecnoemocional y la neotradicionalista, que algunos se obstinan en dibujar como antagónicas? Las paridas las tendremos que dejar de lado, porque la casa es seria. A pesar de que yo no lo soy mucho, y por lo tanto intentaré disimular. Pido disculpas y vuelvo al camino carbonífero que nos ocupa… Cómo y por qué el carbón vegetal es un combustible de-pu-ta-ma-dre para hacer carne a la brasa:

El carbón es leña quemada, pero es una leña quemada de una manera especial. Ésta es la base que aguanta todo el forjado. Para empezar es una leña que se quema en ausencia de oxígeno (los habitantes de los laboratorios a menudo vestidos con bata blanca lo denominan un proceso anaeróbico). En un alarde de suprema imaginación los orgullosos sapiens sapiens hemos denominado genéricamente este proceso como carbonización:

A) Se coloca la madera aislada de la atmósfera, es decir, aislada del oxígeno. Esto evitará que se pueda quemar de la manera tradicional. Para conseguirlo se apila leña y se tapa la pila con barro y hojas. No hace falta mucho tecnología, ¿verdad? Ésta es una de las virtudes del asunto.

B) Una vez encendida la leña, ésta quema y se carboniza en tres fases:

1- Hasta llegar a los 170 grados: se pierde la humedad y algunos aceites esenciales.

2- Hasta llegar a los 270 grados: se desprende gas CO2 y CO.

3- Hasta llegar a los 600 o 700 grados: éste es propiamente el proceso de carbonización y se desprenden todas las sustancias volátiles de la madera. Lo que queda, el residuo, es el carbón vegetal.

C) El resultado de la carbonización es paradójicamente mucho más potente caloríficamente que la madera original (entre 29.000 a 35.000 kJ/kg contra 12.000 a 21.000 kJ/kg.)

En resumen: lo que estamos haciendo es evaporar todo lo que contiene la madera y que molesta en el momento de obtener calor. Estamos sacando todo lo que, cuando hay fuego, no quema. Sacamos el agua, los gases, los aceites esenciales y lo que queda básicamente arde que te cagas. Mi profe de redacción siempre me dice que todo artículo tiene que tener un objetivo esencial. Una idea-fuerza.

A partir de ahora, cuando se os queme la tostada en vez de mirarla con cara de malos amigos, pensad que en realidad lo que tenéis en las manos es un prodigio energético. Un tipo de metáfora poético-energética. Cuando se vuelva a quemar la tostada, la tiráis, sí. Pero con un cierto respeto. El carbón nos ha acompañado en tantas barbacoas como veces hemos disfrutado de los dibujos de Obélix comiendo un jabalí a la brasa. ¿Alguien ha dicho barbacoa? ¿Con all i oli? ¿Puede ser siempre con all i oli?

Texto de Óscar Gómez, blogger de decuina.net

Comentarios

 ...

Estupendo artículo! Y con sentido del humor, que nunca esta de más! Buen trabajo y un saludo!

 ...

Puede y debe ser siempre con all i oli, faltaría más! :-)

Y lo que 'mola mazo' es leer tus post que te sacan una sonrisa y siempre aprendes algo nuevo.

La próxima tostada quemada la miraré con otros ojitos.

Felicitats!!!

Cris.

 ...

muito bem!! é muito bonito apreender deste jeito. Os portugeses somos uns fãs do carbão. Gostamos muito de fazer barbacoas.

 ...

Gracias por la info y por la irónica desnvoltura.
Una pregun: Sabemos que cuando cae una tostada la que toca al suelo es la cara de la mantequilla, pero si está quemada ¿ocurre lo mismo o cambia algo?
Berebundo de Atalante

 ...

Apreciado amigo Berebundo.

Nada me causa mayor placer que regocijarme ante una "pregun" pertinente y bien fundamentada.
Solo es una conjetura, y no es plan de extenderme con complejas explicaciones técnicas, pero no cambia nada saaaaalvo que ate ud. la tostada al lomo de un gato por la parte sin mantequilla.

Puesto que el gato cae de pie y la tostada cae por su cara untada de mantequilla, acaba de montar un móvil perpétuo de impresión. Así, ¡Con la tonteria!
:D

 ...

Oiga señor de las brasas,
Da la casualidad que en la comida de Año Nuevo preparé parrillada para unos cuantos comensales en una finca de Tenjo (Bogotá). Lilia, la señora que cuida la casa, me ayudó a encender el fuego y, ya de paso, me explicó que aquel carbón con el que andaba alimentando la parrilla, procedía de los enormes eucaliptos que nos rodeaban y que su marido se dedicó durante muchos años a producir carbón vegetal para cierta empresa.
Así que empiezo el año aprendiendo por partida doble de ese combustible que a los clientes de un servidor les dio calorcito y buen condumio. Eso si, siempre con allioli, romesco, pa amb tomàquet o chimichurri de un auténtico uruguayo.
Viva la brasa!!!

 ...

Por cierto, déjenme acotar ahora más en serio, que la tostada cae con la mantequilla hacia abajo básicamente porque la distancia mesa-suelo es la ideal para que se de media vuelta al caer. Si las mesas fueran del doble de altura, caerían casi siempre con la mantequilla hacia arriba.

Saludos :)

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.