¿TIENES MÁS DE 18 AÑOS?
Google+

Se encuentra usted aquí

Descubre el chayote, el superalimento que está arrasando
Tendencias.

Descubre el chayote, el superalimento que está arrasando

Mónica Salazar Vevia29/05/2019

Este vegetal originario de Centroamérica contiene una gran cantidad de ácido fólico, fibra y magnesio y se puede combinar con todo tipo de platos.

Quizá todavía no te hayas percatado de su presencia en las tiendas, aunque pronto lo vas a encontrar en todas partes. El chayote es la nueva sensación en las redes sociales, sobre todo en Pinterest, donde su búsqueda ha crecido un 76% en 2018.

Esta extraña calabaza en forma de pera es abultada y verde brillante como la manzana (y a veces espinosa) con carne crujiente en su interior (parecida a la del membrillo) y con un sabor suave que combina con casi cualquier alimento. Asimismo, el chayote añade textura a las sopas, postres y platos picantes. El sabor del chayote se parece mucho al de su primo, el pepino, con un ligero toque de patata. Su sutil dulzura y sabor suave se prestan tanto a los platos dulces como a los salados.

Aunque botánicamente se consideran frutas, las calabazas de chayote se preparan como los vegetales, dado que el chayote contiene semillas y se desarrolla a partir de la parte floral. Cada parte del chayote puede ser consumido crudo o cocido, incluyendo su piel, carne y semillas.

Origen

El chayote (Sechium edule) es de la familia de las cucurbitáceas, que también incluyen al pepino, el melón, la calabaza o el calabacín. La palabra chayote, es un derivado de la palabra náhuatl chayohtli que significa “calabaza espinosa”. Se presenta en dos variedades: el tipo espinoso y el no espinoso.

La vid de chayote se puede cultivar en el suelo, sin embargo, como planta trepadora, crece en cualquier cosa, y puede elevarse fácilmente hasta 12 metros cuando se le da el soporte adecuado.

El cultivo más grande de chayote sigue dándose en Centroamérica, incluyendo Costa Rica, México, la República Dominicana y Guatemala. Su cultivo se ha extendido por todo el mundo, incluyendo Argelia, Madagascar, Polinesia, el sur de los Estados Unidos, China, Indonesia, Nueva Zelanda y Australia.

La crujiente verdura fue cultivada hace mucho tiempo por los aztecas, aunque más recientemente, sus grandes vides y flores han dejado su huella en otras regiones tropicales y subtropicales. Es popular en las cocinas cajún, hispana, india y filipina y cada vez es más común verlo en otras cocinas, así como en los mercados de agricultores y en la sección de productos de las tiendas de comestibles.

Asimismo, se le conoce como cristofeno o cristofina, cho-cho, mirliton o merleton (criollo/cajun), chuchu (Brasil), centinarja (Malta), calabaza de pera, pera vegetal, chouchoute, choko, pipinola, güisquil (El Salvador), Sayote (Filipinas), choko (Australia), papa del aire (Argentina)… entre otros muchos nombres.

Beneficios

Controla la presión arterial alta, es antioxidante y contiene muy pocas calorías (100 gramos equivalen a 19 calorías). No contiene grasa insalubre, colesterol, ni sodio y es una buena fuente de vitamina c y fibra soluble.

Usos culinarios

Se puede consumir crudo o cocido, en ensaladas, cremas, sopas, rellenos al horno, batidos, salteados, como encurtido en escabeche, en guisos, estofados… Combina especialmente bien con condimentos de pimienta, cítricos y ajo.

Para preparar el chayote, lo lavamos bien con agua corriente fría y limpiamos las áreas donde haya espinas o suciedad. Una vez hecho esto, cortamos el extremo del tallo y las bases del chayote. Si se trata de un chayote joven y tierno, no hay necesidad de pelar la verdura, sin embargo, para los chayotes grandes y demasiado maduros, es recomendable quitarles la piel con un pelador de verduras. Es recomendable usar guantes protectores y pelarlo bajo el chorro de agua, ya que puede salir un líquido pegajoso que podría causar irritación de la piel y entumecimiento ocasional en los dedos. A continuación, podemos cortarlo en rodajas o cubos.

El chayote se encuentra disponible todo el año, especialmente en los mercados que contienen secciones para productos especiales.

Para almacenar el chayote, lo ideal es guardarlo dentro de una bolsa de papel y mantenerlo dentro del compartimento de vegetales de la nevera con la humedad adecuada. El chayote durará de dos a tres semanas.

