¿TIENES MÁS DE 18 AÑOS?
Google+

Se encuentra usted aquí

Ocio.

Las pasiones culinarias del detective Pepe Carvalho

Gastronosfera09/11/2012

 "Hay que beber para recordar y comer para olvidar". Esta frase, que parece un acertijo sinsentido, adquiere una instantánea lucidez cuando quien la dice es el gran grandísimo Pepe Carvalho –ese amargo detective álter ego de Manuel Vázquez Montalbán– que era buen comedor pero aún mejor cocinitas. Y esta oda a la buena mesa es la que encontramos en Las recetas de Carvalho, una serie de ocho volúmenes que publica Editorial Planeta y que fusiona la ficción con detalladas recetas de algunos de los platos preferidos del detective.

Gourmet, que sale a la venta este mes de noviembre, es el tercer libro de esta colección. El periodista especializado en gastronomía Pau Arenós avanza en el prólogo de Gormet lo que nos depara este libro de más de 400 páginas: momentos felices. Un selecto recopilatorio de instantes de felicidad, porque como recuerda Arenós, Carvalho solo alcanzaba la felicidad cuando la acción estaba en el estómago. "Tras el segundo pisco sour, Carvalho decidió que el mundo estaba bien hecho" (de Asesinato en el Comité Central).

Gourmet está organizado en cinco grandes "capítulos", cuyos títulos son ya de por sí una declaración de principios: Las minucias de lo cotidiano, La soledad de los platos de fondo, La cocina de los pecados veniales, La cocina de los pecados mortales y Comer es inocente. Y las recetas que reúne cada uno de ellos son tan dispares como tentadoras.

Así, encontramos platos exóticos como la Fondue a la Vietnamita (de Los pájaros de Bangkok) entremezclados con propuestas tradicionalmente autóctonas como las Patatas a la Riojana o la Fideuà. En resumen, Gourmet es lectura obligada para todo amante de la buena gastronomía que sepa apreciar también la buena literatura. Bon appétit.

Más información:

Gourmet (Volumen tres de Las recetas de Carvalho)

Editorial Planeta

Precio: 19,90 €

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.