Aunque la mayoría de la gente solo está familiarizada con la fruta como comestible, la raíz, el tallo, las semillas y las hojas son comestibles igualmente. Los tubérculos de la planta se comen como las patatas y otras hortalizas de raíz, mientras que los brotes y las hojas se consumen a menudo en ensaladas y fritas como chips, especialmente en Asia.

Recetas con chayote

Chayotes rellenos

Foto: © Yummy.ph

Este es un plato tradicional puertorriqueño con ingredientes para 8 personas. Si no encontramos algunos productos los podremos sustituir por otros que sean más fáciles de encontrar en España.

Ingredientes: 

  • 4 chayotes (300 gramos cada uno), cortados por la mitad a lo largo y vaciado de semillas
  • 3 cucharadas de aceite de oliva
  • 1/2 cebolla blanca mediana, picada
  • 1 pimiento rojo pequeño picado finamente
  • 4 dientes de ajo, picados
  • 500 gramos de carne picada magra
  • 2 cucharaditas de comino molido
  • 1 hoja de laurel
  • 1/2 cucharadita de orégano seco
  • 1/8 cucharadita de pimienta de cayena
  • 6 cucharadas de azúcar de coco
  • 130 gramos de puré de tomate en lata
  • 1/2 a 2 cucharadas de salsa de pescado (patis)
  • 5 ciruelas pasas, cortadas en trocitos
  • sal y pimienta
  • 1 huevo batido
  • 4 cucharadas de pan rallado japonés o panko
  • 4 cucharadas de queso parmesano rallado
  • 2 cucharadas de perejil de hoja plana, picado
  • 2 cucharadas de mantequilla sin sal, derretida

Cocinamos a fuego lento el chayote en una olla con agua salada durante 15 minutos. A continuación, lo sumergimos inmediatamente en agua helada para detener el proceso de cocción y lo escurrimos bien.

Sacamos la carne del centro de cada chayote, dejando una cáscara gruesa de un centímetro y medio. Cortamos la carne extraída en cubos y la dejamos a un lado. Colocamos las mitades de chayote en una bandeja para hornear engrasada y precalentamos el horno a 200 Cº. Preparamos el relleno: sofreímos las cebollas y los pimientos rojos hasta que estén dorados. Añadimos el ajo y salteamos durante 1 minuto.

Añadimos la carne picada, el comino, la hoja de laurel, el orégano y la pimienta de cayena y cocinamos hasta que la carne se dore. A continuación, agregamos el chayote picado, el azúcar, el puré de tomate, la salsa de pescado y las ciruelas pasas. Cocinamos a fuego lento hasta que la mezcla haya perdido líquido. Retiramos la hoja de laurel. Sazonamos al gusto con sal y pimienta y dejamos enfriar. Por último, añadimos el huevo batido.

Rellenamos las mitades de chayote. Como último toque mezclamos el pan rallado, el queso, el perejil y la mantequilla en un tazón. Lo echamos por encima. Lo horneamos hasta que se doren, de 15 a 20 minutos. Servir caliente.

Hamburguesas de chayote

Foto: © Life with Lorelai 

Os presentamos una receta fácil y vegana en la que solo se necesitan 15 minutos de preparación.

Ingredientes: 

  • 1 cucharada de aceite de oliva
  • 1 cebolla mediana picada
  • 2 kilos y medio de champiñones (cortados en trozos grandes)
  • 80 gramos de raíz de jengibre fresca (finamente picada)
  • 130 gramos de granos de maíz, frescos o enlatados (escurridos)
  • 130 gramos chayote (pelado y cortada en trozos pequeños)
  • 64 gramos de almendras picadas (tostadas)
  • 130 gramos de arroz integral
  • 25 gramos de frijoles negros (cocidos)
  • 150 gramos de migas de cereales (copos de maíz)
  • 2 huevos grandes (batidos)
  • sal (al gusto)
  • pimienta molida (al gusto)

Vertimos el aceite de oliva en una sartén grande y esperamos a que se caliente. Sofreímos la cebolla a fuego medio de 4 a 5 minutos, a continuación, añadimos los champiñones y cocinamos a fuego alto hasta que adquieran un color tostado y suelten jugo.

A fuego medio añadimos la raíz de jengibre, los copos de maíz, el chayote y salteamos durante 4 minutos.

Añadimos la mezcla de verduras y el resto de los ingredientes en un procesador de alimentos hasta que la mezcla se vea como carne picada.

Les damos forma a las hamburguesas y las colocamos en una parrilla hasta que se tuesten. Servimos con cebollas y tomates a la parrilla.

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.